Blogia
mQh

murió christopher logue


Poeta y dramaturgo célebre por su versión de ´La Ilíada´ de Homero.


[George Ramsden] Christopher Logue –llamado también ocasionalmente ´Homero´ Logue por sus extraordinarias versiones de ´La Ilíada´- dejó su impronta por primera vez a fines de los años cincuenta. Inventó el poema-cartel y grabó ´Red Bird´, el más famoso disco de jazz y poesía británica, escribió letras de canciones para la cantante Annie Ross en el Establishment Club y dos guiones para el director Lindsay Anderson en el Royal Court Theatre. Editó ´True Stories´ para Private Eye, que se publicaron continuamente durante casi treinta años, y ´Pseuds Corner´. También escribió el guión para ´El Mesías salvaje´ [Savage Messiah], de Ken Russell y actuó en dos de sus películas (incluyendo al cardenal Richelieu en ´Los demonios´ [The Devils].
Logue se destacaba cuando realizaba su propio trabajo. Cuando leía poesía en público –una práctica que introdujo y recomendaba como el modo más seguro de transmitir significación- su voz suave y ligeramente áspera cautivaba al público.
Christopher Logue era el hijo único de un oficinista encargado de los salarios en la oficina de correos. Estudió en internados católicos en su nativo Southsea y en Bath (Prior Park College, donde el poeta Peter Levi era uno de sus compañeros de clase), y en el Instituto Portsmouth. El instituto fue trasladado a Southbourne, cerca de Bournemouth, al estallar la guerra. En 1944 se enroló en el 4o Batallón de la Black Watch y fue enviado a Oriente Medio, pero en Palestina tuvo problemas por hurtar cartillas de racionamiento y pasó algunos meses en una cárcel militar.
Tras la muerte de su padre en 1951, Logue se fue a vivir a París y se quedó allá durante cuatro años. Trabó amistad con Alexander Trocchi, el decadente poeta, novelista y editor de la revista literaria Merlin (bautizada así por Logue, que en esa época tenía un gran interés en la heráldica medieval). Maurice Girodias, de Olympia Press, le encargó una novela pornográfica, ´Lust´, que fue publicada con el seudónimo de Conde Palmiro Vicarion.
Desanimado en Roma, donde había solicitado un trabajo que no existía, se topó con el poeta escocés WS Graham, el que le aconsejó que un poeta sin un libro no era un poeta en absoluto. Completamente abatido en Perpignan , se apareció por ahí milagrosamente Trocchi y, tras desviar su atención del suicidio, lo condujo de regreso a París. El primer libro de poemas de Logue, ´Wand and Quadrant´, fue publicado por Olympia Press en 1953. Le envió un ejemplar a Ezra Pound, que le contestó: “No está mal. Puedo leer bastante de su libro”.
De regreso en Londres llegaría a publicar muchos pequeños libros de poesía, publicados a menudo por editoriales privadas y distribuidos por su amigo Bernard Stone, de la Librería Turret en Kensington antes de que aparecieran en antologías: ´Songs´ (1959), ´New Numbers´ (1969) y ´Ode to the Dodo´ (1981). Faber and Faber publicaron sus ´ Selected Poems´ (1996) y ´Prince Charming; a Memoir´ (1999), libro que es despiadadamente honesto acerca de sus defectos y del aprecio que sentía por sus amigos.
Le agradaba trabajar sobre materiales de otros, y era feliz cuando tenía un guía. Tuvo éxito con los poemas de amor de Pablo Neruda y con Brecht. Se embarcó en sus versiones de Homero en 1959, las que le fueron encargadas por Donald Carne-Ross, de la BBC. Al principio, sin saber nada de griego, estudió las versiones literales de Carne-Ross del texto de ´La Ilíada´ y otras traducciones más antiguas. Se aprendió la trama de memoria, seleccionó los episodios clave y escribió su propia versión en verso.
La intención era convertir en asequibles “inmediatamente” los clásicos antiguos al lector moderno. ´Patrocleia´ apareció en 1962 y fue seguida por ´War Music´, ´Cold Calls´, ´Kings´, ´The Husbands´ y ´All Day Permanent Red´. Vívidos incidentes, colorido, seguridad lingüística, energía y frescor son la tónica. ´War Music´ (1981) obtuvo el primer Premio Wilfred Owen a la poesía sobre la guerra. Logue a menudo dramatizaba su Homero con el actor Alan Howard y grabó toda su obra con sus ´Selected Poems´ en un elegante set de siete CDs, ´Audiologue´ (2001).
Aunque adoraba los libros –“portables, duraderos, baratos, una maravilla tecnológica que no necesita más intermediarios que las gafas”- y le interesaban todas las fases de la producción de libros, a Logue le encantaba recurrir a otros formatos: tazas, posavasos, camisetas, espejos, o la Tele. Uno de sus poemas más populares, ´Come to the Edge´, está realizado en tres dimensiones en concreto en un jardín visible a los excursionistas del Lake District. También fue escrito en filigrana en el forro de seda de la toga de Mary McAleese para su investidura como presidente de la República de Irlanda. Más conspicuamente sus poemas aparecieron en carteles en los años sesenta. Se vendían en la tienda Gear, en Carnaby Street. En un caso, el momento decisivo para los clientes indecisos ocurría cuando llegaban a los versos: “Votaré por el partido laborista porque si no lo hago / se me van a caer las bolas”. De este cartel se vendieron diez mil ejemplares a cinco dólares cada uno.
Poeta ´comprometido´ toda la vida, Logue marchó con una pancarta en la Campaña por el Desarme Nuclear en Aldermaston. En 1961, como uno de los Comité de los Cien de Bertrand Russell que se negó a negociar para mantener la paz (vale decir, no participar en manifestaciones), fue sentenciado a dos meses de cárcel. A menudo se mostraba agitado por algún acontecimiento político mundial. Su padre, cansado de sus “disparatadas chácharas políticas” lo hacía callar o lo mandaba a su cuarto.
Lindsay Anderson observó que la fuerza y claridad del discurso de Logue (y lo mismo era válido en su caligrafía) eran engañosas. Al final de su libro de memorias Logue admite: “Creo que mis opiniones sobre casi todo, excepto cuando se trata de poemas, mi tema número uno, no tiene mucho valor”.
De un metro 73, justo algo más alto que Napoleón –sobre el que reunió una enorme colección de libros-, Logue parecía un pirata, tras quedar ciego de un ojo cuando se golpeó con una rama haciendo ejercicios con la Black Watch. Se pavoneaba, hablaba hasta por los codos (o colapsaba en prolongados silencios) y reía ruidosamente.
Cuando Louis MacNeice, un admirador de ´War Music´ escribió: “Me gustaría conocer a un poeta físicamente apto, que le guste hablar, que lea los diarios, que se sea capaz de sentir piedad y de reír, que sepa de economía, que aprecie a las mujeres, que viva alguna relación personal, que esté activamente interesado en política…”, uno piensa inevitablemente en MacNeice mismo. Pero Christopher Logue también era de ese tipo de poeta.
John Christopher Logue, escritor y actor, nació en Southsea, Hampshire, el 23 de noviembre de 1926. Se casó con Rosemary Hill en 1985. Murió el 2 de diciembre de 2011.
14 de diciembre de 2011
6 de diciembre de 2011
©independent


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres