Blogia
mQh

otan termina campaña contra libia


Naciones Unidas pone fin a intervención de potencias occidentales en guerra civil libia.
[Rick Gladstone] Libia. El jueves, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votó unánimemente poner fin el lunes a su autorización para la intervención militar extranjera en Libia, la justificación legal de los bombardeos de la OTAN contra fuerzas gubernamentales libias durante la guerra civil de ocho meses que terminó con el derrocamiento del coronel Gadafi. La decisión del consejo, una semana después del asesinato del coronel cuando trataba de escapar de su último refugio en Sirte, su ciudad natal, no era inesperada. Pero se produce pese a las preocupaciones en Libia de que las fuerzas del coronel Gadafi que aún resisten puedan no ser derrotadas en el campo de batalla y que puedan reagruparse fuera de Libia para provocar nuevos conflictos en los meses por venir.
Mustafa Abdel-Jalil, presidente del gobierno interino libio, dijo el miércoles que había pedido a la OTAN que extendiera sus operaciones hasta fin de año, parcialmente debido a temores sobre las fuerzas gadafistas que aún resisten.
Pero se espera que los ministros de la OTAN, que deben reunirse el viernes en el cuartel general de la alianza en Bruselas, declaren oficialmente el lunes como el último día de sus operaciones en Libia, en conformidad con la decisión del Consejo de Seguridad.
"Mañana confirmaremos y formalizaremos la decisión", dijo a periodistas el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en Berlín, después de una visita a la canciller Ángela Merkel, de Alemania. Definió la operación "probablemente como una de las misiones más exitosas en la historia de la OTAN".
Rasmussen no excluyó que la OTAN pueda volver a Libia. "Si nos lo piden, podemos ayudar al nuevo gobierno libio en la transición hacia la democracia, por ejemplo en defensa y en la reforma del sector de seguridad", dijo. "Pero más allá de eso, no esperaría nuevas misiones".
La votación en el Consejo de Seguridad, transmitida en página web de Naciones Unidas, se realizó rápidamente y sin debate, reflejando la opinión de que después del asesinato del coronel Gadafi y la proclamación de victoria de Abdel-Jalil en una celebración nacional el domingo, no era necesario seguir interviniendo.
El consejo había autorizado una zona de exclusión aérea y acciones militares para proteger a civiles libios en una resolución que fue aprobada el 17 de marzo. En esos momentos, las fuerzas del coronel Gadafi amenazaban con aniquilar a los libios que rechazaban su permanencia en el poder después de 42 años, inspirados por las revueltas que derrocaron a los autócratas árabes en Túnez y Egipto.
La OTAN utilizó la resolución como una justificación para bombardear a las fuerzas armadas libias, lo que algunos miembros del Consejo de Seguridad, especialmente Rusia, consideró más allá del alcance de la decisión del consejo. Los bombardeos de la OTAN fueron cruciales para que los paramilitares libios pudieran derrocar al coronel Gadafi.
William Hague, ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, que junto con Francia y Estados Unidos fueron los participantes claves en la operación de la OTAN en Libia, dijo en una declaración que la decisión del Consejo de Seguridad el jueves era "otro hito histórico hacia un futuro democrático y pacífico para Libia". Agregó: "Levantar la zona de exclusión aérea y las disposiciones para proteger a civiles demuestra que Libia ha entrado en una nueva era".
Pese a la euforia post-Gadafi, el gobierno interino ha sido criticado por la manera en que murieron el coronel Gadafi, su hijo Muatassim y su ex ministro de Defensa. Todos fueron asesinados, aparentemente tras ser detenidos por paramilitares que habían sitiado Sirte. Imágenes de video de celulares del coronel Gadafi y su hijo cuando se encontraban detenidos, que han circulado por la red, sugieren convincentemente que los hombres fueron torturados salvajemente y ejecutados.
El gobierno interino, el Consejo Nacional de Transición, declaró que investigará las circunstancias de la muerte del coronel Gadafi. El jueves, el vicepresidente y portavoz del consejo, Abdel Hafez Ghoga, dijo en Bengasi, Libia, donde empezó la revuelta contra Gadafi, que "los que sean responsables serán juzgados y tendrán un juicio justo", según informó el canal de televisión Al Arabiya.
Pero Ghoga no dijo si se habían realizado detenciones, y existe un amplio escepticismo de que el gobierno interino cumpla su promesa. Los paramilitares de la ciudad portuaria de Misurata, Libia, que arrestaron al coronel Gadafi y otros en Sirte y exhibieron sus cuerpos públicamente como trofeos de guerra, han ridiculizado la idea de que alguien vaya a ser procesado por esos asesinatos.
No ha habido informaciones oficiales sobre el paradero de Seif al-Islam el-Qaddafi, aparente heredero del coronel Gadafi y el único hijo de Gadafi todavía libre. Se ha convertido en un foco de rumores y especulaciones.
Informes de prensa no confirmados desde Libia y Nigeria dijeron que ambos, Seif al-Islam y el ministro de Inteligencia libio y cuñado del coronel Gadafi, han buscado refugio en la vecina Mali y se encuentran bajo la protección de la tribu tuareg, que tenía buenas relaciones con la familia Gadafi.
Otra versión no corroborada en Beeld, un diario sudafricano, dijo que Seif al-Islam podría estar bajo la protección de mercenarios sudafricanos, informó la Agence France-Presse.
Una tercera versión, de Reuters, tampoco confirmada, afirmó que Seif al-Islam, que teme por su vida, estaba tratando de contratar un avión que lo rescate de su escondite en el desierto y lo entregue a la Corte Penal Internacional de La Haya. La corte emitió en mayo órdenes de detención contra él, su padre y Sanousi en relación con la acusación de organizar ataques sistemáticos contra civiles.
[Victor Homola contribuyó al reportaje desde Berlín.]
29 de octubre de 2011
27 de octubre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres