Blogia
mQh

declaró teniente encargado del archivo


Declaró un integrante del Consejo de Guerra.
Argentina. El Tribunal Oral Federal No. 2 no se expidió ayer sobre el pedido de nulidad del testimonio que la camarista federal Laura Inés Cosidoy brindó el martes en calidad de testigo de la defensa de tres imputados. La decisión pasó para el día lunes cuando se retomen las audiencias.
En tanto en la última jornada de la semana del Juicio a la Patota dio un escueto testimonio, quien fuera uno de los integrantes del consejo estable de guerra durante la dictadura, teniente coronel Ramón Víctor Alcalde.
Previamente al inicio del testimonio, el fiscal Gonzalo Stara se opuso al mismo, por entender que "por el rol ejercido por éste no tenía ajenidad a lo ocurrido en nuestra zona, con lo cual de su testimonio podía surgir una autoincriminación bajo juramento o incurrir el testigo en falso testimonio".
No obstante el sólido planteo, "el tribunal rechazó esta oposición, dando inicio al testigo de la defensa, quien parecía estar cubierto por un manto de impune amnesia; pese a que se le exhibió un acta de Consejo de Guerra y reconoció su firma en la misma", señaló la abogada querellante Leticia Fascendini.
El testigo de la defensa dijo que "hasta el momento desconocía el expediente que se le enseñó donde constaba el acta con su firma". Tampoco recordó "a ninguno de sus colegas integrantes del mismo".
"Su memoria, en cambio, resultó muy clara al momento de recordar en qué lugar del Comando tenía su oficina y resaltar que sus funciones eran en el área de administración de personal, archivando papeles", dijo Fascendini.
La jornada había despertado gran expectativa porque el TOF No. 2 había anunciado que resolvería el pedido de nulidad del abogado de la Secretaría de Derechos Humanos Álvaro Baella -quien tuvo el apoyo de la fiscal Stara, y de las restantes querellas- sobre el testimonio de Cosidoy, quien trató de "mentirosos" a una docena de testigos que habían pasado frente al mismo tribunal en el marco de la causa Díaz Bessone,
En su testimonial la camarista pidió explayarse sobre los ex presos que declararon en su contra revelando que no los asistía debidamente, o que sentían que era parte del mismo grupo que los interrogaba. La camarista, que reconoció su estrecha amistad con el general Leopoldo Galtieri, enumeró cada trámite judicial que hizo en favor de cada uno de ellos, logrando su sobreseimiento o su libertad. No conforme con esto leyó supuestas cartas elogiosas que les habrían enviado sus ahora denunciantes cuando eran sus defendidos.
Cosidoy se presentó ante el tribunal con una verdadera "guardia pretoriana": el actual jefe de la brigada antinárcoticos Gustavo Spoletti, su segundo el "Chino" Paz (a quien Cosidoy no quiso investigar por las irregularidades denunciadas en el operativo de detención del célebre narco Jorge Halford solo 24 horas antes) y del ex jefe del grupo, Alejandro Franganillo.
12 de mayo de 2011
©rosario 12

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres