Facebook Twitter Google +1     Admin

mQh

ancestros del gato doméstico


[Nicholas Wade] Un estudio traza los orígenes del gato al Cercano Oriente.
Hace unos diez mil años, en algún lugar en el Cercano Oriente una osada gata salvaje se arrastró hacia uno de las rudimentarias aldeas de los primeros habitantes humanos, los primeros en domesticar el trigo y la cebada. Allá se sintió a salvo de sus numerosos depredadores en la región, como hienas y felinos más grandes.
Los roedores que todavía infestaban las casas y graneros de los hombres ofrecían suficientes presas. Al ver que se ganaba su sustento, los campesinos la toleraron, y sus hijos acogieron con alegría a sus gatitos.
Al menos cinco hembras de la subespecie de gato salvaje conocido como Felix silvestris lybica recorrieron la delicada transición desde el bosque a la aldea. Y de estas cinco matriarcas descienden los seiscientos millones de gatos del planeta.
Una base científica para este guión ha sido establecido por Carlos A. Driscoll y sus colegas del Centro Nacional del Cáncer. Driscoll pasó más de seis años recogiendo especies de gatos salvajes en lugares tan apartados uno de otros como Escocia, Israel, Namibia y Mongolia. Luego analizó el ADN de los gatos salvajes y de muchos gatos domésticos y de diseño.
Las cinco subespecies de gatos salvajes se distribuyen en todo el Viejo Mundo. Algunas son conocidas como el gato salvaje europeo, el gato salvaje del Cercano Oriente, el gato salvaje sudafricano, el de Asia Central y el gato del desierto de China. Su ADN se organiza en cinco grupos. El ADN de todos los gatos de casa y de diseño proviene del grupo del gato salvaje del Cercano Oriente, dejando en claro que esta subespecie es su ancestro, dicen el doctor Driscoll y sus colegas en un informe publicado el jueves en la página web de la revista Science.
El ADN del gato salvaje más cercano al de los gatos domésticos provino de quince individuos recogidos en los desiertos de Israel, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrain y Arabia Saudí, dicen los investigadores. Los gatos domésticos contemplados en el estudio se dividen en cinco linajes, basándose en su ADN mitocondrial -un tipo que se transmite a través de la línea femenina. Dado que el sitio arqueológico más antiguo con una sepultura de gato tiene unos 9.500 años, los genéticos sugieren que los fundadores de los cinco linajes vivieron en esa época y fueron los primeros gatos domesticados.
El trigo, la cebada y el centeno habían sido domesticados en el Cercano Oriente hace unos diez mil años, de modo que es probable que los graneros de las primeras aldeas del Neolítico albergaran a ratones y ratas, y que los colonos acogieran la ayuda de los gatos para controlar a los controlarlos.
A diferencia de otros animales domésticos, que fueron domados por la gente, los gatos probablemente se domesticaron a sí mismos, lo que puede explicar la altanera independencia de sus descendientes. "Los gatos se estaban adaptando a un nuevo ambiente, así que el paso hacia la domesticación provino de los gatos, no de los humanos", dijo Driscoll.
Los gatos son "indicadores de la adolescencia cultural humana", observó, ya que entraron en la experiencia humana mientras la gente hacía la difícil transición de la caza y la recolección, que fue su modo de vida durante millones de años, a las comunidades sedentarias.
Hasta hace poco, se creía comúnmente que el gato había sido domesticado en el antiguo Egipto, donde era un animal de culto. Pero hace tres años un grupo de arqueólogos franceses dirigidos por Jean-Denis Vigne descubrieron los restos de un gato de ocho meses enterrado con su dueño humano en un sitio del Neolítico en Chipre. La isla mediterránea fue colonizada por agricultores de Turquía que llevaron con ellos sus animales domésticos, presumiblemente gatos entre ellos, porque no hay evidencias de gatos salvajes nativos de Chipre.
La fecha de las sepulturas precede de lejos a la civilización egipcia. Junto con las nuevas evidencias genéticas, coloca la domesticación del gato en otro contexto, el inicio de la agricultura en el Cercano Oriente y probablemente en las aldeas del Creciente Fértil, el cinturón de tierra que se estira por países al este del Mediterráneo y por lo que hoy es Iraq.
El doctor Stephen O'Brien, experto en la genética de la familia felina y co-autor del informe en Science, describió la domesticación del gato como "el inicio de uno de los mayores experimentos en historia biológica" debido a que el número de gatos domésticos en el mundo excede el medio billón mientras que la mayoría de las otras 36 especies de gatos, y muchos gatos salvajes, se encuentran ahora en peligro de extinción.
Así que un valioso resultado del nuevo estudio es el descubrimiento de marcadores genéticos en el ADN que distinguen a los gatos salvajes nativos de los gatos de casa y gatos domésticos asilvestrados, con lo que se cruzan a menudo. En Gran Bretaña y otros países, los gatos salvajes son protegidos por la ley.
David Macdonald, de la Universidad de Oxford, y co-autor del informe, ha pasado diez años tratando de proteger al gato salvaje escocés, de los que quedan sólo cuatrocientos. "Podemos usar algunos de los marcadores genéticos para hablar con las organizaciones de preservación, como la Scottish Natural Heritage", dijo.

31 de diciembre de 2007
29 de junio de 2007
©new york times
cc traducción mQh
rss


Lunes, 31 de Diciembre de 2007 05:45 mqh #. animales

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.







Temas



página policial
sopas de pescado y marisco
perros
paranormalia

cantina

↑ Grab this Headline Animator

Archivos

Enlaces


Free counter and web stats

DirectorioPlus

ancestros del gato doméstico | mQh

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris