Blogia
mQh

los señalados en justicia y paz


VerdadAbierta.com cruzó la lista de miembros de la fuerza pública que Justicia y Paz envió a la justicia ordinaria para investigar, con la de los investigados por la Procuraduría por delitos asociados con el paramilitarismo y con la que surge de los relatos periodísticos. Encontró que no coinciden en casi nada.
Colombia. A finales de agosto de 2011, luego de más de seis años de funcionamiento, la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía reportaba un total de 495 casos contra miembros de fuerza pública que envió a la justicia ordinaria para que los investigara. Estos surgieron como producto de la información aportada por los desmovilizados durante sus versiones libres. Esta cifra es ligeramente superior a los 466 casos de políticos que esta Unidad envió a distintas dependencias de la justicia.
En la mayoría de estos casos, los desmovilizados mencionan a oficiales de fuerza pública, en particular de Ejército y Policía, y los señalan de haber sido sus colaboradores o cómplices. Tan sólo para el primer semestre de este año, se reportaban 162 casos que refieren a oficiales del Ejército y otros 89 que vinculan a oficiales de la Policía, 59 correspondían a suboficiales del Ejército y 97 a suboficiales de la Policía. Existen 6 casos más que fueron compulsados con relación a oficiales de la Armada, mientras que de Fuerza Aérea se había reportado sólo un caso.
El Catatumbo registra el mayor número de casos. Los fiscales de Justicia y Paz han enviado a sus pares de la justicia ordinaria alrededor de 70 casos contra miembros de fuerza pública relacionados con acciones del bloque paramilitar de esa región nortesantandereana. Después le siguen el Bloque Calima (Valle) y el Bananero (Urabá). En estos los fiscales enviaron un promedio de 50 casos por bloque solicitando a la justicia ordinaria que investigara militares por diversos delitos asociados al paramilitarismo.
Estos datos parecen revelar que hubo zonas del país en donde los paramilitares que han confesado sus delitos a la justicia percibían de manera más evidente lazos entre ellos y los miembros de la fuerza pública. Sin embargo, con la avalancha de procesos que le ha llegado a la justicia ordinaria, ésta puede demorarse demasiado en separar culpables de inocentes, antes de que se venzan los tiempos legales de juzgamiento.
A mayo de 2011, la Fiscalía y la justicia penal militar sumadas llevaban casi 2000 casos penales contra militares por posibles violaciones a los derechos humanos, eso sin distinguir si los casos involucran posible complicidad por acción u omisión con el paramilitarismo. La Fiscalía sólo ha dictado sentencia condenatoria en 82 casos.

Faltas Disciplinarias
Para verificar si las cifras de investigaciones disciplinarias en la Procuraduría relacionadas con conformación o cooperación con grupos paramilitares, participación en homicidios o inactividad y omisión frente a actividades de grupos paramilitares coinciden con las que reflejan los casos enviados por Justicia y Paz a la justicia ordinaria, VerdadAbierta.com envió un derecho de petición a esta entidad. Según la respuesta del Ministerio Público, entre 1990 y 2009 abrió investigaciones contra 283 militares por faltas asociadas a posible complicidad con el paramilitarismo. La cifra, como se ve es menor que los 495 casos que Justicia y Paz ha enviado a la justicia regular para investigar.
De acuerdo con los datos de Procuraduría, de los 283 casos reportados, 144 fueron archivados, 125 fueron remitidos a otras instancias judiciales (remisión por competencia), 11 están pendientes de fallo y sobre dos se adelantaban investigaciones simultáneas.
Tampoco coincide la prevalencia regional. La mayoría de casos registrados por la Procuraduría ocurrieron en los departamentos de Antioquia (36 casos), Santander (31 casos), Valle del Cauca (15 casos), Guajira (13 casos), Norte de Santander (11 casos), y Magdalena (10 casos).
En cuanto a la distribución por fuerzas, la lista reporta un total de 132 procesos contra miembros del Ejército, 137 de Policía Nacional, 5 de Fuerza Aérea, 4 de la Armada y 4 del DAS. Particularmente, los casos en los que miembros de Fuerza Aérea y Armada resultaron involucrados con paramilitares tenían relación con el tráfico de estupefacientes, mientras que los de otras fuerzas se relacionan con homicidios, apoyo y cooperación con paramilitares. Respecto a su distribución por rangos, la lista es encabezada por un general, 39 coroneles, 31 tenientes coronel, 54 mayores, 22 capitanes y 17 tenientes.
Como tercera fuente para buscar cuántos militares pudieron haber estado involucrados con el paramilitarismo, se revisó el archivo periodístico de VerdadAbierta.com y otras fuentes mediáticas desde octubre de 2008 y surgió una lista de 111 militares y miembros de Policía mencionados en relación con los delitos del paramilitarismo. De esta lista hubo señalamientos contra 13 ex generales de Ejército y Policía y 34 coroneles de todas las fuerzas, que operaron en departamentos como Antioquia, Tolima, Meta y la región del Catatumbo.
Al cruzar las listas de las fuentes periodísticas y la de Procuraduría, apenas tres nombres coincidieron: teniente coronel del Ejército Lino Hernando Sánchez Prado (mencionado por Mancuso en sus versiones libres), coronel del Ejército Víctor Matamoros Rodríguez (mencionado por Mancuso y ‘El Iguano’ y sobre quién al parecer la Fiscalía precluyó una investigación en 2010) y el mayor de la Policía José Luís Palomino (mencionado por ‘Don Mario’). Estos militares y policías a la vez que han sido mencionados por los desmovilizados ante justicia paz, se les adelantó una investigación disciplinaria que según la Procuraduría fue remitida finalmente a otras instancias judiciales. Quizás son a estos miembros de la fuerza pública a los que la justicia ordinaria debería tener como prioridad en sus investigaciones.
En esta cuidadosa revisión releva además que la mayoría de las acusaciones contra miembros de fuerza pública están relacionadas con tres tipos de delitos: omisión para detener masacres o su participación activa en estas; respaldo a incursiones paramilitares; y darles apoyo logístico y suministrarles material bélico.
Es un número reducido de ex jefes paramilitares los que han denunciado los posibles nexos entre militares y paramilitares. Entre los jefes que han hablado de cómo les colaboró la fuerza pública en su expansión de sangre y fuego, están Salvatore Mancuso, Éver Veloza alias ‘H.H’, Jorge Iván Laverde, ‘El Iguano’, Freddy Rendón Herrera ‘El Alemán’ y su hermano Daniel Rendón Herrera ‘Don Mario’. La magnitud de esta colaboración también se ha conocido por las confesiones de paramilitares que fueron militares, como Luis Alexander Gutiérrez ‘Capi’ ex miembro del Bloque Libertadores del Sur, José Bernardo Lozada ‘Mauro’, desmovilizado del Bloque Catatumbo, y el asesinado Diego José Martínez ‘Daniel’, ex miembro del Bloque Tolima de las AUC.
1 de diciembre de 2011
24 de noviembre de 2011
cc verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres