Blogia
mQh

habla abogado de presidente correa


BBC Mundo conversó con el Dr. Alembert Vera, quien representó al presidente Rafael Correa en la demanda por injurias en contra del diario El Universo.
Ecuador. La publicación de una columna de opinión en la que se acusaba al presidente ecuatoriano Rafael Correa de crímenes de lesa humanidad y de haber ordenado disparar contra civiles indefensos se saldó con penas de cárcel y millonarias multas para el diario El Universo, tres de sus directivos y el autor de la columna.
BBC Mundo conversó sobre el caso con el Dr. Alambert Vera Rivera, jefe del equipo legal que representó al presidente Rafael Correa.

El presidente Correa celebró el fallo como un hito, como un hecho histórico. Pero otros medios ecuatorianos piensan que sienta un referente peligroso en materia de libertad de expresión...
Hay que comprender que en Ecuador desde hace muchos años ha existido y efectivamente existió un poder de facto que eran los medios de comunicación, que estaban acostumbrados a tener contratos con el Estado, eran un poder de facto económico que manejaban grandes contratos con el Estado, y al este gobierno suprimir ese tipo de contratos empezó un ataque mediático.

¿Pero no está respondiendo el gobierno a un ataque con otro ataque, en lugar de crear las condiciones para un ejercicio más responsable de la libertad de expresión?
No, en lo absoluto, porque el tema aquí es que el día 6 de febrero del 2011 se publicó un artículo en el que se acusa al economista Correa de haber ordenado asesinatos, de haber ordenado abrir fuego en contra de un hospital lleno de civiles, de haber ordenado abrir fuego en contra gente inocente, y finalmente se acusa al economista Correa de haber cometido delitos de lesa humanidad. Es decir no estamos hablando de expresiones respecto al ejercicio de su cargo, acusaciones de corrupción o delitos de envergadura menor, se está hablando de que se hizo una imputación de delitos de lesa humanidad, de que él ordenó asesinar.

Pero incluso si se asume que había que rectificar, que el artículo contenía calumnias injuriosas, ¿no le parece que la sentencia es excesiva? US$40 millones son mucho dinero…
La cuantificación de daños obedece en este caso, como en la inmensa mayoría de delitos contra el honor, obedece a la calidad de la injuria. En este caso hay que recordar, y tal vez no se ha difundido a nivel internacional, es que la calumnia, la acusación que se le hace al economista Correa es muy seria y refiere a un tema sumamente delicado… Y a nivel internacional tampoco se conoce que este artículo era parte de un ataque mediático ya desde hace varios años. En el proceso hemos entregado más de 250 escrituras públicas con artículos íntegros ante notario público que tenían un contenido injurioso, noticias falsas, editoriales centrales del propio diario, artículos de otros columnistas, etc., que demuestran se trataba de un ataque dirigido. No era un acto aislado.

¿Y no se podían haber considerado otros mecanismos, una rectificación? Porque la cifra de la demanda (US$80 millones) parece calculada para acabar económicamente con un diario.
No, bajo ninguna circunstancia. También se ha probado en el proceso una capacidad plena de pago. Y otras modalidades de solucionar este percance existieron de nuestra parte. El mismo que el economista Correa llegó a reconocer su querella públicamente él dijo: "si los señores del diario rectifican su error esta querella se acaba". Durante los seis meses que ha durado esto en reiteradas ocasiones ha dicho "rectifiquen, y una vez que ustedes rectifiquen, que digan que yo no cometí ningún delito, que yo no ordené el asesinato de nadie, acabamos este proceso".

Pero el señor Nicolás Pérez, de El Universo, me dijo que si bien se dieron declaraciones públicas del presidente Correa en este sentido, ellos nunca recibieron una propuesta formal. Y que sí hicieron una propuesta de conciliación cuando correspondía, que era durante la audiencia…
Eso es también es falso. Yo estuve en la audiencia, yo practiqué esa audiencia de juzgamiento, y eso es falso. La carta que ellos presentaron, supuestamente para conciliar, en primer lugar tenía dos mentiras grandes. Decían que lo hacían para precautelar el trabajo de las personas que trabajan en el medio. Eso es falso, nuestra legislación es extremadamente garantista con los derechos laborales de los trabajadores. Las últimas personas que van a ser perjudicadas en el caso de que se llegue a ejecutoriar esa sentencia, porque faltan muchas instancias, van a ser los trabajadores. Y esa supuesta carta de rectificación también decía que ellos no habían cometido ningún delito, que ellos no habían dicho nada, que todo era obra de Emilio Palacio y que era un invento del economista Correa, y que ellos lo que ofrecían, si él quería, era hacer una carta en las condiciones que él quiera y que ellos le hacían el favor de publicarla. Eso no puede ser considerada una rectificación seria, no muestra ánimo de conciliación.

¿Y por qué eligieron el fuero penal y no el civil?
Porque que la magnitud de la acusación era terrible. Y porque en el Ecuador vivimos durante muchos años supeditados a ese tipo de poderes fácticos. El 30 de septiembre fue un tema muy sensible para la historia del Ecuador, hubo una confrontación terrible entre las fuerzas públicas y la magnitud de las acusaciones merecía un reproche penal.

Pero, ¿en realidad no cree que esto pueda impactar negativamente la libertad de expresión? Si cualquier persona puede demandar a los medios por la vía penal por injurias y calumnias, y buscar indemnizaciones millonarias, ¿no podría eso convertirse en un mecanismo para disuadir a la prensa de denunciar intereses poderosos?
Bajo ninguna circunstancia, por dos situaciones. Lo primero es que las acusaciones vertidas no son en el ejercicio del cargo… Y la supuesta opinión no tiene nada que ver con una investigación seria ni mucho menos. Y sienta un buen precedente porque por primera vez en el Ecuador se consigue equiparar nuestra legislación a la Convención Interamericana de Derechos Humanos, porque por primera vez va a existir la responsabilidad ulterior. Aquí nunca ha existido, aquí siempre que lo medios han cometidos excesos en contra de los ciudadanos no había una voz, una forma de rectificar…
Y también hay que decirlo: el único medio que ha sido demandado de todos los grandes grupos de medios que existen en el Ecuador, el único ha sido El Universo. No es un ataque en contra de la libertad de expresión, ni de la libertad de prensa. Es una demanda que se presentó en contra de unas personas que cometieron un delito, y que se han adjudicado el nombre de la prensa.

¿Y se puede equiparar la responsabilidad de la persona que emite una opinión con la del medio que le da la oportunidad de publicarla?
Dada las circunstancias, en este caso en específico, sí. Nuestro código penal, como el código español y otros códigos europeos, establece el principio de la cooperación necesaria, que en Ecuador se llama autoridad coadyuvante. En el caso de El Universo, quien escribe el artículo es el señor Emilio Palacios, pero quien facilita la única posibilidad de cometer el delito es el diario El Universo. E insisto, no es un acto aislado, si bien el delito se configura y se consuma con el artículo "No a las mentiras", está demostrado en todo el proceso que se trató de un ataque sistemático…
Es muy difícil que se den las circunstancias que se dieron en el caso del diario El Universo en otros medios. Porque en Ecuador sí existe prensa responsable, si existe prensa que hace bien su trabajo, que critica, que se opone… Pero nunca en la historia del Ecuador ha existido un despliegue de medios tan grande (como el de El Universo) para atacar a un presidente, a una persona… Y desde ahora si usted injuria o calumnia, si excede los límites de la tolerancia, ya hay un precedente de que puede ser condenado.
23 de julio de 2011
21 de julio de 2011
©semana

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres