Blogia
mQh

verdad judicial sobre allende


Exhumaciones de Allende: de la reparación histórica a la verdad judicial. En 1990 se realizó el primer desentierro de los restos del ex presidente, con el fin de darle un funeral de Estado. Este lunes se extraerán las osamentas desde su urna, pero esta vez para establecer las exactas causas de su muerte.
[Claudio Leiva Cortés] Chile. La primera fue de noche, se realizó hace casi 21 años, con pocos testigos y tenía un propósito político. La segunda se hará este lunes en la mañana, con gran presencia de medios y su finalidad es establecer una verdad judicial. Son las diferencias entre las dos exhumaciones a los restos del ex presidente Salvador Allende Gossens, pero sin duda que ambas comparten una alta carga emotiva.
A las 7:30 horas de este lunes, el ministro Mario Carroza iniciará la segunda exhumación del ex mandatario que -según la versión oficial- se suicidó de un tiro en La Moneda, el 11 de septiembre de 1973. La primera se efectuó a contar de las 20 horas del 17 de agosto de 1990, en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar.
Mañana, en el Cementerio General, el magistrado Carroza encabezará a un equipo de siete peritos nacionales, incluyendo al director del Servicio Médico Legal, doctor Patricio Bustos. Pero el juez también dirigirá a cinco especialistas extranjeros, entre ellos el español Francisco Etxeberría, uno de los forenses más famosos del mundo.
Al término de la diligencia, que se calcula durará unas dos horas, la familia Allende Bussi entregará una declaración oficial. El fin de semana, tanto la senadora Isabel Allende como la abogada de la familia, Pamela Pereira, declinaron referirse al tema para no interferir en las labores del ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Despejar Dudas y Especulaciones
En la oficina de la parlamentaria remitieron a sus últimas declaraciones al respecto. La senadora espera que con esta exhumación se despejen las dudas y especulaciones sobre la muerte de su padre. Algunas versiones han señalado que el ex presidente incluso pudo ser rematado por los militares que participaron en el asalto al Palacio de Gobierno.
Sin embargo, en su última entrevista en que tocó el tema, la senadora expresó que "como familia, tenemos la convicción de que mi padre decidió quitarse la vida al verse en el extremo de la violencia que se había suscitado, con ataques de infantería, con tanques y bombardeo, para no dejarse humillar y demostrar que los presidentes deben permanecer en su lugar, que es La Moneda".
Por su parte, la abogada Pereira señaló recientemente que "existe desconfianza en la autopsia que se le practicó en el Hospital Militar (en 1973) y que estableció el suicidio como causa del deceso. No puedo tener confianza en una autopsia que fue realizada en condiciones impropias de un proceso científico".
Fuentes ligadas al caso han llamado la atención sobre las discordancias que existen entre esa autopsia y los peritajes que realizó la Policía de Investigaciones en el sitio del suceso, el Salón Independencia. Por ejemplo, no está clara la trayectoria de la bala y tampoco si hubo uno o más disparos. Estas inconsistencias llevaron al ministro Carroza a ordenar la segunda exhumación.

Decisión de Patricio Aylwin
En la primera exhumación no hubo autopsia y su propósito consistió en una reparación histórica: dar un funeral de Estado y con honores al ex presidente. El 12 de septiembre de 1973, Allende fue sepultado apresuradamente y con custodia militar en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar, con la única presencia de su viuda Hortensia Bussi, su hermana Laura Allende y tres sobrinos.
En la exhumación de 1990 participaron sólo diez personas, incluyendo a los peritos, al entonces ministro Enrique Correa y los mismos dos sepultureros que lo enterraron en 1973. El presidente Patricio Aylwin recién había asumido y una de sus primeras decisiones fue organizar un funeral de Estado para Allende. El 4 de septiembre, aniversario de su elección, los restos del ex mandatario quedaron depositados en el mausoleo de la familia en el Cementerio General.
Pero aunque no hubo autopsia, esa primera exhumación mostró el estado en que se encuentra el cuerpo de Allende. Está totalmente esqueletizado y el cráneo, destrozado por el o los proyectiles. Además, en esa oportunidad, los restos del ex mandatario fueron reducidos para introducirlos a una urna, lo que complicará aún más el trabajo de los peritos en esta segunda exhumación.
Tras esta diligencia, las osamentas de Allende serán trasladadas al Servicio Médico legal para exámenes de ADN. Las hijas del ex presidente, Isabel y María Paz, además de una sobrina, entregaron muestras de sangre al SML para estos análisis. Asimismo, los restos del ex mandatario serán sometidos a peritajes tanatológicos para establecer las exactas causas de su muerte.
23 de mayo de 2011
20 de mayo de 2011
©la nación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres