Blogia
mQh

diego vecino culpa a sucre


El ex jefe paramilitar Edward Cobos Tellez contó con crudeza cómo, con la anuencia de políticos tradicionales, impusieron sus fichas en Sucre, desde los alcaldes hasta el gobernador. Algunos ocupan cargos públicos aún hoy.
Colombia. A finales de septiembre de 2000 el jefe paramilitar Carlos Castaño, alias ‘Alex’, mandó a llamar a varios de los lugartenientes de las autodefensas a una reunión en la finca ‘La Siete’. Allí les dio la orden de secuestrar a un grupo de congresistas para después enviar con ellos un mensaje de oposición a la propuesta de despejar una extensa zona del Magdalena Medio para sostener allí un diálogo con la guerrilla.
Castaño quería hacerle saber al presidente Pastrana que estaban en desacuerdo con el despeje de El Caguán para los diálogos de paz, y no permitirían que hubiese despeje tampoco en la ribera del río Magadalena donde confluyen Antioquia, Santander, Bolívar, Cesar, Sucre y Magdalena.
A la reunión con Castaño asistieron Eduard Cobos Tellez, alias ‘Diego Vecino’, jefe del recién constituido Bloque Montes de María; Salvatore Mancuso, miembro del estado mayor de esa organización irregular y jefe del frente Sinú y Sabanas y Rodrigo Tovar, alias ‘Jorge 40’del Bloque Norte. Según ‘Vecino’, Castaño les dijo: ‘El país no quiere el despeje y eso no lo vamos a permitir. Necesito que me traigan unos congresistas, pero me responden por su integridad. No quiero que en la retención se cree una confusión y eso termine en desgracia’. Cada uno debía llevarle mínimo un parlamentario.
En su versión rendida en mayo de 2011 ante el Fiscal 10 de Justicia y Paz, Vicente Guzmán, Cobos sostuvo que Castaño pensaba soltarlos el día de las elecciones regionales de ese año. Quería un hecho bien planificado, no quería un fracaso. "Yo estaba preocupado, porque como el comandante ‘Cadena’ era muy impulsivo, podía haber resistencia de parte de la escolta de los políticos", dijo Cobos. "Llamé a ‘Cadena’ y le dije: ‘Mijo, yo no sé cómo ira usted a hacer, cuando me tenga el encargo yo voy a recogerlo en uno de los helicópteros de Mancuso’".
Así, en una operación tipo comando, en una zona de Valencia retuvieron al entonces senador Juan Manuel López Cabrales y a un concejal de Montería de apellido Silgado que lo acompañaba. Esa era la cuota de Castaño. Por su parte Salvatore Mancuso le puso una cita a la representante Zulema Jattin, quien llegó en compañía de su padre José Francisco Jattin (quien ya murió), fue retenida y enviada a un campamento.
Cuando se la llevaban, relataba uno de los escoltas de Mancuso, el padre de la parlamentaria la emprendió a patadas contra el carro de Mancuso. En el Magdalena, ‘Jorge 40’ retuvo a Miguel Pinedo, quien fue trasladado a otro de los campamentos de Castaño.
"El día que teníamos acordado –dijo Cobos en la audiencia— alias ‘Cadena’ me mandó un mensaje con ‘Popeye’ dándome las coordenadas y diciéndome que ya tenía el encargo: ‘Visítame temprano’. A las cinco de la mañana tomé un helicóptero en Tierralta piloteado por alias ´Torito’ y en una finca entre Toluviejo y San Antonio de Palmitos, fue el lugar acordado para recoger el encargo. Cuando llegué, ‘Cadena’, me dijo: espéreme un momento, ya vengo. Pasaron dos horas y se apareció con el senador Antonio Guerra De la Espriella y los representantes a la cámara Aníbal Monterrosa y Felipe Villegas, y el empresario Víctor Guerra De la Espriella (primo hermano doble del senador). Antonio Guerra estaba ofuscado, Villegas estaba nervioso y Monterrosa estaba tan tranquilo que preguntaba si para dónde iban había gallera".
Cuando llegaron los recibió Castaño y les dijo que estuvieran tranquilos que no les iba a pasar nada, que él quería enviar un mensaje al gobierno y le dijo a Cobos: "‘Vecino’, se puede ir, pero no se me vaya muy lejos". Cobos se fue a uno de los campamentos de Mancuso en Tierralta. Después del episodio del secuestro, Cobos le preguntó a ‘Cadena’ por qué se había demorado tanto.
A lo que ‘Cadena’ le respondió "que eso era secreto de Estado, que los había sacado de su casa". Después, sin embargo, le aclaró que él había ordenado una reunión política en San Antonio de Palmitos y la gente de Palmitos les mandó el mensaje a los parlamentarios. Y camino a la reunión en una zona controlada por las autodefensas, donde se iban a presentar los candidatos a la alcaldía de Palmitos José Andrés Meza de los Ríos, y de San Onofre, Sabas Balseiro, ‘Cadena’ montó un operativo y los retuvo.
‘Vecino’ dice no recordar cómo fueron las liberaciones de los parlamentarios, pero ese hecho generó una gran presión sobre el grupo armado, pues era un golpe al Estado. Unos fueron liberados en el sur de Bolívar, hacia la zona de Tiquisio y otros en Córdoba y Antioquia, hacia el Nudo de Paramillo. Los recibió la Cruz Roja.
La oposición al posible despeje en el Magdalena Medio no se expresó solamente con la retención.
Otros jefes hicieron sentir su desaprobación, sobre todo los del Magdalena Medio, como alias ‘Botalón’, de Ramón Isaza, Ernesto Báez, alias ‘Iván Roberto Duque’, ‘Juancho Prada’ y movilizaron a su gente en La Dorada, Puerto Triunfo y Aguachica, entre otros municipios. El movimiento ‘No al Despeje’ en el Sur de Bolívar tenía también el respaldo de las Autodefensas Unidas de Colombia. Todo el Magdalena Medio cerró filas. "Los jefes de los distintos bloques y frentes teníamos conocimiento de esto y yo, que era el jefe político del bloque Montes de María, me moría por ser el jefe político en esas zonas y salir a las plazas a echar discursos", dijo Cobos a la Fiscalía.
En su versión, ‘Vecino’ confirmó que hace pocas semanas fue citado como testigo en un proceso donde la Corte Suprema investiga al senador Antonio Guerra De la Espriella. También dijo que la Corte está intentando localizar a Samir Cañas, quien fue un cercano colaborador político de Cadena.  Como los jefes políticos de Sucre, Whiler Cobo y Humberto Frasser fueron asesinados se perdió con ellos buena parte de la información de los vínculos del grupo armado con los políticos. También está desaparecido alias Piter, el jefe político del frente Canal del Dique. Samir Cañas, explicó Cobos Tellez, fue un dirigente político.  

La Importancia de Tolú
Aunque fue San Onofre donde se sembró la primera semilla de lo que ‘Vecino’ denominó el Proyecto Político y Social, desarrollado parcialmente a partir de 1999, el municipio más importante para los paramilitares era Tolú por el dinero que aportaba al grupo, siendo este municipio receptor de regalías petroleras porque allí queda el puerto a donde desemboca un oleoducto. Según Cobos, en esa época, entre fines de 1998 y comienzos de 1999, ya alias ‘Cadena’, tenía presencia en San Antonio de Palmitos y en San Onofre. Había sido líder en la Convivir que lideraba Javier Piedrahita, un ganadero de la región, y guía del ejército. "‘Cadena me dijo que por qué no apoyábamos para las elecciones de 2000 al coronel retirado López, quien se enfrentaría a Alfredo Navas Patrón. Al coronel López lo apoyaban los concejales Jacob Silgado y Nivaldo Pérez", dijo Cobos.
"Cuando López no ganó –dijo Cobos— comenzamos a buscar a través del Whiler Cobo y de Humberto Frasser un acercamiento con el alcalde elegido, Alfredo Navas Patrón. A finales de enero de 2001 sostuvimos una reunión en Rincón del Mar, a la que asistieron los concejales Jacob Silgado, Nivaldo Pérez, Alfredo Navarro y Álvaro Cumplido. No asistió Rafael García Garay, quien después sería alcalde del municipio de Coveñas. Queríamos con esa reunión un consenso y que el Alcalde tuviera el respaldo mayoritario del Concejo, y a cambio, conseguir que el alcalde Navas le diera el apoyo a nuestro proyecto político. Y se dio una estrecha relación con el Alcalde y el Concejo. ‘Cadena’ le decía al alcalde comandante ‘Totumo’".
Cobos le reiteró al fiscal de Justicia y Paz que la alcaldía de Tolú era la más apetecida por las regalías. Era un municipio rico en plata, pero pobre en todo: no tenía vías, no tenía escuelas, no tenía alcantarillado, no tenía agua y había sido siempre la caja mayor de la dirigencia política del departamento. Explicó que "durante los años 90 el alcalde liberal Tulio Villalobos controlaba el municipio y las autodefensas tenían información que él era colaborador del Eln y del frente 37 de las Farc. Había que arrebatárselos".
Como las autodefensas decidieron, sin fórmula de juicio, que Villalobos era amigo de la guerrilla, tomaron la decisión de asesinarlo.  En ese entonces los comandantes en la zona eran ‘HH’ y ‘El Negro Ricardo’, un desmovilizado del Epl. Dijo Cobos que "la orden de Vicente (Castaño) fue asesinar a Villalobos y secuestrar al ingeniero Rudolf Paffen, que tenía la mayoría de contratos con el municipio por valor de 10.000 millones de pesos. A Paffen lo llevaron a una finca en los Montes de María y después a Urabá, donde después de varios días fue obligado a firmar las cesiones de los contratos a favor de su esposa y su hija. Luego lo mataron y lo desaparecieron".
A la esposa de Paffen, cada vez que se sabía que había un cheque a favor de las cuentas de su esposo, ‘El negro Ricardo’ la recogía, la llevaba hasta Tolú, cobraba el cheque en tesorería, iba al banco a cobrarlo y el dinero se lo llevaba un comando paramilitar que lo entregaba a Vicente Castaño. La única que podía cobrar los cheques era la viuda y la información la sabían el tesorero y el pagador, quienes estaban encargados de avisar a las autodefensas para que fueran a cobrarlo.
Controlados Tolú y San Onofre, las AUC sintieron había que extender el proyecto político al resto de los municipios del Golfo de Morrosquillo, las Sabanas de Sucre  y los Montes de María. En Toluviejo salió elegido para el periodo 2001 – 2003, Fredy Acosta. Dijo Cobos que los paramilitares lo abordaron y establecieron una relación  través de los concejales el Chamo Ávila, el indígena Luis Manuel, Lewis Samur y Miguel Carrascal, que después fue elegido para el periodo 2004 – 2007 con la mayor votación. "En este municipio mejoramos vías que eran útiles para el avance de la guerra", dijo.
En San Onofre, después de la elección de Sabas Balseiro, dijo Cobos "apoyamos a Jorge Blanco para el periodo 2004 – 2007. Le decíamos a la gente que él estaba cumpliendo porque nosotros lo presionábamos".
En Tolú se les presentó un problema, porque al alcalde Alfredo Navas le abrieron un proceso y lo destituyeron. "El gobernador Arana tenía que nombrar un alcalde encargado. Entonces para que la familia Navas Patrón, dueña de un hotel en el pueblo, siguiera con el control de la Alcaldía y nos cumpliera los compromisos, respaldamos la terna enviada por el Partido Liberal, en la que iba incluido un mesero del Hotel Alcira de los Navas y le hicimos saber al gobernador Arana que ese era nuestro candidato y fue nombrado como alcalde un mesero. La gente hoy se rasga las vestiduras señor fiscal, pero en Sucre la gente no puede decir que fueron víctimas de las autodefensas, fueron timoratos e irresponsables porque pactaron con esta organización".
Así como en los anteriores municipios, los paramilitares también apoyaron la elección de alcaldes en San Antonio de Palmitos, donde eligieron a Graicy Díaz Guevara; en Corozal a Mario Carrascal Prasca y Pedro Mulet; en Colosó a Manuel David Ruiz Marrios; en Sampués a Rafael Tous Blanco; en Sincé a Oliverio Oliver y en Coveñas, a Rafael García Garay, todos para el periodo 2004-2007. En Sucre, dijo ‘Vecino’, fueron permeados todos los estamentos.
También influyeron en la campaña de 2003 para elegir diputados a la Asamblea Departamental para el período 2004-2007. El proyecto político buscaba copar todos los espacios de elección popular. "Para la Asamblea escogimos a Nelson Stamp, un abogado de San Onofre, que se dedicaba a la defensa de los paramilitares de ‘Cadena’ que caían presos", dijo ‘Vecino’. "Stamp era un hombre de tanta confianza de ‘Cadena’, que eran compadres, era padrino de uno de sus hijos. El primer aval fue para él y ‘Cadena’ quería que toda la votación fuera para Stamp, pero le hicimos ver que había que repartirla. Entonces apoyamos también a Walberto Estrada, propuesto por Whiler Cobo, el comisario político del bloque. Era de origen indígena, de  la zona del resguardo de San Andrés de Sotavento, de donde también era Cobo y fue avalado por el Movimiento Cívico Indígena".
Cobos también contó que hubo un tercer candidato que ya era diputado, a quien apoyaron a pesar de que ´Cadena’ no quería porque la zona de influencia era San Onofre, donde él pensaba colocar toda la votación a favor de Stamp. El diputado era Edgar Benito Revollo, el hermano de la representante por Sucre Muriel Benito Revollo.
 "Le dije a ‘Cadena’ – dijo Cobos— haciendo uso de mi atribución como jefe político del grupo, que si no quería votar por Benito Revollo que no lo hiciera, pero que no le impidiera hacer su trabajo político, que no le declarara la guerra. Benito había sido presidente del directorio conservador y actualmente es alcalde de San Onofre. Así fue, ‘Cadena’ encaminó todo su esfuerzo para votar por Stamp y por Estrada y el primero sacó la mayor votación y fue presidente de la Asamblea en el primer año de sesiones".
Vecino además aseveró que la relación entre Muriel y ‘Cadena’ para el 2003 estaba rota, porque él quería que Muriel  asistiera a todas las reuniones que él organizaba y ella, por sus funciones como congresista,  no podía. "La intervención mía a favor de Benito era para que ‘Cadena’ no le cerrara los espacios, aunque no lo apoyamos económicamente", dijo ‘Vecino’, en su versión a la Fiscalía.
Pero cuando se instaló el periodo de la Asamblea, Cobos aseguró que hicieron un trato con la mayoría de diputados, para conformar una coalición mayoritaria. Tenían a dos elegidos y a un tercero, Edgar Benito Revollo. Pero Whiler Cobos comenzó a hablar con todos los demás para controlar la mayoría en la Asamblea. Así – dijo Cobos —se sumaron a la coalición Ángel Villarreal, Jhony Villa Uparela, Jacir Farah, Carlos Fajardo Cardozo, Jesús Barrios y María Victoria Muskus. "Queríamos tener una sola voz en la Asamblea y así controlar al Gobernador", explicó. "Algunos dirán hoy que no se sentaron conmigo, pero se sentaron con mis hombres. Y debo decirle señor fiscal, que mis hombres no sólo me representaban para los vejámenes y abusos".
Conformada la coalición, buscaron que su mayoría eligiera contralor departamental. La congresista Muriel Benito Revollo propuso el nombre de Rafael González Guerrero, pero el senador sucreño, Álvaro, ‘El Gordo’ García, tenía otro candidato y la mayoría le respondía a él.  "Entonces de dimos a ‘El Gordo’ de su propia medicina: concentramos a los diputados de la coalición en una reunión en el apartamento de ‘Cadena’ antes de la reunión de la Asamblea, de manera que sólo salieran a votar", dijo Cobos. "Esa reunión fue comprometiendo burocracia y se hizo un pacto con los de la coalición mayoritaria. González salió elegido".
Como tenían doce alcaldías, Cobos aseguró que las autodefensas fueron determinantes en la elección del gobernador Jorge Anaya Hernández. "Yo impartí el aval para que fuera el candidato –dice ‘Vecino’— pero inicialmente quería apoyar al otro candidato, Edgar Martínez, que había sido el primer gobernador por elección popular. Pero como todo estaba acordado, no quise romper la armonía y me incliné por Anaya Hernández quien resultó elegido. Para su elección hubo acuerdos previos. Una de las reuniones fue en Rincón del Mar, en la cabaña del alcalde de San Onofre, Luis Soleimán.
Para entonces los dirigentes políticos de los pueblos comenzaron a darse cuenta que era mejor para ellos hacer acuerdos o aliarse con los del camuflado, que con los jefes políticos tradicionales. Eso produjo los hechos más delicados y yo me hice el de la vista gorda porque andaba concentrado en el proceso de paz y dejé el departamento en manos de ‘Cadena’ y de Whiler Cobo".
De ahí que, concluye ‘Vecino’, la burocracia departamental quedara en manos de ellos. "Por ejemplo, en la Secretaría de Educación departamental fue nombrado Oswaldo Ayala Bertel, cuñado de ´Cadena’; en la Lotería de la Sabana, fue nombrado Gerardo Guerra, amigo de Whiler Cobo;  y el asesor jurídico, Javier Buelvas, fueron algunos de los nombramientos que eran cuotas de algunos diputados, pero fueron acordados y compartidos con la organización", dijo.
Según Cobos, alias ‘Vecino’, en el gabinete municipal de Sincelejo nombraron a otros recomendados del grupo armado. Y dio como ejemplos, que en la dirección de tránsito municipal, nombraron a Leonardo Oliveros Mancilla como director en remplazo de Nicolás Sierra, que pasó a un cargo en la Universidad de Sucre, en representación del bloque; en la Secretaría de Hacienda, a Nelson Urzola; en la secretaría de Infraestructura a Octavio Jatib, actualmente es el gerente del Plan Departamental de Aguas; en el Inder a Cesar Cárdenas Almario, esa secretaría era de Edgar Benito Revollo y se la respetaron y en Carsucre a Carmen Velandia, esposa de Eduard Ayala Bertel, otro cuñado de ‘Cadena’.
Pero las relaciones entre ‘Cadena’ y sus aliados, los jefes políticos del bloque, Whiler Cobo y Humberto Frasser, comenzaron a deteriorarse. ‘Vecino’ sostuvo ante el fiscal que esto se debió a que las cuentas no cuadraban, pues el dinero no había entrado a la contabilidad del grupo sino en cuentas personales.
"Cuando eso pasó, ‘Cadena’ me invitó a un almuerzo a la finca ‘El palo de mango’", contó ‘Vecino’.
"Cadena tenía retenido al gerente de Coopsabanas, que era la cooperativa a través de la cual se manejaban todos los contratos con los municipios donde la organización tenía control. Cuando llegué a la finca, saludé y vi a Frasser por allá apartado, asustado. Cadena había llevado a un notario para quitarle la firma de la representación de Coopsabanas y había otras personas exponiendo el desfalco de la cooperativa. Ahí estaban ´Peluca’ y ‘El Moña’, que pueden confirmarlo. Cuando ‘Cadena’ me dijo lo que estaba ocurriendo, y que si Cobo y Frasser no le pagaban él los mataba, le dije que los problemas de plata se resolvían con dinero. Él pensaba matar a Humberto Frasser y a Whiler Cobo porque decía que esa plata no se iba a perder".
Cobos explicó que él le dijo a ‘Cadena’, que Frasser y Cobo se habían dejado seducir por los dirigentes políticos y habían convertido los recursos de los municipios en un festín del cual las autodefensas no se beneficiaron. "Cuadre su tema, le dije, pero el día de la desmovilización espero ver a Cobo y a Frasser", dijo ‘Vecino’. Pero no sucedió así. Cobo se fue para Barranquilla y lo mataron en 2005. Frasser, para Medellín y fue asesinado en agosto de 2006, fecha para la cual estaba trabajando con Edgar Fierro Flórez, alias ‘Don Antonio’. "Las propiedades y bienes que tenían se los recogieron", dijo ‘Vecino’.
Luego, ‘Vecino’, contó que una vez en San Pablo, en medio de la desmovilización, el ex gobernador de Bolívar Luis Daniel Vargas le presentó a alias ‘Piter’, Pedro López Redondo, el jefe político del Frente Canal del Dique. Le dijo que iba a ser la fórmula de Cámara de Vargas, quien iba a aspirar al Senado en las elecciones de marzo de 2006. "Le dije a Piter: ‘Vea mijo, desmovilícese primero y después hablamos de política´", dijo Cobos.
Alias ‘Diego Vecino’ terminó su audiencia con esta conclusión: "Fue tanta la penetración de la organización en la vida cotidiana de Sucre, señor fiscal, que llegamos a pensar que podíamos, incluso a través de un hecho repudiable, adentrarnos más en las relaciones con la dirigencia política. Fuimos ciegos o nos hicimos los ciegos. Pero la sociedad y sus dirigentes no tuvieron el coraje y la responsabilidad para reprochar nuestras actuaciones; se postraron, los mandatarios se doblegaron por conveniencia, temor o cobardía, cuando su deber era denunciar y repudiar los hechos que estaban ocurriendo".
29 de junio de 2011
28 de junio de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres