Blogia
mQh

murió clara m. luper


Luchó por los derechos civiles en Oklahoma, dirigiendo las manifestaciones o sentadas en las cantinas.
[Elaine Woo] Murió en su casa en Oklahoma, por causas naturales, la activista por los derechos civiles de los negros en Oklahoma, Clara M. Luper, cuyo temprano liderazgo de las sentadas en las cafeterías contribuyó a echar abajo las barreras raciales en restaurantes y cafeterías casi veinte años antes de que las sentadas en Greensboro, Carolina del Norte, atrajeran la atención nacional en 1960. Tenía 88 años.
El papel de Luper en la historia de los derechos civiles empezó con un viaje en bus (Greyhound) a Nueva York n 1957. Maestra de historia en la secundaria, Luper había escrito una pieza de teatro titulada ‘Brother President’, sobre el Reverendo Martin Luther King Jr., líder del exitoso boicot a los buses en Montgomery, Alabama. Luper y sus estudiantes fueron invitadas a representar la pieza en la convención nacional de la NAACP (National Association for the Advancement of Colored People; Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color] en Nueva York.
Sabiendo que muchos de sus estudiantes no habían viajado nunca fuera de Oklahoma, Luper trazó una ruta a través del Norte que los expondría a ciudades donde no existía la segregación racial. Durante una parada en St. Louis para almorzar, el grupo comió en una cafetería con clientes blancos por primera vez en sus vidas.
"Para nosotros, eso fue asombroso", recordó Marilyn Hildreth, hija de Luper, que tenía entonces ocho años.
Después de su actuación en Nueva York, el grupo volvió siguiendo una ruta por el Sur. A medida que entraban a territorio de Jim Crow, una vez más tuvieron que comer de bolsas de papel.
Según su hija, Luper decía a menudo: "Un poquito de libertad es algo peligroso". De vuelta a casa, pensó sobre su padre, veterano de la Segunda Guerra Mundial que había muerto ese año, sin haber tenido nunca la experiencia que tuvo ella y sus alumnas en St. Louis.
"Recordé que siempre nos decía que algún día nos llevaría a un restaurante y a parques y zoológicos", escribió Luper en su libro de memorias, ‘Behold the Walls’ (1979). "Y cuando yo le preguntaba cuándo sería ese día, me decía siempre: ‘Algún día muy pronto’, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. Así que mi respuesta era: ‘Sí, esta noche es la noche. La historia nos obliga a ir. Dejemos que sea la historia la que nos juzgue."
De regreso en Oklahoma, el concejo juvenil decidió lanzar un nuevo proyecto para romper las barreras raciales que impedían que los negros fueran atendidos con blancos en los restaurantes.
Primero trataron de negociar, pero los establecimientos de expendio de comidas de la ciudad temían perder a sus clientes blancos si empezaban a aceptar a clientes negros y se negaron a cambiar. Después de un año de negociaciones infructíferas, Luper y el concejo juvenil optaron por la acción directa.
El 19 de agosto de 1958, Luper y trece estudiantes, de edades entre los seis y diecisiete años, entraron a la cafetería Katz en el centro de Oklahoma y se sentaron a la barra. "Trece Coca-Colas, por favor", dijo Luper, pero la camarera los ignoró. Los clientes blancos los escupieron y les arrojaron sus bebidas, insultándolas, y abandonaron el local sin terminar sus consumiciones. "Personas que nos conocían de toda la vida empezaron a insultarnos", recordó Luper en una entrevista en el blog Stories in America en 2005.
Después de varias horas, los manifestantes se rindieron. Pero volvieron al día siguiente. Entonces les sirvieron bebidas y hamburguesas. "En esas hamburguesas estaba la esencia misma de la democracia", dijo Luper más tarde.
Congratuladas por su victoria, los manifestantes (que fueron llamados los ‘sit-inners’) reprodujeron sus pacíficas protestas en todos los restaurantes de la zona céntrica. Protestas similares surgieron en todos los restaurantes en el estado.
En 1960, las sentadas se extendieron por todo el país después de que cuatro estudiantes de la Universidad Técnico-Agrícola de Carolina del Norte se sentaran en la sección Sólo para Blancos en una cafetería en el interior de los grandes almacenes Woolworth, en Greensboro.
Luper fue detenida veintiséis veces antes de que el ayuntamiento de Oklahoma aprobara en 1964 una ordenanza prohibiendo la discriminación en lugares públicos por motivos raciales, religiosos o de color de la piel. Fue adoptada dos días después de que el presidente Lyndon B. Johnson firmara la Ley de Derechos Civiles en 1964.

Nativa del condado de Okfuskee, Oklahoma, Luper nació el 3 de mayo de 1923. Estudió matemáticas en la Universidad de Langston, en Langston, Oklahoma, en 1944, y se licenció en historia en la Universidad de Oklahoma en 1951. Enseñó en escuelas públicas durante cuarenta años, trabajó en la comisión escolar del ayuntamiento de Oklahoma, dirigió la lucha por la integración escolar y fomentó la enseñanza de la historia de los negros en Estados Unidos.
Además de Hildreth, le sobrevive su hijo Calvin; su hija Chelle Luper Wilson; su hermana Onita Brown; cinco nietos y ocho biznietos.
24 de junio de 2011
10 de junio de 2011
©los angeles times

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres