Blogia
mQh

juancho, pieza clave de los paras


Atanael Matajudíos Buitrago fue un suboficial del Ejército que entrenó a los paramilitares en el Tolima. Es el único desmovilizado de alto rango que puede ayudar a reconstruir lo que sucedió con los paramilitares en esta región del país.
Colombia. Cuando el Inpec halló muerto en su celda a Diego José Martínez Goyeneche alias ‘Daniel’, se dijo que gran parte de los crímenes cometidos por los paramilitares en el Tolima quedaron sepultados.
Hasta ese día, el 23 de junio de 2009, el ex jefe paramilitar del Bloque Tolima alcanzó a contar en Justicia y Paz algunos detalles de cómo delinquió ese grupo y qué alianzas tuvo con funcionarios públicos y políticos de la región. Alias ‘Daniel’, por ejemplo, no alcanzó a entregarle a la Fiscalía algunas propiedades que, estando preso, explotaban particulares.
Por eso, para la Fiscalía 56 de Justicia y Paz las confesiones de Atanael Matajudíos Buitrago alias ‘Juancho’ pueden ser la clave para la reconstrucción de lo que sucedió en el Tolima. Alias ‘Juancho’ fue segundo de ‘Daniel’ y jefe del Frente Norte ‘Carlos Cárdenas’, que delinquió en los municipios de Piedras, Murillo, Lérida, Ambalema, Venadillo, Alvarado, Santa Isabel y Líbano.
Durante la más reciente formulación de cargos, la Fiscalía reconstruyó ante el Tribunal de Justicia y Paz quién fue este jefe paramilitar y cómo delinquió a dos horas de la capital colombiana.

"Me Desilusioné del Ejército"
Alias ‘Juancho’ contó que si bien se crió en el suroccidente del Tolima, donde las Farc y el M-19 cometían asesinatos, secuestros y extorsiones, no ingresó a los paramilitares porque la guerrilla hubiera atropellado a su familia, sino por desilusión a fuerzas militares de las que hizo parte.
Atanael Matajudíos nació el 9 de agosto de 1971 en Ibagué, donde estudió la primaria y el bachillerato básico. Se graduó de un colegio comercial de Bogotá y a los 18 años ingresó a la Escuela de Suboficiales Sargento Inocencio Chincá, donde obtuvo el grado de cabo segundo.
En el Ejército pasó por los batallones Girardot, Contraguerrilla 29 Héroes del Alto del Llano, la Escuela de Logística, el Batallón Jaime Rooke, el Batallón Juanambú, la Escuela de Armas y Servicios de Bogotá y el Batallón de Servicios Francisco Antonio Zea. Cuando hacía el curso para sargento fue retirado por facultad discrecional, una herramienta que tienen las fuerzas armadas para retirar a sus integrantes sin justificación pública.
"Hasta el día que terminé fui un excelente suboficial. Me desilusioné de varias cosas, de algunos comandantes que no debían estar en la institución. Expresé eso y un teniente pidió mi retiro. Para nadie era un secreto que el Ejército había estado aliado con las autodefensas y por eso terminé relacionado con ellos", dijo el ex paramilitar ante los magistrados de Justicia y Paz.
Tras su salida, Matajudíos Buitrago fue contactado por los paramilitares del Bloque Tolima para que los entrenara. Fue bautizado con el alias de ‘Juancho’ y enviado a una escuela paramilitar ubicada en la Hacienda El Tabor, en el municipio de San Luis, en abril de 2002.

De Entrenador a Jefe
Según la reconstrucción que presentó la Fiscalía, la primera misión de alias ‘Juancho’ fue entrenar a 60 paramilitares que formarían un grupo de contraguerrilla. Lo hizo junto a Mauricio Arias Pérez alias ‘Mateo’ y José Alberto García alias ‘El Teniente’ en la Hacienda El Tabor. Todos alguna vez habían hecho parte de las fuerzas militares.
Aunque ante los tribunales dijo que su intención no era vincularse a las Auc, reconoció que lo hizo cuando ‘Daniel’ le propuso ser jefe de escuadra e incursionar el norte del Tolima. Desde la conformación del bloque, a finales de 1997, el grupo paramilitar delinquía en el sur, principalmente en Espinal, San Luis, Valle de San Juan, Ortega, Ataco, Chaparral, Prado, Purificación, Saldaña, Natagaima, Rovira y San Antonio. La Casa Castaño había ordenado la expansión de las Auc en toda la región y le ordenó a ‘Daniel’ comenzar nuevas incursiones.
Fue así como designó a alias ‘Juancho’ para llevar los primeros paramilitares al norte del departamento. En mayo de 2002 junto a José Alberto Sandoval Quiñónez alias ‘El Primo’, 17 paramilitares pasaron primero por el río Totare y luego se instalaron en los municipios de Alvarado y Piedras. "El Bloque Tolima negoció territorios con las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, Acmm, que tenían presencia en esta zona. Es cuando el Frente Omar Isaza, Foi, cede en el norte del Tolima", leyó la Fiscalía durante la audiencia.
El Foi fue uno de los cinco frentes de las Acmm de Ramón Isaza alias ‘El Viejo’ y estuvo a cargo de Wálter Ochoa Guisao alias ‘El Gurre’, que delinquió además de Caldas, Antioquia y Cundinamarca, en varios municipios del Tolima. "El 25 de julio de 2002 el Foi entregó parte de la zona norte a alias ‘Juancho’, que además de Alvarado y Piedras tuvo injerencia en Venadillo, Santa Isabel, Lérida, Líbano, Murillo y Ambalema", explicó la Fiscalía. El Foi siguió delinquiendo en Mariquita, Honda, Armero, Guayabal, Fresno, Falan, Palocabildo, Herbeo, Casabianca y Villa Hermosa.
Con 350 paramilitares en todo el territorio, en 2003 alias ‘Daniel’ ordenó el bautizo de los dos grupos que delinquieron en el territorio: El Frente Norte a cargo de alias ‘Juancho’ y el Frente Sur a cargo de Floriberto Amado Celis alias ‘30-30’. "Desde entonces, alias ‘Juancho’ cumplió dos funciones.
‘Daniel’ lo nombró jefe del Frente Norte y segundo del Bloque Tolima", dijo la Fiscalía. Durante las versiones libres, alias ‘Juancho’ ha confesado 72 crímenes, de los cuales 40 están siendo formulados ante los Tribunales. Uno de ellos fue el de un joven de 33 años, ocurrido en noviembre de 2002, señalado de ser un presunto guerrillero. "La víctima murió por impactos de bala y fue arrojado a una fosa en el municipio de Venadillo. Por orden de alias ‘Daniel’ y ‘Juancho’, un grupo de paramilitares citó al joven en una finca y luego asesinó", leyó la Fiscalía.
Lo mismo sucedió en julio de 2003, cuando un señor de 45 años fue asesinado después de que los paramilitares lo señalaran de colaborar con la guerrilla. "El señor conducía un bus y fue contratado por Óscar Oviedo Ramírez alias ‘Fabián’ para transportar unos marranos desde Santa Teresa hasta Las Delicias. Cuando iba de regreso, los paramilitares lo interceptaron y asesinaron delante de su esposa e hijos. A la víctima la señalaron de cuidarle un ganado a la guerrilla", indicó la Fiscalía.
Durante la audiencia, los abogados de las familias reiteraron que las víctimas eran inocentes y pidieron que sus nombres quedaran en limpio.
Según la reconstrucción de la Fiscalía, alias ‘Juancho’ se retiró del bloque paramilitar el 24 de diciembre de 2004. Antes de la desmovilización, alias ‘Daniel’ lo contactó de nuevo para que le ayudara durante el proceso de desmovilización.
Entre agosto y octubre de 2005 alias ‘Juancho’ concentró a los paramilitares en varios municipios del norte del departamento. Primero lo hizo en Piedras y luego en la Hacienda Tau-Tau, en Ambalema, donde el 22 de octubre 207 de ellos se desmovilizaron.
Durante la formulación de cargos, el exjefe del Frente Norte les dijo a los magistrados de Justicia y Paz que está dispuesto a seguir contando y entregando todos los bienes que no alcanzó a confesar su exjefe alias ‘Daniel’. "Él tenía toda la intención de hacerlo. Pero no imaginamos que fuera a morir de esa forma. Yo ya notifiqué a la Fiscalía de unas discotecas que había en Girardot y Melgar. Estos bienes deben ser para reparar a las víctimas", dijo alias ‘Juancho’.
Aclarando que no está justificando los crímenes que cometió, durante la audiencia alias ‘Juancho’ dijo que en el paramilitarismo hay dos responsables. "El Estado como autor intelectual y nosotros como el autor material. Las autodefensas fueron creadas por el Estado mediante resolución en 1965 para defenderse de la subversión. Cuando vieron que eso se les había salido de las manos, entonces eliminaron las autodefensas en el papel. Pero las autodefensas siguieron en la ilegalidad y luego aparecieron las nuevas generaciones: las Accu y luego las Auc", dijo el ex paramilitar.
La Fiscalía de Justicia y Paz aseguró que los crímenes cometidos por alias ‘Juancho’ fueron sistemáticos. "Además estigmatizó y victimizó a toda la población del norte del Tolima, señalándola de colaborar con la guerrilla", señaló el organismo investigador.
Según datos de la Unidad de Justicia y Paz, de los 350 paramilitares que integraron el bloque, 48 ingresaron al grupo armado ilegal siendo menores de edad. Del total, 207 se desmovilizaron, 169 están presos y 55 están confesados sus crímenes en versiones libres.
11 de agosto de 2011
9 de agosto de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres