Blogia
mQh

alcance de los derechos humanos


Corte Suprema resolverá sobre alcance global de ley de derechos humanos. Lo que está en disputa es si las corporaciones y las organizaciones políticas pueden ser juzgadas en Estados Unidos por su participación en torturas y otros maltratos en el extranjero.
[David G. Savage] Washington, Estados Unidos. La Corte Suprema decidió el lunes resolver una disputa sobre derechos humanos a nivel internacional sobre si las corporaciones y las organizaciones políticas pueden ser juzgadas en tribunales estadounidenses por su papel en la tortura, asesinato y esclavitud de sus víctimas en el extranjero.
Desde los juicios por crímenes de guerra nazis en Nuremberg, Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial, el derecho internacional ha mantenido que las violaciones a los derechos humanos pueden ser juzgados en todo el planeta. Y dos leyes estadounidenses -la Ley de Agravios de Extranjeros de 1789 y la Ley de Protección de Víctimas de Tortura de 1992- otorgan a los tribunales estadounidenses la jurisdicción para resolver en casos de derechos humanos.
Pero no está claro si se incluye en esos casos sólo a las personas que cometieron esos abusos o también a corporaciones y organizaciones políticas.
La Corte Suprema declaró que decidirá ambas preguntas en un par de casos.
Los jueces verán el caso de una docena de nigerianos que demandaron a la compañía petrolera Royal Dutch Shell por la tortura y ejecución de disidentes en Nigeria en los años noventa. Entre las víctimas se encontraba el conocido dramaturgo y activista de derechos humanos Ken Saro-Wiwa. La querella acusa a Shell de haber ayudado y apoyado al régimen nigeriano.
El año pasado, una corte de apelaciones federal en Nueva York rechazó la demanda y determinó que las corporaciones no podían ser juzgadas por esos abusos. Su opinión mencionaba un ejemplo de la época nazi -el de la empresa IG Farben, que proveía del mortífero gas utilizado en el campo de exterminio de Auschwitz. Los jueces determinaron que los veinticuatro ejecutivos de IG Farbem sí podían ser acusados de crímenes de guerra, pero no la compañía misma.
El abogado de Los Angeles, Paul Hoffman, en su apelación a nombre de los demandantes nigerianos, describió el fallo como "el primero en eximir de responsabilidad a las corporaciones por las más abyectas violaciones a los derechos humanos".
El caso, Kiobel contra Royal Dutch Petroleum, será probablemente tratado en febrero.
El segundo caso es una querella contra la Autoridad Palestina y la Organización para la Liberación de Palestina interpuesta por los hijos y viuda de Azzam Rahim, un palestino-estadounidense. Rahim fue presuntamente torturado y asesinado por agentes de la inteligencia palestina en los años noventa.
Su familia interpuso una querella amparada en la Ley de Protección de Víctimas de Tortura, pero la Corte de Apelaciones en Washington resolvió que esas acusaciones se limitaban a los perpetradores individuales y no se extendían a organizaciones políticas como la OLP.
La corte declaró que verá el recurso de la familia en el caso Mohamad contra Rajoub al mismo tiempo que el caso de la Royal Dutch Petroleum.
4 de noviembre de 2011
18 de octubre de 1811
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres