Blogia
mQh

murió eddie brandt


Era la persona indicada a la hora de hablar de la historia del cine y sus recuerdos.
[Valerie J. Nelson] La obsesión de Eddie Brandt con las películas era evidente en su casa de Hollywood Norte, la que transformó en un teatro al aire libre cuando instaló un proyector en una diminuta buhardilla con ventanas que abrían hacia su patio.
Para Brandt, desde principios de los años setenta que el sábado noche era noche de películas. Cinéfilos como él mismo proyectaban películas de 16 milímetros, viéndolas a través de ventanas gigantes o sentados fuera.
Pero desde que su tienda de artículos de segunda mano en Hollywood Norte se convirtiera en una tienda de recuerdos de películas desde que comprara su primera bodega de objetos para coleccionar objetos relacionados con la historia del cine en 1972, para Brandt todos los días eran día de películas.
Transformó su negocio en la Matiné del Sábado de Eddie Brandt, construyendo una colección de videos y de historia del cine tan enorme que funciona como una biblioteca oficiosa sobre Hollywood.
Brandt, que era también compositor y escritor de guiones de dibujos animados, murió el 20 de febrero de cáncer al colon en su casa en Hollywood Norte, informó su hijo Donovan. Tenía 90 años.
Como acomodador de cine durante su adolescencia, Brandt empezó a coleccionar recuerdos de la historia del cine y descubrió lo popular que eran casi por accidente después de que usara carteles de películas para tapar los hoyos de su tienda de gangas.
"Un día llegó un hombre y compró carteles de películas para decorar su bar", contó Brandt al Times en 1986. "Sabía que había un mercado para los recuerdos de películas".
Cuando se dio cuenta de que los clientes codiciaban las películas y series de televisión clásicas, vendió su colección personal de películas de 16 milímetros y empezó a comprar videos en 1976.
Desde entonces, la familia Brandy ha recorrido videotecas en todo el país a la búsqueda de videos agotados, reuniendo una colección que "destaca como el exclusivo refugio de los amantes del cine", escribió Lucas Hinderbrand, profesor de estudios de medios y cine de la Universidad de California en Irvine, en la revista Media Access en 2007.
"En el pueblo se dice que es allí donde van los estudios a buscar tesoros perdidos, donde productores y directores buscan ideas, donde los archivistas buscan copias de referencia, y donde los estudiosos de la televisión encuentran grabaciones de las primeras series", escribió Hilderbrand.
Todos los estudios importantes, las redes y las compañías de producción tienen una cuenta corporativa, dijo Donovan.
La tienda, en Vineland Avenue, "evoca las tiendas de discos de moda en ‘High Fidelity’, con un ambiente que combina los rancios bares de carretera de Texas y un galpón de la Armada", escribió el Times en 2002.
Los visitantes son acogidos por hileras de videos -según la última cuenta, 72 mil- y 27 mil DVDés. Y cerca de dos millones de fotografías y "decenas de miles" de carteles, dijo Donovan.
Steven Spielberg arrendó la película de 1926, ‘El pirata negro’ [The Black Pirate] para investigar un episodio para ‘Regreso al futuro’ [Back to the Future], contaba Brandt a menudo, y en los créditos de ‘Kill Bill Vol. 1’, el director Quentin Tarantino agradeció a Eddie Brandt.

Edward August Brandt nació el 5 de agosto de 1920 en Chicago y creció allá.
Durante la Segunda Guerra Mundial fue un especialista en radar de la Armada asignado a San Francisco. Después de la guerra se mudó a Hollywood.
Gracias a un amigo consiguió empleo escribiendo chistes y música para Spike Jones, conocido por poner en boga canciones populares.
Pianista autodidacta, Brandt tocaba en tríos al principio de los años cincuenta. Uno de ellos incluía a su primera esposa, la cantante Ruthie James. Se divorciaron en 1956.
En los años cincuenta fue también director del Canal 13 de KLAC-TV y guionista y artista del ‘The Spade Cooley Show’, un programa de variedades en el Canal 5 de KTLA-TV.
Brandt empezó a escribir para dibujos animados en los años sesenta para ‘Beany & Cecil’, de Bob Clampett, y luego para el estudio Hanna-Barbera, donde conoció a Claire, una caricaturista con la que se casó en 1968.
Para ganar algún dinero extra, abrió la tienda de gangas llamada Eddie Brandt’s Garage Sale el 1 de enero de 1969.
Hace algunos años sufrió una serie de derrames y se retiró. Su esposa y su hijo continuarán con la tienda.
"La tienda es lo que es porque somos una familia de excéntricos y amamos el cine", dijo Claire a Media Access en 2007.
Brandt adoraba las de vaqueros, seguidas por las películas B de detectives.
Le sobreviven, además de Claire y de su hijo Donovan, de Hollywood Norte, cuatro hijas (Kelly, de Nevada; Tracy, de Sand Canyon; Holiday, de San Francisco; y Heidi, de Palmdale); un hijo de su primer matrimonio, Eric, de Arizona; y cuatro nietos.
23 de marzo de 2011
10 de marzo de 2011
©los angeles times

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres