Blogia
mQh

indh denuncia violencia policial


INDH entrega a Carabineros informe sobre abusos policiales. La Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) Lorena Fries le entregó al general director de Carabineros, Gustavo González Jure, un informe sobre abusos policiales cometidos en las últimas movilizaciones desarrolladas en la capital.
Santiago, Chile. Las principales conclusiones del documento entregado dan cuenta de una actuación policial represiva que no distingue entre manifestantes que ejercen pacíficamente su derecho a reunirse respecto de aquellos grupos que cometen hechos delictivos.
Además, se consignó que los efectivos policiales no utilizan identificación y es imposible fiscalizar el interior de los vehículos institucionales de Carabineros, en los que son conducidos transitoriamente los detenidos.
Junto con recordar que el INDH tiene por objetivo la promoción y protección de los derechos humanos de las personas que habiten en el territorio de Chile, Fries explicó que el seguimiento se implementó en el marco de un programa de observación del actuar policial en las manifestaciones y en las comisarías que ha permitido arribar ya a algunas conclusiones.
Según la directora del INDH "la ciudadanía está preocupada por los episodios de violencia que se han generado en algunas manifestaciones, tanto por parte de los encapuchados como de las fuerzas de orden. Esto ha sido constatado por grupos de observadores en las manifestaciones que han fiscalizando la problemática".
Las movilizaciones a las que se refiere el informe son las que se realizaron en Santiago con autorización de la Intendencia Metropolitana el 25 de agosto y 19 de octubre, y las que se llevaron a cabo sin autorización de la autoridad el 2 de septiembre y 6 de octubre.
El marco analítico utilizado, dice relación con los distintos instrumentos internacionales contra la tortura, los principios básicos de la ONU sobre uso de la fuerza policial, el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre DDHH y seguridad civil, y las orientaciones contenidas en el Manual de Procedimientos Policiales de Carabineros de Chile sobre contravenciones al ordenamiento penal, específicamente en su Protocolo sobre Medios Disuasivos en los Procedimientos de Control del Orden Público.
"El objetivo esencial de la Observación, ha sido contrastar tales regulaciones y normas con los hechos y situaciones que efectivamente se apreciaron en el desarrollo de las manifestaciones", expresó Lorena Fries.

Metodología
Sobre la metodología utilizada, el Informe señala que "de los estándares y normativas revisadas, fluyen como elementos esenciales para la evaluación de la actividad policial en relación a colectivos que ejercen el derecho de reunión y de opinión, los de la necesidad de emplear la fuerza por no existir otra menos gravosa; la gradualidad en el uso de tales medios y la proporcionalidad de cada uno de estos en relación a las condiciones que se enfrentan. Adicionalmente, pueden identificarse criterios destinados a revestir de necesarios niveles de transparencia y certeza el actuar de las fuerzas policiales".
El texto señala también que "los voluntarios fueron desplegados en aquellos lugares y momentos en los que era más probable que se generaran incidentes entre manifestantes y carabineros: en el caso de las ’marchas autorizadas’ durante la formación de los contingentes que posteriormente confluirían en una marcha única (25 de agosto) o en un acto central de término (19 de octubre), durante el desarrollo de dichas marchas y hacia el final de cada actividad".
En el caso de las movilizaciones no autorizadas, los observadores se posicionaron en los lugares hacia los que se llevó a cabo cada convocatoria, presumiendo, como efectivamente ocurrió, que allí se concentrarían las fuerzas policiales para impedir el desarrollo de la actividad convocada.

Conclusiones
Las principales conclusiones que arroja este informe son: Actuación policial represiva que no distingue entre manifestantes que ejercen pacíficamente su derecho a reunirse respecto de aquellos grupos que utilizan acciones violentas en el marco de esas mismas manifestaciones; presencia de carabineros sin su debida identificación institucional; Los buses y vehículos institucionales de Carabineros a los que son conducidos transitoriamente los detenidos, constituyen un momento y espacio sin control ni supervisión, generando condiciones de abusos y agresiones que pueden quedar en la impunidad; Los procedimientos policiales en las Comisarías son lentos, poco efectivos y contravienen en muchos de los casos observados, la normativa vigente. Se constata demora en el ingreso de los detenidos producto de sistemas informáticos precarios, no estandarizados, dando lugar a una discrecionalidad que puede dar lugar a irregularidades y abusos policiales.
10 de noviembre de 2011
9 de noviembre de 2011
©la nación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres