Blogia
mQh

murió edmund carpenter


Arqueólogo y antropólogo. Escribió con su colega Marshall McLuhan y es autor de varias etnografías sobre los esquimales.
[William Grimes] Murió el 1 de julio en Southampton, Nueva York, el arqueólogo y antropólogo que, impaciente con los límites tradicionales entre las disciplinas, hizo un pionero trabajo en el cine antropológico y en la etnomusicología y, con su amigo Marshall McLuhan, sentó los fundamentos de los modernos estudios de los medios. Tenía 88 años.
Su muerte fue confirmada por su esposa, Adelaide de Menil.
Carpenter, discípulo del antropólogo francés Frank Speck, empezó excavando en sitios indios prehistóricos en el Nordeste, pero pronto mostró signos de una inquietud intelectual que marcaría toda su carrera.
En una época en que pocos antropólogos mostraban interés en el Ártico y sus pueblos, él se embarcó en una serie de expediciones entre los aivilik y publicó varios libros sobre los inuit: ‘Time/Space Concepts of the Aivilik’ (1955), ‘Anerca’ (1959) y ‘Eskimo’ (1959), republicado bajo el título de ‘Eskimo Realities’ en 1973.
Su interés en el lenguaje y la cultura lo llevó a una fructífera colaboración con McLuhan cuando ambos enseñaban en la Universidad de Toronto en los años cincuenta. Juntos organizaron el influyente Seminario sobre Cultura y Comunicación para discutir el papel de la radio, televisión, cine e imprenta en la transformación de las relaciones humanas.
Carpenter tomó la delantera con la publicación de Explorations, la revista interdisciplinaria que surgió del seminario; publicaba a escritores como la antropóloga Dorothy Lee y el crítico literario Northrop Frye.
En 1969, él y su esposa, De Menil, una fotógrafo con la que se casaría más tarde y miembro de la familia que fundó la Menil Collection en Houston, viajaron a Papúa Nueva Guinea para observar los efectos de las comunicaciones modernas sobre los pueblos tribales. Invitado por el gobierno australiano, aceptó la posición de profesor investigador en la Universidad de Papúa Nueva Guinea porque ofrecía "una oportunidad sin paralelo para entrar y salir de diez mil años de historia, observando, probando, explorando", escribió en ‘Oh, What a Blow That Phantom Gave Me!’ (1972), su libro mejor conocido. "Yo quería observar, por ejemplo, lo que ocurre cuando una persona, por primera vez, se ve a sí misma en un espejo, en una fotografía, en una película, cuando oye su voz, ve su nombre."
Era profundamente escéptico sobre las pretensiones científicas de imparcialidad y le preocupaban los efectos destructivos de la vida moderna sobre los pueblos tribales. Aunque continuó enseñando antropología y apoyó a numerosos cineastas etnográficos a través de la Rock Foundation, una organización benéfica fundada por su esposa, se apartó de la profesión.
Enseñó intermitentemente en Estados Unidos y pasó ocho años en el Museo de Etnología de Basilea publicando los escritos del historiador de arte Carl Schuster, que fueron publicados en doce tomos, tales como ‘Social Symbolism in Ancient and Tribal Art: A Record of Tradition and Continuity’ a fines de los años ochenta, y ‘Patterns That Connect: Social Symbolism in Ancient & Tribal Art,’ en un tomo.

Edmund Snow Carpenter, conocido como Ted, nació el 2 de septiembre de 1922 en Rochester. De niño excavaba a la búsqueda de artefactos en la casa de verano de la familia en el Lago Gull, Michigan. A los trece conoció a Arthur C. Parker, antropólogo de Seneca y director del Rochester Museum and Science Center, que lo invitó a participar en excavaciones en sitios iroqueses prehistóricos en el Alto Valle Allegheny.
Se inscribió en la Universidad de Pensilvania en 1940 para estudiar con Speck, pero se enroló en los Marines pocos meses después de Pearl Harbor. Participó en operaciones de combate en Nueva Guinea, las Islas Solomon, las Islas Marianas, e Iwo Jima. Tras el fin de la guerra, fue asignado a vigilar a cientos de prisioneros japoneses, a los que puso a trabajar en una excavación arqueológica en la Bahía de Tumin, Guam.
Tras su licenciamiento de los Marines en 1946, con el rango de capitán, volvió a la Universidad de Pensilvania. Se doctoró en 1950. Su tesis giró sobre prehistoria en el Nordeste.
En la Universidad de Toronto, donde empezó a enseñar en 1948, le cautivó lo que llamó más tarde "el mundo espiritual no sensorial de los medios electrónicos."
Sus colaboraciones con McLuhan incluyeron numerosos artículos a dos manos y la antología ‘Explorations in Communication’ (1960). El artículo ‘Fashion Is Language,’ que apareció bajo el nombre de McLuhan en un número especial sobre McLuhan del Harper’s Bazaar en 1968, fue en realidad escrito por Carpenter después de que McLuhan ingresara al hospital para una cirugía cerebral. Fue publicado como libro en 1970, con el nombre de Carpenter, bajo el título ‘They Became What They Beheld.’
Carpenter estuvo profundamente involucrado en ‘La comprensión de los medios como extensiones del hombre’ [Understanding Media,] el libro que convirtió a McLuhan en una celebridad intelectual. Comenzó como una colaboración, pero Carpenter empezó a retirarse poco a poco y el libro fue publicado bajo el nombre de McLuhan. "Admiraba la inteligencia y el estilo de Marshall, pero simplemente no era yo," escribió Carpenter a los antropólogos Harald E. L. Prins y John Bishop en 2002. El texto publicado fue un híbrido. "La versión final de ‘La comprensión de los medios’ combinaba nuestras dos contribuciones", escribió en un ensayo de 2001. "Esto explica en parte el tono desigual."
Carpenter, que había dirigido programas innovadores sobre arte tribal en la radio y televisión canadienses, encontró una recepción más amplia para el cine en el San Fernando Valley State College (ahora la California State University, Northridge), universidad a la que fue invitado para iniciar un programa conjunto experimental de antropología y arte, con especial énfasis en el cine antropológico. Con la folclorista Bess Lomax Hawes y otros, filmó la banda Georgia Sea Island Singers, que presentaba canciones y bailes gullah tradicionales.
Después de volver de Papúa Nueva Guinea, Carpenter enseñó en la New School for Social Research en Manhattan, Adelphi University en Long Island y en el Center for Visual Anthropology, de Harvard.
Carpenter vivía en Manhattan y Sag Harbor, Nueva York. Además de su tercera esposa, Adelaide, conocida como Addie, le sobreviven tres hijos: Stephen, de Columbia Station, Ohio; Rhys, de Pittsboro, Carolina del Norte; e Ian, de Astoria, Queens, y una hermana, Barbara Grace, de Rochester.
Carpenter ayudó a organizar dos exposiciones ahora en la Menil Collection: ‘Upside Down: Arctic Realities,’ una exhibición de arte ártico antiguo, y ‘The Whole World Was Watching: Civil Rights Era Photographs From Edmund Carpenter and Adelaide de Menil.’
20 de julio de 2011
7 de julio de 2011
©new york times

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres