Blogia
mQh

cae capo de banda de los 40


En Barranquilla fue asesinado el jefe de la banda de los ’40’,  Wildon Javier Daza Mejía, conocido como el ’Gabi Daza’, que había sido liberado por vencimiento de términos.
Colombia. Según informa el diario El Heraldo de Barranquilla, Daza fue acribillado por dos sujetos en el norte de Barranquilla, cuando, al parecer, salía de la casa de un familiar.
El paramilitar había estado preso durante diez meses procesado por los delitos de narcotráfico, sicariato y extorsión como integrante de la ‘Banda de los 40’, pero un juez le dio el beneficio de casa por cárcel. Según fuentes oficiales, un juez penal del Circuito Especializado adjunto de Barranquilla tomó esta decisión, argumentando enfermedad del detenido. Meses después el caso se cayó por vencimiento de términos.
"Medicina Legal certificó que tenía problemas cardiovasculares graves, y ese fue el argumento de la decisión del juez. Sin embargo, existen reportes médicos de la cárcel que señalan que meses atrás Daza Mejía estaba en buenas condiciones", dijo una fuente oficial.
La ‘Banda de los 40’ fue un grupo paramilitar que heredó el imperio de ‘Jorge 40’. Su comandante general era ‘Salomón’ y estaba compuesto por 180 integrantes, de los cuales 24 eran funcionarios públicos. La banda tenía una ‘oficina de cobros’, una cooperativa y una empresa de seguridad privada en la Costa Caribe, además de una sólida estructura militar durante 2006 y 2007 en los departamentos de Magdalena, Atlántico, Bolívar y Sucre.
Alias ‘Gabi Daza’ fue capturado el 4 de octubre de 2009, después de que las autoridades lo incluyeran en la lista de los 20 delincuentes más buscados de la Costa Atlántica. Ya detenido, la Policía le solicitó al Inpec trasladar a ‘Gabi Daza’ a otra cárcel, porque el detenido seguía delinquiendo en la capital del Atlántico.
"Informes de inteligencia indican desde su sitio de reclusión (‘Gabi’) estaría liderando el accionar criminal en la comisión de hechos punibles como la extorsión, tráfico de drogas y homicidios selectivos, al igual que contarían con medios de comunicación, computadores y visitas no autorizadas", señala la Policía de Barranquilla, en un reporte el 11 de noviembre del 2009.
Por esta razón, el integrante de la ‘Banda de los 40’ fue enviado a la cárcel de Cómbita, en Boyacá, desde donde era trasladado con frecuencia a Barranquilla para asistir a las audiencias ante el juez que lo procesaba.
En una de esas diligencias, cuenta una fuente de la cárcel, ’Gabi Daza’ aseguró estar enfermo, por lo que debió ser hospitalizado en un centro médico de la Costa desde el 24 de mayo pasado. Desde ese momento, solicitó a un juez que le levantara la medida.

La Banda de los 40
Este grupo paramilitar quedó al descubierto cuando se capturó a Édgar Ignacio Fierro alias ’don Antonio’, en sus computadores los investigadores encontraron datos sobre la existencia de una organización con una estructura jerarquizada militar, política y financieramente, que había infiltrado organismos de seguridad del Estado, que cobraba comisiones a los contratistas de las entidades públicas territoriales, que extorsionaba a los comerciantes con cuotas mensuales, así como también a empresas bananeras, a transportadores, a los ganaderos, a estaciones de gasolina, a las ARS y a los hospitales.
El Frente de ’Don Antonio’ imponía candidatos a las alcaldías con presiones armadas y financiamiento, asesinaba a quienes condenaba -a su juicio- como ladrones de ganado, drogadictos o ladrones y se enfrentó a otras bandas que pretendieron disputarles el territorio, también extorsionando a la gente ofreciéndole a cambio protección.
El grupo tenía un estricto código interno que establecía la muerte para aquellos miembros de quienes sospechaban se podían torcer o hubieran sido desleales. También perseguían y asesinaban a quienes ellos presumían eran simpatizantes o militantes de los grupos guerrilleros. En el computador de ’Don Antonio’ había información detallada de la comisión de más de 600 homicidios cometidos entre 2003 y diciembre de 2005 en Atlántico y parte del Magdalena.
Pero la historia de los computadores de ’Don Antonio’, no terminó con la revelación de la información que guardaba.
A partir de un análisis que hizo la Fiscalía Quinta de Derechos Humanos y de Derecho Internacional Humanitario, durante los meses siguientes a 2006, y con base en indicios graves de que algunos miembros estaban delinquiendo, el fiscal ordenó el 22 de noviembre de 2006 la interceptación de los abonados telefónicos de varios ex integrantes del Frente José Pablo Díaz y del Bloque Norte.
Fue así como se tuvo la certeza de la existencia de vínculos entre servidores del Estado de diferentes niveles y de diversas entidades, con los miembros de una banda que tenía la misma estructura y división del trabajo a la de los grupos paramilitares que se habían desmovilizado. Los jefes de esa banda sostenían, además, de acuerdo con los registros de ingreso a la penitenciaría de Itagüí, reuniones periódicas con ’Jorge 40’ en la cárcel. Esta situación le permitió a la Fiscalía establecer la existencia de una nueva organización que se hacían llamar las Nuevas Autodefensas del Atlántico y que coordinaba homicidios, secuestros y cobraban extorsiones, entre otros delitos.

El Reagrupamiento
La banda era comandada por Miguel Villarreal Archila, quien se identificaba al interior de la organización con los alias de ’Salomón’, ’Sandra’ y ’El Viejo’. Aunque Villarreal Archila no pertenecía al Frente José Pablo Díaz, era jefe de un grupo que se movía entre Cartagena y Ciénaga, incluidos los cuatros municipios costeros del Atlántico. Su función era cobrar el impuesto a los narcotraficantes que embarcaban la droga por las costas de Bolívar, Atlántico y parte de Magdalena y le entregaba cuentas directamente a ’Jorge 40’ en reuniones mensuales que hacían en la Sierra Nevada.
Al igual que el Frente José Pablo Díaz, la banda --llamada de los 40 por su lealtad a ’Jorge 40’--, tenía una estructura militar y otra financiera. La financiera tenía una subestructura o brazo armado que se llamaba el "kit de cobros" y adicionalmente una "oficina de cobro" autónoma dedicada única y exclusivamente al narcotráfico, al cobro de impuestos de embarque y al recaudo de cuentas en las que obtenían una comisión por cobrarlas.
También tenían una cooperativa, Cocoagro, que según las autoridades de policía judicial era una cooperativa agrícola en la que estaban como inversionistas personas reconocidas de la región. Uno de los mayores accionistas, el mayor Bermejo, terminó suicidándose, y también poseían una empresa de vigilancia privada llamada Seguridad Tayrona, con sede en Santa Marta.
La Banda de los 40 estaba conformada en realidad, según pudo identificar plenamente la policía, por 180 personas. De los cuales 107 pertenecían a la estructura del Atlántico. De estos, 24 eran funcionarios públicos, en particular de las agencias de seguridad del Estado como la Policía Nacional, DAS, CTI, Ejército y Armada Nacional. Estos funcionarios informaban a los miembros de la banda sobre posibles acciones de la fuerza pública contra ellos y a cambio recibían un sueldo.
La Banda delinquía principalmente en Barranquilla y Atlántico. Su estructura en Bolívar y Sucre era más pequeña e inestable, pues en esos departamentos le competía la "Oficina de Cobro de Envigado" que tenía interés en controlar el Golfo de Morrosquillo para el tráfico de drogas. En Cartagena, La Banda de los 40 estaba integrada por 46 personas, de las cuales 17 restantes eran funcionarios de los organismos de seguridad del Estado. En Sucre eran sólo 27, seis de los cuales eran funcionarios de los organismos de seguridad.
Antes de ser extraditado a Estados Unidos a comienzos de octubre de 2008, Archila o alias ’Salomón’ alcanzó a contar ante Justicia y Paz, que ellos pagaban mensualidades en los comandos de policía de los corregimientos y municipios costeros y en algunos CAI de Barranquilla. En el DAS y la Sijin sobornaban a algunos para que les borraran antecedentes y les informaran sobre órdenes de capturas en su contra y en algunos casos para que fabricaran pruebas contra sus enemigos.
La Banda de los 40 llegó a tener una sólida estructura militar durante 2006 y parte de 2007 en los departamentos de Magdalena, Atlántico, Bolívar y Sucre. El comandante general era ’Salomón’, pero tenía como jefe político a Mario Marenco Egea, conocido como el "Gordo", quien había trabajado con Carlos Mario García, alias "Gonzalo" o el "Médico", comandante político de ’don Antonio’. Marenco tuvo injerencia directa en las elecciones de 2007 en Magdalena y Atlántico e ingresaba a La Picota en Bogotá e Itagüí, donde se reunía con los políticos presos y con el ex comandante Rodrigo Tovar.
3 de junio de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres