Blogia
mQh

smart negó exterminio


Smart negó la persecución y el exterminio durante la dictadura.
Argentina. Durante una nueva jornada de audiencias en la causa denominada Circuito Camps, el ex ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura, Jaime Smart, primer civil con ese rango en ser juzgado en procesos por delitos de lesa humanidad, negó que haya existido un plan sistemático contra civiles, aunque aseguró no haber tenido "participación en lo que se llamó lucha contra la subversión". Además, apuntó que "la utilización de los elementos policiales" no estaban a su cargo sino que "fueron asumidos totalmente por las Fuerzas Armadas". "Un ministro de Gobierno no podía saber mucho más de lo que sabía la gente común", se despegó.

Al declarar en la causa que investiga los delitos de lesa humanidad cometidos en el conjunto de centros clandestinos de detención que funcionaron en la última dictadura dependientes de la policía bonerense, y el jefe militar de esa repartición Ramón Camps, Smart, quien es abogado y ejerce su propia defensa, argumentó que pese a ser ministro de Gobierno bonaerense durante la dictadura, nunca supo dónde quedaba el Puesto Vasco y que mientras fue ministro no fue "a una sola comisaría".
En ese sentido, detalló además que el gobernador de facto, Ibérico Saint Jean, le ofreció la cartera de gobierno el 28 de marzo de 1976 y que él asumió en el cargo el 8 de abril. "Se dijo en la requisitoria que yo puse la policía a disposición de las Fuerzas Armadas, pero cuando llegué al ministerio, éste parecía una repartición militar y la policía ya estaba supeditada al primer cuerpo del ejército", explicó.
"En 1975 las fuerzas policiales ya habían quedado bajo la jurisdicción de las Fuerzas Armadas y subordinadas a ellas en la lucha contra la subversión", destacó Smart y sostuvo que durante los tres años que se desempeñó como ministro de Gobierno "la única relación que tuve con la policía fue la asignación de determinadas sumas de dinero para la compra de uniformes o de alimentos".
Smart relató que el general Ramón Camps lo visitó para decirle que "no dependía de él", y contó: "Me dijo que tendríamos una relación aceptable en tanto y en cuanto yo no tomara ninguna injerencia en lo que era su responsabilidad. Antes del 24 de marzo el jefe de policía estaba en manos del ministerio de Gobierno, pero cuando yo asumí, ya dependía del primer cuerpo del Ejército". Aunque, apuntó: "Me hago cargo de haberlo aceptado, pero no era un régimen constitucional sino uno de facto".
Además, se desentendió del contexto histórico en el que ejerció el cargo público: "Entre 1976 y 1979 yo conocía una cosa, pero ahora tengo otra idea de lo que sucedió en el país. Un ministro de Gobierno no podía saber mucho más de lo que sabía la gente común, porque había un secreto absoluto y cualquier averiguación que uno hiciera, lo colocaba en lugar de sospechoso".
Para finalizar, Smart llamó al olvido: "La Argentina no saldrá adelante con una difusión del odio cada vez mayor".
28 de septiembre de 2011
27 de septiembre de 2011
©página 12

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres