Blogia
mQh

el ermitaño de la ruta 5 norte


[Mario Sánchez Péres] La enigmática historia del ermitaño de la Ruta 5 Norte.
Kilometro 1268, Panamericana Norte. A la altura del kilómetro 1268 de la Panamericana, sobrevive este extraño hombre que dice ser un feto no nato o un guardián del desierto y un ángel que espera ser enviado a un paraíso terrenal. Mientras vive en el medio de la nada.
La comida la saca de lo que le regalan los buses, es así como se alimenta este hombre, que por su contextura parece no tener problemas alimenticios.
El agua se la dan los camioneros, amigos de siempre de este personaje. Los reconoce, los saluda y a veces conversa con ellos, les da su bendición y los ayuda.

Explicaciones
La animita ubicada en este lugar está edificada en recuerdo de Patricio Cortés Durán, quien según lo escrito en la cripta se reunió con su madre.
Puede que éste sea el hijo que este ermitaño perdió y que lo hizo cambiar su vida por ésta, donde es dueño de toda la inmensidad. No se sabe, nadie tiene certeza de que así sea.
Lo cierto es que sigue ahí en la ruta, caminando de un lado a otro, recorriendo kilómetros de distancia en el medio de la pampa feroz que lo azota.
Quizás es verdad que es un mensajero, probablemente este lugar sí tiene algo de extrasensorial. A lo mejor él está en lo correcto y todos nosotros equivocados. Nadie por ahora lo sabe.

Para Tener en Cuenta
Quizá todo lo expresado por Luis es fruto de una locura aumentada por su situación en que vive, por el dolor de perderlo todo o por la increíble soledad en que vive.
Sin embargo, no son pocos los avistamientos de objetos voladores no identificados que se han registrado en esta zona y sólo por referencia, esta animita está a pocos kilómetros del observatorio astronómico más grande del mundo.
Por ello quizá sí se trate de un lugar especial. Un lugar donde se reúnen elementos místicos difíciles de explicar o Luis Álvarez Soroya es alguien que sabe más que todos nosotros.
La respuesta está en su cabeza. Cubierta y curtida por los inclementes rayos del sol y por el frío terrible de la pampa.
Luis por ahora se sumerge en su mundo paralelo en esa soledad extraña de saberse en el medio de la nada. Esperando que su hijo renazca desde las cenizas.
Esperando que el tiempo se lo lleve como a todos sus seres queridos. Por ahora, sólo camina en la soledad, camina acompañado de sus números e ideas. Sólo y ermitaño.
Luis Álvarez dice que en la construcción de esta extraordinaria edificación fue ayudado por los espíritus. Que es un santuario para que los visitantes de mundos paralelos puedan sentirse cómodos y que está sólo reservado para los niños de este mundo terrenal.
Dice que su nombre es Luis Alberto Álvarez Soroya, dice que su edad es 54 años y entre un mar de frases inconexas cuenta que proviene de Iquique. Esta es parte de la historia de un ser enigmático y que en las carreteras del norte se ha vuelto legendario.
La zona tiene una extraña pero inconfundible belleza. Rodeada por la pampa más desoladora. Es un lugar casi místico donde la soledad es el elemento más sobrecogedor.

Historia del Ermitaño de la Ruta 5
Cuenta la historia que su hijo murió en esta fatídica carretera, a la altura del kilómetro 1268 y ante la pena de su partida, este hombre de expresión enigmática y rasgos duros, partió a vivir en el medio de la nada.
¿Cuánto hay de leyenda y cuánto hay de verdad en estas afirmaciones? Ni siquiera él puede dar pistas de ese pasado trágico, ni siquiera él puede entregar una respuesta a la pregunta esencial de este caso. ¿Porqué vivir en el medio de la nada?
Dice llamarse Luis Álvarez Soroya, pero es conocido como el ermitaño de la Ruta 5 Norte. Vive a la altura del kilómetro 1268 de la Carretera Panamericana y su vida es todo un misterio.
Lo cierto es que este hombre, al parecer culto y de modales educados, comenzó a vivir en esta animita que hoy se ha convertido en todo un búnker hace más de cinco años.
Su casa es una serie de instalaciones parecidas a los ayllús de San Pedro de Atacama, regados con cal y en forma de iglú, se mimetizan en el calor desgarrador del desierto más inhóspito del mundo.
Al acercarse a la animita , Luis camina por la inmensidad de la pampa con dos baldes vacíos, unas vistosas orejeras y una barba de siempre.
Su primera frase es un "muy buenas tardes, ¿cómo les va?. Entonces uno cae en cuenta que esta persona es educada. Sin embargo, luego remata la frase con un: "¿Sabes?, yo soy el guardián del universo y ese lugar donde ustedes están es mi lápida, la construyeron mis abuelos para mi muerte que será en el 2025 después de la gran era".
Entonces nos pregunta el motivo de tan "grata visita". Y uno no sabe qué decir.
Nos identificados como reporteros y queremos saber cómo llegó ahí y cuál es su historia.
Luis se toma un tiempo y retoma su conversación mientras camina al lado de la carretera. Son las 13.30 horas y la temperatura en este paraje se eleva por sobre los cuarenta grados. Ni hablar de sombra.
Se acerca a su refugio y saluda a los demás reporteros que nos encontramos esperándolo. Nos dice que depende del día, es un guardián o un emisario de un mundo exterior, que tiene contacto con seres de otro planeta.
Señala que en ese lugar suelen visitarlo fantasmas o seres extraplanetarios que le ayudaron a construir esta impresionante edificación. Que su casa es un templo de oración de mundos místicos y que él es el guardián.
La entrada a este búnker está velada, dice que sólo pueden entrar niños y que él está en la continua búsqueda de la verdad eterna.
Todos los términos muy bien estudiados. Todo envuelto en esa aura de simbolismos. Nos cuenta que él es un "no nato" o sea que él nacerá en unos cinco años más, cuando el mundo se purifique y esté capacitado para entender lo que realmente pasa en el universo.

5 de febrero de 2008
©estrella del norte
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

ALBERTO -

Yo conocí a Luis Alberto y fui amigo de el
estudiamos en la Industrial Alemana en Nuñoa eramos yuntas el tenía un furgón AK-6 y yo un Fiat 600, salíamos a carretaer con niñas y lo pasabamos muy bién. Es efectivo trabajaba con su madre en la farmacia de Ezequiel Fernández con Irarrazaval, y vivían frente al Estadio Nacional, también se hizo franciscano y ayudaba a la gente y le daba consejos, tenemos montones de anécdotas que contar, ojalá alguién me comunicara con el ya que hace años que nos dejamos de ver. También conocí a su hermano menor Rodrigo y a la sra. Julia que tenía de pareja a un ex General de la Escuela Militar, fui a almorzar varias veces a su casa y el a la mía, era muy queriso por mi madre.

Anónimo -

es el mismo luis alberto que conoci, recuerdo que llego de Brasil y se hizo cargo de la fcia. de su mama, el y su madre decian ser parientes(prima)de Joaquin Sorolla, el pintor español, ya que segun ellos este habia estado en Chile, y Luis se decia pintor autodidacta, lo vi hacer algunas pinturas pero debo decir que no eran buenas, el estuvo casado y tenia una hija, su mujer se llama Carmen no recuerdo el apellido

Guido Portalier Contreras -

Hola Mario, me intereso la historia de este personaje, te dire que creo conocerlo, ya que en los años 83 84 mas o menos trabaje en una farmacia en ñuñoa propiedad de su madre la señora Julia Sorolla Isaac
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres