Blogia
mQh

audiencia de viejos enemigos


Los ex guerrilleros ‘Samir’ y ‘Karina’ participaron en una audiencia del ex paramilitar ‘El Alemán’ ante un magistrado de Justicia y Paz. Entre los tres reconstruyeron los combates que los enfrentaron a muerte y terminaron hasta abrazándose.
Colombia. Elda Neyis Mosquera García, la famosa ‘Karina’, la única mujer comandante que tuvo las Farc, y que después de cumplir 24 años en la guerrilla se entregó a las autoridades en mayo de 2008, nunca conoció en persona a su peor enemigo, Freddy Rendón, alias ‘El Alemán’, aunque sus tropas estuvieron enfrentadas en varios combates y en emboscadas en la esquina noroccidental colombiana.
Vino a conocerlo en una audiencia de imputación de cargos en el proceso de Justicia y Paz que se le sigue a ex jefe del Bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas Unidas de Colombia, a la que fue invitada por la Fiscalía. Allí fue que contó que nunca lo había visto, ni le conocía su nombre real, pero que sí sabía bien que los ‘paras’ que enfrentaban con sus guerrilleros eran los del ‘Élmer Cárdenas’, y que a la cabeza de este bloque "había un tal alias ‘El Alemán’".
En la misma audiencia  participó Denis Daniel Sierra Martínez, alias ‘Samir’, originario de Tierra Alta, Córdoba, quien también duró en las Farc 24 años y se desmovilizó unos meses después de Karina, por el acoso del Ejército a su frente, el V frente de las Farc, uno de los más antiguos de la organización guerrillera. ‘Samir’ también combatió en el Urabá, y al igual que a ‘Karina’ le tocó defender  el territorio  de las Farc en esa esquina estratégica de Colombia, de la ofensiva paramilitar que empezó en 1996, precisamente con ‘El Alemán’ dirigiéndola.
En ese año, ‘El Alemán’, no llegaba aún a los 25 años de edad, pero por su cercanía a los hermanos Carlos y Vicente Castaño, siendo de su mismo pueblo, Amalfi, le encomendaron la retoma de este sector estratégico por donde entraban, y siguen entrando, las armas y los precursores químicos para procesar la coca, y sale la droga. Allí, para inicios de los noventa, las Farc se habían crecido tanto que el antiguo frente V se desdobló en cinco frentes, el 18, el 34, el 36, el 57 y el 58 y la columna Aurelio Rodríguez. En 1993 se convirtió en el Bloque Noroccidental de las Farc, el ‘José María Córdoba’. ‘Karina’ y ‘Samir’ hicieron parte del V frente desde que entraron a las Farc, siendo  adolescentes.
La idea de la audiencia era conseguir reconstruir de la manera más completa los hechos de barbarie que sucedieron en esa zona, de la voz de tres protagonistas de signo ideológico contrario.
 El fiscal de Justicia y Paz inició la sesión con preguntas a los guerrilleros sobre cómo era la estructura de las Farc en su región y qué combates habían peleado. Pronto se estableció un diálogo entre los ex combatientes y Rendón Herrera . Les costó trabajo llamarse por sus nombres de pila, y recurrieron a los alias, pero se disculpaban cada vez que los usaban.  
 ‘El Alemán’ siguió atento el interrogatorio de la Fiscalía a los guerrilleros. Cómo conseguían la comida, a lo que ‘Karina’ y ‘Samir’ contaron que las Farc controlaban corredores de siembra de cultivos alimenticios en los que trabajaban aquellos integrantes de la guerrilla que no eran aptos para el combate. Con esa producción alimentaban a la tropa, y casi no faltaba comida.
Cuando se abordó el tema de las capacidades militares del Bloque ‘José María Córdoba’ de las Farc, Rendón quiso conocer con cuántos hombres  se enfrentaron en cada territorio en el que combatieron y contrastarlos con el número de combatientes que él comandaba.
Recordaron juntos varios enfrentamientos. La Fiscalía preguntó los detalles de cada uno. Los tres comandantes mostraron su conocimiento en la estrategia militar, recordaron cuales fueron las maniobras de los combates, y cómo ganaron o perdieron en cada uno de ellos.
El odio que llegaron a tenerse estos dos grupos se reflejó en las declaraciones de ‘Karina’, quien admitió que sus jefes le ordenaron asesinar a todo paramilitar que se encontrara, así se rindieran. En contraste, tenían órdenes de tratar a los miembros de la Policía y el Ejército como prisioneros de guerra.
 ‘Samir’ contó que el combate que más recordaba contra el Bloque Élmer Cárdenas ocurrió en 2002, cuando los paramilitares de distintos grupos se unieron para quitarles a las Farc el control sobre Ituango. Según el ex guerrillero, las autodefensas no conocían el terreno porque era la primera vez que entraban, y durante el combate cayeron en varias emboscadas de la guerrilla, que les quitó las armas y equipo que llevaban. Estos enfrentamientos duraron alrededor de ocho días.
 Sin embargo, ‘El Alemán’ desmintió que sus tropas participaran en dicho ataque, y a su vez recordó otros, no mencionados por `Karina’ o ‘Samir’. Incluso llegó a decir que ‘Karina’ casi se ahoga en la retirada de la guerrilla, rechazada por el ‘Élmer Cárdenas’, en un ataque al puesto de Policía de Río Sucio en enero de 1997.
Cuando la Fiscalía interrogó a los ex combatientes sobre la relación de los grupos armados con los habitantes de los municipios que invadían, ‘Samir’ y ‘Karina’ relataron cómo fueron las Farc las responsables de haber forzado a miles de campesinos a desplazarse en la década de los noventa.
Dijeron que sus comandantes, preocupados por perder el control de la región ante el proyecto propuesto por entonces presidente Ernesto Samper de construir un canal interoceánico, ordenaron sacar a la gente de sus casas para presionar al gobierno para que abandonara la idea de hacer grandes obras en el Urabá.
A lo largo de la audiencia quedó en evidencia cómo la guerra impulsada por estos grupos armados causó dolor y pérdidas entre las comunidades.  Los tres ex combatientes relataron cómo, además de haber sido forzados a huir del conflicto armado, los habitantes se vieron afectados por la extorsión; y  los combates en zonas rurales y urbanas que dejaron miles de muertos civiles. La más recordada fue la masacre de Bojayá donde cayeron asesinadas  119 personas por una pipeta explosiva lanzada por las Farc, durante un enfrentamiento con el Élmer Cárdenas.
También desfilaron por los relatos de esta audiencia las masacres y asesinatos selectivos cometidos por ambos grupos "castigando" la colaboración o pertenencia a los grupos enemigos; los robos y la destrucción de bienes; y las constantes amenazas como forma de mantener una base social que les brindara apoyo y recursos.
Aún a pesar de haber admitido cuánto su guerra había afectado a la población civil, los ex jefes, paramilitar y guerrilleros, insistieron en que su papel en esa zona de Antioquia, Chocó y Córdoba, fue fundamental y muchas veces respetado, porque ayudaban a las comunidades a resolver sus problemas, asesinaban o castigaban a los criminales, y protegían a la población o a la policía, según fuera el caso.
Después de dos días de audiencia, a pocos metros de distancia y compartiendo un mismo micrófono, estos tres ex combatientes que antes ni se conocían, zanjaron sus diferencias por un instante con un abrazo de despedida. Celebraron encontrarse en un escenario de paz con los que una vez fueron sus enemigos, y dijeron estar dispuestos en seguir colaborando por la paz.

Las Farc Empezaron
Según documentó en detalle la Fiscalía en la audiencia, la guerra en el Urabá empezó con la llegada de las Farc a la región en la década de los setenta. Allí crearon el V Frente que se asentó en Apartadó, Mutatá y Chigorodó. Encontraron terreno abonado para crecer, pues había muchos ciudadanos simpatizantes del comunismo en esa región.
Durante la audiencia, ‘Samir’ y ‘Karina’, aclararon que desde 1993 con la creación del Bloque Noroccidental ’José María Córdoba’,  cada frente era responsable de un territorio, aunque no se limitaban a éste. En muchas ocasiones actuaron como bloque, participando varios frentes en una misma operación militar, o invadiendo una región.
En los años anteriores al surgimiento del Bloque Élmer Cárdenas, en 1996, en el Urabá las Farc ya mantenían una guerra fuerte contra otros grupos guerrilleros, especialmente el EPL, contra el cual, según mostro la Fiscalía durante la audiencia, cometieron varias masacres como la de la Chinita, Apartadó, donde asesinaron a 35 personas que estaban en un baile, todos simpatizantes del movimiento  "Esperanza, Paz y Libertad", que había surgido de los acuerdos de paz con el EPL. En esos años también atacaron de manera constante y creciente a la Policía y al Ejército.

Los Actores
 ‘Samir’ ingresó a las filas de las Farc en 1985, con apenas 15 años, como guerrillero raso del V Frente. En una fiesta organizada por los guerrilleros se impresionó por los uniformes y las armas. Para ese momento ya había abandonado la escuela por falta de recursos y sólo había cursado hasta tercero de primaria. Ascendió rápidamente en la guerrilla. Del V frente pasó al 58 y de ahí, en 1997, regresó al V, pero ya como jefe. Y allí estuvo hasta su desmovilización el 4 de diciembre de 2008.  
‘Karina’ ingresó a las Farc el 3 de septiembre de 1984, cuando apenas tenía 16 años.  Desde los 12 se había metido a militar a las Juventudes Comunistas Colombianas y en quinto de primaria abandonó  el colegio por falta de recursos. Cercana a este movimiento, a ‘Karina’ la invitaron  a las fiestas de celebración del cese al fuego de 1983 que acordaron estas guerrillas con el gobierno de Belisario Betancur. Se dejó impresionar por sus armas y su poder y terminó metida en la guerrilla. Estuvo en los frentes V y 47 en el noroccidente colombiano. Después de un tremendo acoso militar que la dejó aislada de su grupo, ‘Karina’ resolvió entregarse el 18 de mayo de 2008.
Luego de su colaboración con el gobierno, éste la nombró gestora de paz,  y cumple labores de prevención de reclutamiento y ayuda para desmovilización de otros miembros de las Farc.

Denuncias
En la audiencia, tanto ‘Samir’ como ‘Karina’ dijeron estar decepcionados del funcionamiento de la guerrilla hoy en día, más cuando se enteraron través de nuevos desmovilizados y por los medios de comunicación, que las Farc han recurrido a alianzas con bandas emergentes, conformadas por los ex paramilitares. Solo explicaron esta situación, como una estrategia de las Farc para tener un mayor dominio de las zonas urbanas,  buscar financiarse a través del narcotráfico, y acceder a información, a través de los desmovilizados reincidentes, sobre otros guerrilleros, jueces y fiscales de Justicia y Paz.
En varias ocasiones durante la audiencia ‘Karina’ y ‘Samir’ denunciaron que el programa de desmovilización no se encuentra bien, que las Farc, aprovechando la falta de coordinación  del Estado al programa de reinserción, buscan matar a los jueces, fiscales y desmovilizados que colaboran en Justicia y Paz.
‘El Alemán’ aseguró ser testigo de esta situación, y denunció que a los desmovilizados que se encuentran fuera de Bogotá no los cuidan bien. "Algo grande va a pasar, dijo, porque no hay protección suficiente de la Policía y el transporte está mal planeado".
Los tres ex comandantes coincidieron en que ex guerrilleros y ex paramilitares del programa de desmovilizados están en la misma situación y viven los mismos miedos.
‘El Alemán’ fue aun más lejos en sus denuncias, calificando de "genocidio" los asesinatos a desmovilizados, y dijo que no sucede sólo en las calles, también en las cárceles. Denunció el asesinato de un desmovilizado, alias ‘Nico’, quien tras hacer unas declaraciones delicadas fue trasladado de Bogotá a Barranquilla sin razón, donde fue amarrado y ahorcado el 8 de junio.
‘Karina’ y ‘Samir’ dijeron esperar que el gobierno y el Congreso abran una puerta en Justicia y Paz a los guerrilleros que se desmovilicen. Así mismo, que el manejo de los desmovilizados mejore, ya que podría generar un nuevo conflicto, y acabar con las esperanzas de paz que se tienen.  
24 de junio de 2011
23 de junio de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres