Blogia
mQh

murió cliff robertson


Actor. Fue John F. Kennedy en la película ‘PT-109’.
El presidente John F. Kennedy tuvo sólo una crítica cuando vio fotos del actor que debía representarlo en un largometraje ambientado en la Segunda Guerra Mundial.
Era el año 1963 y el actor Cliff Robertson se veía convincente en su traje para ‘El patrullero PT-109’ [PT-109], la primera película en incluir como personaje a un presidente en ejercicio. Kennedy había preferido a Robertson para el papel, pero había un detalle que molestaba.
Robertson se peinaba el pelo hacia el otro lado.
Diligentemente, el actor se acostumbró a peinarse hacia la izquierda y cosechó elogios por un papel del que se sentiría orgulloso toda la vida.
Robertson, que ganaría un Oscar por su retrato de un minusválido psíquico en ‘Charly’, murió por causas naturales el sábado en la tarde en Stony Brook, un día después de celebrar sus 88 años -de acuerdo a Evelyn Christel, su secretaria durante 53 años.
Robertson nunca llegó a figurar entre los actores principales más importantes, pero fue un actor popular desde mediados de los años cincuenta hasta el siglo siguiente. Sus últimos papeles incluyeron al amable Tío Ben de las películas de ‘El hombre-araña’ [Spider-Man.]
También llamó la atención por su segundo matrimonio con la actriz y heredera Merrill, hija del financista E.F. Hutton y Marjorie Merriweather Post, heredera de la fortuna de los cereales Post y una de las mujeres más ricas del planeta.
Su triunfo llegó en 1968 con su actuación en ‘Charly’, por la que ganó un Oscar, como un minusválido psíquico que recibe un tratamiento médico que lo convierte en un genio, hasta que una dolorosa regresión lo devuelve al estado anterior.
"Mi padre era cariñoso, un amigo fiel, un profesional dedicado y un hombre honorable", dijo en una declaración su hija Stephanie Saunders. "Defendía a su familia, a sus amigos y colegas en las buenas y en las malas. Hacía una diferencia en todas nuestras vidas y convirtió nuestro mundo en un mundo mejor. Lo extrañaremos terriblemente."
Robertson se destacó por una serie de impresionantes actuaciones en televisión y en Broadway, aunque siempre vio sus roles en el cine ocupados por actores más conocidos. Sus actuaciones en televisión en ‘Días de vino y rosas’ [Days of Wine and Roses] y ‘El buscavidas’ [The Hustler], por ejemplo, fueron rodadas con Jack Lemmon y Paul Newman, respectivamente. El papel de Robertson en la obra de Tennessee Williams, ‘El descenso de Orfeo’ [Orpheus Descending; La caída de Orfeo; La bajada de Orfeo], fue asignado a Marlon Brando en la película.
Robertson apareció primero en la historia de ‘Charly’ en una versión para la televisión, ‘Los dos mundos de Charlie Gordon’ [The Two Worlds of Charlie Gordon.] Ambas se basaban en ‘Flowers for Algernon’, un cuento que el autor Daniel Keyes convirtió más tarde en novela. Robertson estaba empecinado en que esta vez su papel en el cine no lo tendría otro actor.
"Compré los derechos de la película y durante ocho años traté de convencer a un estudio para hacerla", contó en 1968. "Finalmente encontré una compañía nueva, ABC Films. Yo era dueño del cincuenta por ciento de la recaudación, pero le di la mitad a Ralph Nelson para que la dirigiera."
El crítico Roger Ebert describió la representación de Robertson como "sensible y creíble." La academia de cine estuvo de acuerdo, aunque Robertson no logró desprenderse del rodaje de una película en el extranjero y no estuvo presente cuando le dieron el Oscar.
Retratar a Kennedy en ‘El patrullero PT-109’, ofrecía otros retos. El presidente advirtió a Robertson que no quería que nadie imitara su distintivo acento de Nueva Inglaterra.
"Yo no tenía problemas con eso", comentó el actor en 1963. "Creo que habría sido un error tratar de imitar [la pronunciación del presidente] o incluso sus gestos. El público habría estado permanentemente consciente de que el actor estaba personificando al presidente."
Agregó que la película obviamente no se podía hacer con heroicos "como Errol Flynn acribillando a treinta enemigos. Este joven oficial naval hace cosas porque tienen que ser hechas."
‘PT-109’ estuvo desde el principio plagada de problemas: cambios en el guión, cambio de directores, mal tiempo, serpientes y mosquitos en Florida Keys, donde se rodó.
Los problemas se hicieron evidentes en la pantalla, y los críticos lo fustigaron sin piedad la película, aunque Robertson recibió elogios por su trabajo.
En 1977, Robertson otra vez a primera plana, esta vez por denunciar un escándalo financiero en Hollywood.
Descubrió que David Begelman, presidente de Columbia Pictures, había falsificado su firma en un cheque de diez mil dólares, y llamó al FBI y a los departamentos de policía de Burbank y Beverly Hills. En Hollywood no estaban nada de contentos con la mala publicidad.
"Recibí llamadas de personas poderosas que me dijeron: ‘Has tenido mucha suerte en el oficio. Estoy seguro que no querrías que todo esto terminara para ti", recordó Robertson en 1984.
Begelman pasó un tiempo en prisión, por estafa, pero volvió al cine. Se suicidó en 1995.
Robertson contó que en los siguientes cuatro años no lo contrató nadie: ni los estudios ni de los canales de televisión.
Sobrevivió como portavoz de AT&T hasta que terminó la sequía en 1981, cuando fue contratado por MGM para ‘Proyecto Brainstorm’ [Brainstorm], la última película de Natalie Wood.

Nacido el 9 de septiembre de 19123 en La Jolla, California, Robertson tenía dos años cuando fue adoptado por padres ricos que lo rebautizaron como Clifford Parker Robertson III. Tras el divorcio de sus padres y la muerte de su madre, fue criado por su abuela materna, a la que adoraba.
Robertson estudió brevemente periodismo en el Antioch College y luego volvió a California, donde consiguió dos roles secundarios en películas de Hollywood. Rechazado para el servicio militar en la Segunda Guerra Mundial debido a un ojo débil, sirvió en la Marina Mercante.
Puso la mira en el teatro de Nueva York, y como decenas de otras futuras estrellas, aprovechó el advenimiento de la serie de televisión. Sus papeles en Broadway también llamaron la atención, y después de evitar ofertas de Hollywood durante varios años, aceptó un contrató con Columbia Pictures.
"Creo que tengo el récord de la cantidad de veces que he estado suspendido", dijo en 1969. "Recuerdo una vez que rechacé una película B, diciéndole al jefe, Harry Cohn, que prefería que me suspendiera. Me gritó: ‘Chico, tienes más cojones que cerebro’. Creo que el viejo Harry podría tener razón."
El primer trabajo de Robertson para Columbia, ‘Picnic’, fue impresionante, incluso aunque su compañero en la pantalla, William Holden, le robara la novia, Kim Novak. Su segundo papel lo tuvo en la lacrimosa ‘Hojas de otoño’ [Autumn Leaves], como el joven marido de Joan Crawford. Luego trabajó en el musical ‘Eligiendo novio’ [The Girl Most Likely], con Jane Powell. En 1959, se granjeó el cariño de los fans de ‘Gidget’ como el Gran Kahuna, el maduro surfista vagabundo de Malibú que se encarga de proteger a Gidget.
Fue un solicitado y versátil actor durante los sesenta y setenta, pero carecía de la intensidad de Brando, James Dean y otros que llevaron un nuevo estilo de actuación al cine.
"No soy uno de los Golden Six", comentó en 1967, refiriéndose a las estrellas masculinas de la época. "Me dejan las sobras."
Robertson tuvo más éxito con las películas de guerra. Su fuerte presencia lo convertía en ideal para películas como ‘Los desnudos y los muertos’ [The Naked and the Dead], ‘La batalla del Mar del Coral’ [Battle of Coral Sea], ‘Escuadrón 633’ [633 Squadron], ‘Al día siguiente’ [Up From the Beach], ‘La brigada del diablo’ [The Devil’s Brigade], ‘Comando en el Mar de China’ [Too Late the Hero; Así luchan los héroes] y ‘La batalla de Midway’ [Midway].
Le encantaba volar y usaba el dinero que ganaba en el cine en comprar y restaurar aviones de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Incluso participó en carreras de globos, incluyendo una en 1964 desde el continente hasta Isla Catalina que terminó cuando fue rescatado en el Océano Pacífico.
En 1957, Robertson se casó con la ex de Lemmon, Cynthia Stone, y tuvieron una hija, Stephanie, antes de separarse en 1960. En 1966, se casó con Merrill y tuvieron una hija, Heather. La pareja se divorció en 1989.
[Bob Thomas en Los Angeles contribuyó a este informe.]
18 de septiembre de 2011
10 de septiembre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres