Blogia
mQh

día del desaparecido


Aministía Internacional indicó que en los últimos 30 años se registran cerca de 50 mil desapariciones forzadas en todo el mundo y puso el ejemplo de esa práctica durante la dictadura de Augusto Pinochet.
Chile. En muchos países del mundo hacer "desaparecer" a personas es una práctica "corriente" por parte de gobiernos y fuerzas de seguridad, según aseguró a Efe el asesor especial de Amnistía Internacional (AI) Javier Zúñiga, que, entre otros caso, recordó esta práctica durante la dictadura de Augusto Pinochet en Chile.
"Alguien es detenido para ser interrogado y torturado. Posteriormente lo asesinan y hacen desaparecer el cuerpo. Las autoridades nunca reconocen la detención y la persona pasa a ser una entidad casi irreal. A los familiares se les pide en primer lugar que demuestren que existe", relató Zúñiga, de nacionalidad mexicana.
Según los datos de la ONU, en las últimas tres décadas se han registrado más de 50.000 desapariciones forzadas en todo el mundo, una situación que trata de subrayar el Día Internacional de los Desaparecidos, que se conmemora este martes.
Es una práctica que puede describirse como el "crimen perfecto", dado que habitualmente no hay pruebas ni cuerpo ni delito ni, en la mayoría de los casos, investigación por parte de las autoridades.
"Si el desaparecido es un hombre, a la esposa le dicen que se fue con otra mujer o simplemente que no existe ningún documento que pruebe que fue detenido por las autoridades", apuntó Zúñiga en su entrevista con Efe.
Sin embargo, "los gobiernos tienen que entender que el problema no puede barrerse debajo de la alfombra", sostiene Zúñiga, "porque las familias van a permanecer hasta el fin de sus días buscándolos".
"Los hermanos, los hijos, hasta las abuelas, recorren un ’vía crucis’ por muchos lugares de detención, hacen innumerables gestiones y, al final, recurren a instancias internacionales", describe el asesor especial de AI.
En América Latina, las desapariciones no concluyeron con el fin de las dictaduras militares de finales del siglo XX, sino que continúan existiendo en la actualidad.
"México no sólo tiene las desapariciones históricas de los años 70 sino que, desgraciadamente, a raíz de la actual lucha armada contra el crimen organizado, hemos constatado un recrudecimiento de las desapariciones forzadas", indicó el experto de Amnistía Internacional.
En este país norteamericano se da la circunstancia de que parte de la población parece aprobar esas acciones, dado que los "desaparecidos" son presuntos criminales, un comportamiento que Zúñiga explica a partir de las políticas de comunicación de los gobiernos.
"Esa tolerancia no se ha dado sólo en México. Durante las dictaduras de Chile, Argentina y Uruguay, el Gobierno tenía una maquinaria de propaganda que describía a los desaparecidos como gente nociva que quería destruir la sociedad. Así que la población pensaba que estaba bien que los detuvieran, para evitar un daño mayor", afirmó Zúñiga.
La solución reside, según el asesor especial de AI, en lograr anular la "permisividad" con las desapariciones por parte de las altas esferas de los estados que, en general, no son las que ordenan los secuestros en primera instancia, asegura el experto.
"Si empiezan a llegar casos en los cuales todo hace pensar que son las fuerzas de seguridad las que están haciendo desaparecer a personas, se deben tomar medidas de inmediato, como apartar a las unidades implicadas e iniciar investigaciones independientes", afirmó Zúñiga.
29 de agosto de 2011
©la nación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres