Blogia
mQh

policía con agentes renegados


[Allison Klein] Cuerpo de policía de Washington ha detenido este año a 34 de sus propios miembros.
Washington D.C., Estados Unidos. Un agente de policía de Washington D.C. robó la tarjeta de crédito de una mujer cuando investigaba un robo en su casa; otra escupió al portero de un club nocturno mientras se encontraba ebria; y un tercer agente fue sorprendido solicitando sexo a menos de diez cuadras del cuartel de policía.
Son algunos de los 34 agentes del departamento de policía del Distrito de Columbia arrestados este año por asaltos, fraude, por conducir en estado de ebriedad y otros cargos -el mayor número en al menos los últimos cinco años.
Aunque el porcentaje de agentes arrestados del cuerpo de 3.800 miembros es pequeño, el total de este año es diez veces más alto que el año pasado. Al menos cinco casos implicaron casos en servicio activo; empero, la mayoría ocurrieron durante actividades fuera de servicio. Trece agentes fueron arrestados por cargos de violencia intrafamiliar; diez por conducir en estado de ebriedad.
Funcionarios policiales se negaron a proporcionar mayores detalles, rechazando inicialmente una petición bajo la Ley de Libertad de Información. El Washington Post insistió y los funcionarios accedieron a proporcionar un desglose general de los casos, pero se negaron a dar a conocer nombres, diciendo que les preocupaba la privacidad de los agentes y observando que algunos casos podían ser desechados.
La jefe de policía Cathy L. Lanier, que asumió el cargo hace un año, dijo que se basaba en la asesoría de los abogados del ayuntamiento para no revelar la identidad de los agentes. El Post obtuvo más de una docena de nombres en actas judiciales y otras fuentes policiales.
Lanier dijo que empezó a observar un aumento de la violencia intrafamiliar y de detenciones relacionados con el consumo de alcohol a fines del año pasado. Algunos problemas podrían estar relacionados con la estrés que producen las horas extraordinarias que algunos agentes se vieron obligados a realizar el año pasado, dijo. Pero agregó que no tolerará que los agentes cometan delitos.
"Una vez que has causado la vergüenza del departamento y demostrado que no posees la integridad requerida, no te queremos de vuelta", dijo. En la mayoría de los casos, cuando los agentes son arrestados se les retira sus insignias y armas y se les asigna a labores de escritorio hasta que los cargos sean resueltos. En casos que implican drogas o agresiones sexuales, los agentes son normalmente excluidos del lugar de trabajo. En casos de delitos de tráfico, incluyendo conducir en estado de ebriedad, los agentes pueden ser asignados a labores callejeras a la espera del veredicto.
Cuatro agentes fueron despedidos por conducta delictiva, entre ellos abuso infantil, cargos por drogas y por abandonar la escena de un accidente.
Los cargos este año están lejos de los escándalos que siguieron a la fiebre de contrataciones de 1989 y 1990, cuando el departamento redujo el reclutamiento, la verificación de antecedentes y el adiestramiento. Unos doscientos agentes fueron acusados de delitos entre entonces y 1996, los llamados Dirty Dozen, un grupo capturado en una operación federal antinarcóticos. Pero los casos de este año representan todavía una amplia gama de conductas delictivas. Dos de los arrestados este año eran empleados civiles; el resto eran agentes.
Donnay A. Davis, un agente asignado al Distrito de Policía No. 5, se declaró culpable dos meses después de su detención acusado de robar la tarjeta de crédito de una ama de casa. Davis cogió la tarjeta mientras investigaba una alarma por robo el 27 de agosto en una casa al nordeste de Washington.
Davis, 25, trató de activar la tarjeta e intentó tres veces retirar un total de 1.700 dólares en dinero en efectivo. Pero no lo logró y fue grabado en video en uno de los intentos. Se declaró culpable de intento de fraude bancario y espera la lectura de su sentencia este próximo mes.
La agente Talika Moore fue detenida el diez de noviembre frente al club nocturno Avenue al noroeste de Washington después de que escupiera a un portero que no la dejó entrar porque estaba ebria y tropezando, de acuerdo a las actas de la acusación.
"Yo soy la policía y entraré", dijo, según los documentos. El incidente fue grabado en video. Moore, 27, había trabajado en la academia de policía. El Tribunal Superior de Washington D.C. oirá su caso el 7 de enero.
Una operación de la brigada contra el vicio atrapó al agente Jeffrey McLaughlin, 42, que se topó con una agente encubierta que, el 13 de julio, posaba de prostituta a unas diez calles del cuartel de policía en el centro de Washington. McLaughlin le ofreció cincuenta dólares a cambio de sexo, dijeron las autoridades. Los fiscales accedieron a abandonar el caso cuando prometió asistir a un programa recreativo conocido como ‘la escuela de puteros'.
La policía de Gaithersburg detuvo a la agente de policía de Washington D.C. Sarah Guarin, 25, en septiembre, por cargos de conducción en estado de ebriedad, según muestran las actas judiciales. Su juicio debe empezar en marzo.
Harold Martin, un abogado de Washington que representa a cerca de media docena de agentes en casos criminales -incluyendo a Davis, Moore y McLaughlin- dijo sobre los casos: "Se trata de dramas más personales, no de abuso de sus cargos".
Kristopher Baumann, presidente del la Fraternidad de la Comisión de Labores Policiales [Fraternal Order of Police Labor Committee] se negó a hacer comentarios para este artículo.
Este año algunos de los cargos se derivan de incidentes de años anteriores, tales como el de Jerome Merrill, 31, que está acusado en el Tribunal de Distrito por usar un arma letal durante un delito violento. Merrill está acusado de usar su arma de servicio para golpear a un vendedor de drogas en febrero de 2005. Se declaró inocente y debe comparecer en febrero.
Dos agentes del Primer Distrito de Policía, Nathan Minor y Peter Snopes, se declararon culpables en octubre de hacer declaraciones falsas para encubrir un incidente de agosto de 2006 en el que dejaron escapar a un reo por error.
Minor y Snipes confesaron haber inventado una historia para explicar cómo el reo escapó a su custodia en el Hospital de la Universidad Howard. Dijeron que él había golpeado a Minor en el estómago antes de escapar. Resultó que ninguno de los agentes se encontraba con el preso cuando este escapó. Minor, 33, será sentenciado el viernes, y Snipes, 33, el próximo mes.
El agente Elijah Shahid fue acusado de disparar contra su mujer, también agente, en una pierna en agosto de 2006. Ese caso fue desechado después de que su mujer se negara a declarar contra él, dijeron los fiscales. Shahid, 35, que trabajaba en el Séptimo Distrito de Policía, fue despedido del cuerpo en febrero. El número de agentes arrestados este año en el distrito es considerablemente más alto que en otros departamentos a lo largo de la Costa Este. En Baltimore, un departamento con cerca de 3.200 agentes, este año fueron arrestados tres estudiantes de la academia, según la policía de Baltimore. En Filadelfia, que tiene un cuerpo de seis mil miembros, este año se ha arrestado a 23 agentes, dijeron funcionarios policiales.
Las jurisdicciones locales también tienen su cuota de problemas. En el condado de Montgomery, que tiene unos 1.150 agentes, diez de ellos fueron acusados de pasar facturas por trabajos realizados en horas de servicio. Ocho de ellos se declararon culpables; dos esperan juicio. En el condado de Fairfax, con 1.200 agentes, este año cinco han sido acusados por delitos diversos, de acuerdo a la policía de Fairfax.
El inspector Matt Klein, que dirige la división de asuntos internos de la policía del Distrito de Columbia, dijo que el departamento toma muy en serio sus casos y asigna un detective que investiga cada uno de ellos. Agregó que las detenciones deben ser vistas en perspectiva.
"La inmensa mayoría de los agentes del departamento son agentes excepcionales y dedicados que no han tenido nunca problemas con asuntos internos", dijo.
El subdirector de policía Peter Newsham, a cargo de la oficina de asuntos internos, dijo que el departamento empezará un programa de adiestramiento para educar a los agentes sobre violencia intrafamiliar y abuso del alcohol.
"Nos preocupa el hecho de que haya tantos casos de violencia intrafamiliar y de detenciones relacionadas con el alcohol", dijo Newsham. "El departamento tomará medidas e iniciará una campaña para informar y adiestrar a nuestra gente para que evite ese tipo de cosas".
Dijo que todos los agentes detenidos deben acudir a un programa de ayuda para ser evaluados. "Creemos que habrá mejoras el próximo año", dijo Newsham.

23 de diciembre de 2007
16 de diciembre de 2007
©washington post
cc traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres