Blogia
mQh

murió marek edelman


Murió Marek Edelman, el último sobreviviente de la aniquilada revuelta del gueto de Varsovia. Llamó a la tolerancia en cada uno de los aniversarios de la insurrección de 1943, la primera gran revuelta judía contra los nazis. Después de la Segunda Guerra Mundial fue cardiólogo y luchó contra el comunismo en Polonia.
Murió el viernes en Varsovia, Marek Edelman, el último líder sobreviviente de la fatídica revuelta del gueto de Varsovia contra los nazis en 1943. Tenía 90 años.
Edelman murió por causas naturales en casa de su amiga Paula Sawicka, donde vivió los últimos dos años. "Murió en casa, con sus amigos, con sus familiares", dijo Sawicka.
La mayor parte de su vida adulta la dedicó Edelman a la defensa de la vida, la dignidad y la libertad humanas. Luchó contra los nazis en la trágica revuelta del gueto de Varsovia y más tarde en la rebelión de Varsovia. Y luego durante décadas luchó contra el comunismo en Polonia.
Su heroísmo le ganó su ingreso en la Legión de Honor francesa y la más alta distinción civil de Polonia, la Orden del Águila Blanca.
Uno de los pocos sobrevivientes después de tres semanas de lucha desigual en el gueto de Varsovia, se sentía obligado a preservar la memoria de los héroes caídos en esa primera rebelión judía a gran escala contra los nazis. Cada año, con ocasión del aniversario de la rebelión, llamaba a la tolerancia.
"El hombre es malo; por naturaleza, el hombre es una bestia", dijo, y por eso la gente "debe ser educada desde la infancia, desde el jardín infantil, en que no debe haber odio".
También se sintió obligado a llamar repetidas veces al mundo por más libertad y paz, incluso cuando hubiera que conquistarlas en una guerra.
"Cuando no puedas defender la libertad con medios pacíficos, tienes que usar las armas para luchar contra el nazismo, las dictaduras, el chauvinismo", dijo Edelman el año pasado.

Edelman nació el 1 de enero de 1919 en Homel, que estaba entonces en el este de Polonia y es ahora Belarus. Pronto su familia se mudó a Varsovia.
Cuando los nazis invadieron Polonia el 1 de septiembre de 1939, Edelman era miembro de Bund, una organización socialista judía que más tarde organizó acciones de la resistencia contra la ocupación alemana.
Los alemanes instalaron el gueto de Varsovia en noviembre de 1940, hacinando a más de cuatrocientos mil judíos de la ciudad y de toda Polonia en condiciones inhumanas. Al cabo de un año, casi la mitad de la gente había muerto por enfermedad o hambre.
Los planes de la resistencia fueron puestos en práctica el 19 de abril de 1943, cuando los nazis avanzaron para liquidar el gueto matando o enviando a los restantes sesenta mil habitantes a los campos de exterminio en Trebinka, Majdanek y Sobibor, todos en Polonia.
Pero ese abril las bien entrenadas tropas alemanas encontraron una resistencia inesperadamente feroz de unos cientos de jóvenes civiles judíos, mal armados, determinados a morir luchando antes que en la cámara de gas.
"Nadie creía que fuera a salvarse", dijo Edelman. "Sabíamos que la lucha estaba condenada, pero mostramos al mundo que había resistencia contra los nazis, que deberías morir luchando contra los nazis".
Los combatientes del gueto infligieron pesadas pérdidas a los alemanes, pero finalmente sucumbieron. Tras el fracaso de la rebelión, más de 55 mil personas fueron asesinadas o deportadas a los campos de concentración nazis.
Los líderes de la rebelión fueron detenidos en un búnker y, al no ver posibilidades de escapar, se suicidaron todos el 8 de mayo de 1943.
Los nazis arrasaron el gueto calle por calle como parte de su "solución final" en la que mataron a más de seis millones de personas en un intento por exterminar a los judíos de Europa.
Edelman no estaba en el búnker. Con un pequeño grupo de sobrevivientes, pasó por las alcantarillas al lado ario de Varsovia, donde encontraron lugares donde ocultarse y ayudar a coordinar a los grupos de combatientes judíos en los bosques de las cercanías.
La mortal contienda "valía la pena... incluso al precio de la vida del combatiente", dijo más tarde. "De todos modos, nada los salvaría".
En agosto y septiembre de 1944, Edelman luchó en la Rebelión de Varsovia, otra aplastada revuelta para liberar de alemanes a la capital antes de la llegada del Ejército Rojo.
Después de la guerra, Edelman ejerció como cardiólogo en la ciudad central de Lodz. Se unió a los grupos de oposición y al movimiento pro libertad Solidaridad, y fue internado por ley marcial del 13 de diciembre de 1981 contra Solidaridad.
Al final, el movimiento Solidaridad provocó el derrocamiento de los comunistas del poder en Polonia en 1989.
La esposa de Edelman, Alina Margolis-Edelman, trabajó como enfermera en el gueto de Varsovia, y después de la guerra ejerció como pediatra. Con su hijo Aleksander y su hija Ana, dejó Polonia para marcharse a Francia después de las purgas antisemitas patrocinadas por los comunistas en 1968. Murió en París el 23 de marzo de 2008.
Pero Edelman no quiso abandonar Polonia. "Cuando eres responsable de la vida de sesenta mil personas, no te marchas y los olvidas", dijo.
Le sobrevive su hijo, y una hija y dos nietos.

13 de octubre de 2009
3 de octubre de 2009
©los angeles times 
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres