Blogia
mQh

paramilitares y la brigada 17


La Fiscalía contó cómo fueron las relaciones entre la Brigada 17 del Ejército y los paramilitares en el Urabá. El general (r) Rito Alejo del Río fue clave, dijeron los exjefes paramilitares.
Colombia. "El general Rito Alejo era mi amigo. Lo admiraba mucho. Era un hombre que odiaba a la guerrilla. Nos reunimos varias veces con él para coordinar las operaciones", dijo Raúl Emilio Hasbún alias ‘Pedro Bonito’, exjefe paramilitar del Frente Arlex Hurtado del Bloque Bananero en una versión libre en la que relató la manera en la que el militar ayudó en la conformación de grupos paramilitares en Urabá.
Este testimonio fue una de las pruebas que presentó la Fiscalía ante los magistrados de Justicia y Paz, durante el control de legalidad contra Hebert Veloza alias ‘H.H.’, exjefe paramilitar del Bloque Bananero, en la que documentó los nexos entre los paramilitares del Urabá y los militares.
Según explicó la Fiscalía, las masacres, asesinatos y desplazamientos que cometieron los paramilitares entre 1996 y 2004 en el Urabá cordobés, antioqueño y chocoano fueron en complicidad principalmente con la Brigada 17 del Ejército, así como con la miembros de la Policía y agentes de los organismos de seguridad especializados Das, Sijin y Dijin.
"Los paramilitares coordinaron cuatro formas de apoyo con los militares: despejar áreas, retardar el ingreso de las fuerzas armadas a determinadas zonas, despejar vías para el movimiento de la tropa y acompañar las operaciones. De las 22 masacres que ha confesado el Bloque Bananero, podemos decir que en 50% de ellas estuvieron relacionadas con la participación de militares", dijo la Fiscalía en los Tribunales de Cundinamarca.
En una versión libre realizada el 29 de octubre de 2007, alias ‘H.H’ dijo que cuando llegó al Urabá en 1995 los contactos con la fuerza pública eran realizados por Carlos Mauricio García alias ‘Doble Cero’, un exlancero del Ejército que se unió a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Accu, y después pasó a comandar el Bloque Metro en Medellín y en el oriente y nordeste de Antioquia.
Después de que los paramilitares incursionaron el Urabá y se organizaron por grupos para delinquir en la región, los contactos fueron realizados por Raúl Emilio Hasbún alias ‘Pedro Bonito’ y por Freddy Rendón Herrera alias ‘El Alemán’. Los municipios de Turbo, Apartadó, Chigorodó y Mutatá, del Eje Bananero en el Urabá antioqueño, eran de injerencia del Bloque Bananero a cargo de alias ‘H.H.’ como jefe del Frente Turbo, y de alias ‘Pedro Bonito’ como jefe del Frente Arlex Hurtado. Alias ‘El Alemán’ tenía presencia en Vigía del Fuerte y Murindó, en el Urabá chocoano, con el Bloque Élmer Cárdenas.
En una versión libre conjunta realizada el 3 de junio de 2010, alias ‘Pedro Bonito’ y ‘El Alemán’ contaron cómo realizaban las coordinaciones con la fuerza pública. "Con ‘Doble Cero’ comenzamos a hacer operaciones conjuntas en el Atrato. Hasbún y su segundo, Carlos Vásquez alias ‘Cepillo’, coordinaban todo con el Ejército y la Policía del área", dijo alias ‘El Alemán’.
Alias ‘Pedro Bonito’ ratificó lo contado por el jefe del Bloque Élmer Cárdenas. "En esos contactos también participó Carlos Cardona alias ‘Maicol’. Y no solo era con lo generales sino con todo el personal de inteligencia de las brigadas. Tenía contacto permanente con ellos. Hubo oportunidades en que cuando nombraban nuevos generales y coroneles para la zona no era necesario ir a contactarlos, ellos ya venían referenciados", contó  alias ‘Pedro Bonito’.

"Mi General Rito"
La confianza con que el exjefe paramilitar del Frente Arlex Hurtado se refiere al general (r) Rito Alejo del Río se explica en que alias ‘Pedro Bonito’ lo consideraba su amigo. "Varias coordinaciones se hicieron con mi general. Algunas de esas reuniones se hicieron dentro de la brigada, donde estaba la casa de general", contó el exjefe paramilitar. Del Río fue comandante de la Brigada 17, con sede en Carepa, entre 1995 y 1997. En la actualidad afronta un juicio por el asesinato del campesino Marino López Mena, ocurrido el 27 de febrero de 1997 en Chocó.
Alias ‘El Alemán’ recordó la reunión realizada con el general. "Estuvimos en la casa del general para que nos diera vía libre para tomarnos Río Sucio el 20 de diciembre de 1996. Él nos dio el aval y les dio órdenes a los coroneles de inteligencia de los batallones. Luego nos fuimos con Hasbún a Quibdó para cuadrar con la Policía. El 9 de enero de 1997 la guerrilla se quiso tomar Río Sucio y el puesto de policía. Luego, coordinamos con Rito Alejo la Operación Génesis para llevar guías y sacar a la guerrilla del sector", dijo el exjefe paramilitar del Bloque Élmer Cárdenas.
Según contó en versión libre alias ‘El Alemán’, la Operación Génesis fue un operativo ideado por el Ejército para combatir al Frente 57 de las Farc en los caños Salaquí, Cacarica y Truandó, en Chocó. Para la incursión, dijo el exjeparamilitar, el Ejército contó con el apoyo de 12 paramilitares y después de intensos bombardeos contra supuestas ubicaciones de la guerrilla, afectó a por lo menos 4.000 personas de una población afrodescendiente que salió desplazada de la zona. La Operación fue realizada el 24 al 27 de febrero de 1997.
Casi al mismo tiempo, los paramilitares fraguaron una incursión que luego llamaron Operación Cacarica y que en versión libre fue contada por Jhon Jairo Rentería Zúñiga alias ‘Betún’. "Esa operación se realizó en el Chocó  y fue cuando murió Élmer Cárdenas (nombre que asumió el bloque de alias ‘El Alemán’). Se coordinó con el general Rito Alejo del Río, y participaron de 200 a 250 hombres de la Casa Castaño y del Bloque Bananero. Eso fue el 16 de diciembre de 1997 y la idea era llegar a la zona donde estaba la guerrilla. Ese día interrogaron a un niño de 12 años, luego mataron a cinco hombres señalados de ser guerrilleros y se llevaron 400 reses", dijo alias ‘Betún’.
En versiones libres, alias ‘Pedro Bonito’ recordó otras incursiones en las que contaron con apoyo de la fuerza pública. "En abril de 1996 hicimos una incursión a un caserío o corregimiento llamado Nuevo Oriente. Ingresamos a las tres o cuatro de mañana y estuvimos hasta horas de la tarde. Eso se coordinó  con tropas del Ejército de los Batallones Voltígeros y Francisco de Paula Vélez, adscritos a la Brigada 17", dijo el exjefe paramilitar del Frente Arlex Hurtado.
Otros de los ‘operativos’ documentados fueron la incursión a Murindó, en Chocó, el 22 de mayo de 1998. Ese día los paramilitares reunieron a 120 hombres de la Casa Castaño y del Bloque Bananero para realizar un combate de 14 días en los que alias ‘Pedro Bonito’ intervino desde un helicóptero para impedir la dispersión de la tropa.
A partir de 2001, los paramilitares del Urabá también realizaron incursiones conjuntas con Héroes de Tolová, el grupo paramilitar de Diego Fernando Murillo alias ‘Don Berna’. En versión libre, Moisés Enrique Hernández alias ‘Pito’ dijo que en abril de 2001 por lo menos 150 paramilitares incursionaron San José de Apartadó. "Fue con patrulleros de Héroes de Tolová, el Bloque Bananero y la Casa Castaño", dijo alias ‘Pito’.
Según lo documentó la Fiscalía, Adrián José Cano alias ‘Melaza’, entonces patrullero del Bloque Bananero, fue guía de los militares. "Alias ‘Melaza’ fue prestado por el Bloque para ser guía del Ejército. Fue quien llevó a patrullero de un batallón a incursionar Nueva Antioquia, donde supuestamente había un campamento guerrillero", dijo la Fiscalía.
Otro de los guías de la Brigada 17 fue Elkin Casarrubia Posada alias ‘El Cura’, un exguerrillero del Eln que se unió a las Accu de los hermanos Castaño. "El Batallón Vélez necesitaba 10 paramilitares que los guiara a una incursión en la vía sobre la vereda La Arenera y el corregimiento de Currulao (en Turbo, Antioquia). Llegamos a las cuatro de la tarde y los combates duraron hasta la medianoche. Como nos habían atacado, contamos con apoyo aéreo, un avión fantasma que ‘rafagueó’ toda la cordillera donde estaba la guerrilla", contó ‘El Cura’ en versión libre.

Los ‘Falsos Positivos’
Según la Fiscalía, la cercanía entre paramilitares y militares era tal que compartían las redes de comunicación, las repetidoras y la tropa. En su alianza, también asesinaron a campesinos inocentes, los disfrazaron con prendas militares y se los entregaron a la Brigada 17 para que el Ejército mostrara resultados en su supuesta lucha contra las autodefensas. Este delito es tipificado en la Ley como ejecución extrajudicial, más conocido popularmente como ‘falsos positivos’.
Fue el caso de dos jóvenes que fueron abordados por alias ‘Máquina’, un reclutador del Bloque Bananero. El paramilitar les ofreció trabajo en San Pedro de Urabá y los campesinos accedieron. En el camino, les dijeron que hacían parte de las autodefensas y los hicieron vestir con prendas militares y portar fusil. Luego, los asesinaron y dejaron sus cuerpos en El Limón, corregimiento de Turbo, donde fueron entregados al Batallón Vélez.
"Este fue un caso de ‘positivo’ para un coronel que quería mostrar que combatía a las autodefensas", dijo alias ‘H.H.’ en una versión libre.
Sobre las coordinaciones y reuniones con el general (r) Rito Alejo del Río, alias ‘Pedro Bonito’ aseguró en otra audiencia que lo hacía de forma pública. "Yo no me escondía para ese tipo de relaciones. Yo fui orgulloso de pertenecer a la organización. Era una necesidad por la falta de operación del Estado. Éramos bien vistos, yo me consideraba un héroe y por eso no me escondía para entrar al Batallón", respondió el exjefe paramilitar.
La audiencia de control de legalidad contra alias ‘H.H.’ continuará hasta mediados de julio de 2011 en los Tribunales de Cundinamarca.
7 de julio de 2011
6 de julio de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres