Blogia
mQh

asesinos con domicilio conocido


"Ya descubrí quiénes son mis enemigos", dijo Ana Fabricia en noviembre del 2010. La líder de desplazados Ana Fabricia Córdoba, asesinada este martes, perdió violentamente hace once meses a uno de sus hijos. Tras el homicidio, familiares cercanos denunciaron amenazas de muerte.
Colombia. Ana Fabricia Córdoba, prima de la exsenadora Piedad Córdoba, era una líder de víctimas de Medellín. Su asesinato se produjo este martes en el interior de un bus.
Córdoba se destacó por su liderazgo en organizaciones no gubernamentales en contra del conflicto armado. A causa de la violencia, se desplazó en 2001, desde Apartadó (Antioquia) a Medellín.
En una entrevista que concedió el 22 de noviembre del 2010, Ana Fabricia le dijo al periodista que ella  identificaba quiénes eran sus "enemigos".
"Ya descubrí quiénes son mis enemigos y ya los conocí bien, para ellos yo soy su enemiga pero yo los veo con ojos de hermana. No le dan a uno una oportunidad en la vida, una persecución a una mujer indefensa", lamentó en ese entonces la líder.
Ana Fabricia recordaba en esa entrevista cómo su familia fue golpeada por la violencia: "Me matan a mis dos pelados, me violan a mi hija, y me conseguí un argentino, mi media naranja, pero allá (a la casa) lo fueron a matar y como él era extranjero, tuvo que irse ahí mismo", relató.
La líder confesó que su papel como representante de las víctimas era una consecuencia de la pérdida violenta e injusta, según ella, de sus seres queridos: "Me tocaba hablar porque se metieron con mis dos hijos y uno entrega la vida por sus hijos".
"Mejor que me mataran a mí que a mis dos hijos. ¿Qué fue lo que hice?", dijo en ese momento.
Entre las organizaciones que fundó Córdoba está Líderes Adelante por un Tejido Humano de Paz (Latepaz), creada en 2008. Ana Fabricia también era miembro de la llamada Ruta Pacífica de las Mujeres, una iniciativa femenina que busca la solución política negociada al conflicto interno. Además, era considera la mujer líder del barrio Santa Cruz, en el sector nororiental de Medellín.
Tras el homicidio, se recuerda que Córdoba denunció en las últimas semanas y ante distintos auditorios, que insistentemente recibía amenazas de muerte.
"Ana Fabricia había denunciado amenazas contra su vida ante la Mesa Metropolitana de Derechos Humanos, el Gobierno Nacional, departamental y local, la Fiscalía, la Personería y otros organismos de seguridad", dijeron algunas organizaciones sociales.
Pese a esas denuncias, "no se hizo nada para proteger su vida", se afirma en un comunicado del Comité impulsor de las Mesas de Derechos Humanos (Corpades), la Corporación Nueva Gente, y otras organizaciones de derechos humanos de Medellín.

Hijos de Ana Fabricia Denuncian Amenazas
Los tres hijos de la líder de desplazados por el conflicto armado fueron amenazados de muerte, así lo denunció la familia de la representante de víctimas.
"Anoche recibimos una llamada amenazante, (en la que nos dijeron) que todos íbamos a quedar igual", expresó este miércoles a Efe su hija de 28 años, Diana Ospina Córdoba.
 "Le atribuyo este crimen al Estado", afirmó la hija de la mujer, para quien este homicidio tiene relación con el asesinato, hace once meses, de su hermano Jonatan en el barrio La Cruz.
Las versiones y testimonios atribuyen el homicidio del joven a un sargento de la Policía Metropolitana de Medellín, indicó Diana, quien subrayó que su madre había denunciado el caso y estaba decidida a no permitir que quedara en la impunidad.
La declaración de Diana coincide con el testimonio de Ana Fabricia, en noviembre del 2010. "Llegó un muchacho Julián Andrés del mismo barrio y le dijo: ‘Jonatan su mamá te mandó unas cositas’ y esperando dizque lo que yo le mandaba... Qué tristeza, es inhumano.... Lo coge la patrulla de la policía de La Cruz , la 133084, cogen a mi hijo y me lo monta el teniente ahí y dos hombres de civil (...) ellos me lo iban a pasar por ‘falsos positivos’ pero no les di tiempo porque me moví en la Procuraduría y la Defensoría desde muy temprano con mis amigas (...) ¡Qué dolor tan grande!".
Hoy, Diana lamenta que lo ocurrido se "veía venir": "Ella (Ana Fabricia) me decía: ’a mí me van a matar, pero lo que yo quiero es justicia’".
 La joven pidió al Gobierno que asegure que estos crímenes no quedarán impunes y que les ofrezca medidas de seguridad a ella y a sus hermanos Carolina, de 12 años, y Carlos Arturo, de 18.
Las exequias de Ana Fabricia se cumplirán este jueves.
9 de junio de 2011
8 de junio de 2011
©semana


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres