Blogia
mQh

hubo un plan sistemático


La diputada nacional Victoria Donda, quien recuperó su identidad en 2004, señaló que "nadie puede vivir sin saber de dónde viene" al declarar como testigo en el juicio oral por el plan sistemático de robo de bebés durante la dictadura militar. Donda sostuvo que el "gran afecto" que siente por sus apropiadores "no hace menos grave el delito que cometieron".
Argentina. En octubre de 2004, Donda fue notificada por el juez federal Norberto Oyarbide sobre los resultados del estudio realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos que habían verificado que era hija de José María Laureano Donda y María Hilda Pérez, secuestrada cuando estaba embarazada de cinco meses y llevada a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde su tío Afoldo Donda formaba parte de un grupo de tareas.
Durante su declaración ante el Tribunal Oral Federal 6 (TOF 6), en los tribunales federales de Comodoro Py, Donda fue consultada acerca de si tomó contacto con su tío, pero respondió que "a Adolfo Donda lo único que le preguntaría es donde están mi mamá y mi papá". Y agregó: "Donda estaba en la ESMA y sabía que su cuñada, embarazada, estaba cautiva".
La diputada resaltó que su tío debería ser otro de los enjuiciados por el robo sistemático de bebés. Donda recordó que durante su crianza también trató de "tío" al prefecto Héctor Fébres, que sería quien, cuando tenía pocos días de vida, la habría entregado a sus apropiadores, el ex oficial de la Prefectura Juan Antonio Azic y Ester Abregó, ya fallecida.
La testigo contó que luego de recuperar su identidad, Azic, su "padre de crianza" le pidió "perdón". Tras conocerse la verdad, el ex oficial intentó suicidarse, disparándose un tiro en la mandíbula.
Respecto de su familia biológica, Donda contó que conoció a su abuela materna, Leontina Puebla, "una de las primeras Madres de Plaza de Mayo", en 2006, en Toronto, Canadá, y aseguró que "la ayudó a reconstruir su pasado y aspectos relacionados con el secuestro de sus padres y el embarazo de su madre". "Cuando me abrazó sentí que era mi abuela; me hizo sopa de verduras los 15 días que estuve en Toronto", acotó la testigo, autora de libro ‘Mi nombre es Victoria’.
La diputada comentó que fueron las investigaciones realizadas por las organizaciones HIJOS y Madres de Plaza de Mayo las que la llevaron a sospechar sobre el vínculo con sus apropiadores a partir de las inquietudes provocadas por las "cosas raras" que iba encontrado: no haber renovado nunca su documento de identidad en un Registro Civil ni ver fotografías de su niñez.
Entre otras cosas, Donda explicó que a pesar de que en su partida de nacimiento fue anotada el 17 de septiembre de 1977, aún no sabe cuándo la fecha de su nacimiento. "¿Cuándo festeja su cumpleaños?", quiso saber la presidenta del TOF 6, María del Carmen Roqueta: "Tienen 365 días al año para hacerme regalos", ironizó la diputada.
Su testimonio ante el TOF 6 finalizó con la lectura del texto ‘Portadores de sueños’, de Gioconda Beli, tras el cual dijo estar "orgullosa" de sus desaparecidos padres biológicos, pero que sentía "vergüenza" por no haber buscado sus restos ni haberse hecho antes el análisis de ADN que confirmó su identidad.
En el juicio por el robo sistemático de bebés, además de Azic, están siendo juzgados los dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Benito Bignone; Jorge ‘El tigre’ Acosta, Santiago Omar Riveros, Rubén Franco y Antonio Vañek, y el médico Jorge Magnacco, a quien se imputa haber intervenido en los partos.
4 de agosto de 2011
3 de agosto de 2011
©página 12

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres