Blogia
mQh

el das o el cartel de las 3 letras


¿En qué anda el controvertido ’ventilador del DAS’? Tensiones entre Colombia y Venezuela han vuelto a sacar al ex jefe de Informática del organismo Rafael García, quien, al parecer cuando dejó de serle útil a Venezuela, empezó a colaborar con la DEA.
Colombia. Muchas historias se tejen alrededor del ex jefe de Informática del DAS Rafael García. Unas lo tienen como informante privilegiado de la DEA, otras como jefe paramilitar caído en desgracia. Pero también hay otras que lo consideran estrella de la parapolítica, el eslabón perdido de la relación entre las mafias colombianas y las mexicanas, e inclusive como el que alimenta con información a las autoridades venezolanas para montar la historia de un complot del gobierno colombiano para asesinar al presidente Chávez.
El aumento de las tensiones entre los dos gobiernos sacó a García de una especie de ostracismo en el que se encontraba y ahora su nombre ha salido a flote no solo en versiones que le atribuyen un papel de informante de las autoridades de Venezuela, sino en otras que lo sitúan en los Estados Unidos en contacto con la DEA. CAMBIO investigó para tratar de establecer la trayectoria desde cuando salió del país.
Para los servicios de Inteligencia colombianos está probado que en agosto pasado desafió una orden del juez sexto de ejecución de penas que le otorgó libertad condicional, y salió clandestinamente del país rumbo a Venezuela, donde a comienzos de septiembre logró protección del gobierno de Chávez y obtuvo una cédula a nombre de José Antonio Sánchez. Así lo reveló CAMBIO en su edición del 29 octubre cuando, además, contó que allí habría colaborado con las autoridades venezolanas para montar la historia de un complot del gobierno de Álvaro Uribe para asesinar al presidente Chávez.
Los pormenores de este supuesto complot, que ha utilizado Chávez para mantener la alerta roja con respecto a Colombia y hacer sonar sus tambores de guerra, están descritos en un documento de 57 páginas que está manos de las autoridades colombianas y que según éstas fue redactado con la ayuda de expertos de la Dirección de Inteligencia Militar de Venezuela, bajo la dirección de un oficial de la Inteligencia cubana.
El documento, conocido por CAMBIO, indica que García estuvo bajo protección venezolana en el fuerte militar de Tiuna y que colaboró con las autoridades de ese país con información sobre supuestas relaciones del presidente Uribe con paramilitares y narcotraficantes para atentar contra el mandatario venezolano. El ex jefe de Informática del DAS, que se presenta como un amplio conocedor del hampa colombiana, les habría dicho a los venezolanos, entre otras cosas, que el presidente Uribe toleraba la existencia de un cartel del narcotráfico en el DAS, del cual García hacía parte como puente para el envío de cargamentos de cocaína a los carteles mexicanos.
Pero, además, el informe contiene versiones de tres detectives de bajo nivel asignados a Contrainteligencia del DAS, investigados desde hace seis meses por denuncias de corrupción por la oficina de Control Interno del organismo, que no son creíbles. Por ejemplo, uno de ellos dice que asistió a reuniones privadas en la casa del entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, para diseñar un plan que pretendería desestabilizar a Venezuela. Y otro asegura que  Colombia tenía tres proyectos para espiar a países extranjeros: el ’Salomón’ en Ecuador; el ’Falcon’ en Venezuela y el ’Fénix’ en Cuba, que vigiló consulados ecuatorianos en el suroccidente colombiano y que se infiltró en la minga indígena de octubre de 2008 porque tenía información de que en ella participaban agentes ecuatorianos.
Esta información fue la que presentó el miércoles 28 de octubre ante la Asamblea Legislativa en Caracas el ministro del Interior Tarek El Aissami como la gran revelación que demostraba las criminales intenciones del gobierno colombiano contra Venezuela. Una información en la cual García puso su cuota.
Para las autoridades colombianas es claro que desde que salió de la cárcel, García ha estado vendiendo sus servicios al mejor postor y que hasta la fecha ha ofrecido información a por lo menos tres agencias de otros países.

Con la DEA
Todo indica que cuando García dejó de serle útil a Venezuela,  viajó a Estados Unidos. Según fuentes de Miami y Nueva York estaría en contacto con la DEA, que investiga las actividades ilegales del llamado ’Cartel Azul’ o de ’Las tres letras’, del cual, según la agencia antidrogas, habrían hecho parte el entonces director Jorge Noguera, el ex secretario general Giancarlo Auque de Silvestre -investigado por ’chuzadas’ ilegales-, el ex asesor de Noguera Jimmy Nassar, la ex jefe de Migración Ana Padilla Vaca, y el mismo García.
Según la investigación de la DEA, que ha contado con la colaboración de narcotraficantes mexicanos confesos y algunos de los ex jefes paramilitares colombianos presos en los Estados Unidos, el ‘Cartel Azul’ habría ayudado a ingresar al país millonarias remesas de dinero ilegal provenientes de México y Estados Unidos, producto de negociaciones con las mafias colombianas. Y es esta información la que pretende verificar la DEA con el ex jefe de Informática.
Pero ahí no para la información que García podría aportar a la investigación de la agencia estadounidense que compromete a los altos ex funcionarios del DAS antes mencionados. La agencia quiere verificar si ese cartel también le prestó servicios al bloque Resistencia Tayrona de las Auc, al mando de Hernán Giraldo, extraditado y procesado por narcotráfico. "Son muy sólidas las pruebas con las que la DEA está armando el expediente", le dijo a la revista un abogado que conoce el caso.
CAMBIO se comunicó con García para conocer su propia versión. El ex funcionario del DAS dijo que por ahora no está en capacidad de hablar sobre lo que ocurre con él en Estados Unidos, pero se declaró dispuesto a comparecer ante cualquier estrado judicial en Colombia o en el exterior.
¿Qué tan probable es que este hombre les haya servido a la vez a dos señores: a Chávez y a la DEA? ¿Por qué nunca le dijo nada de esto a la Corte ni a la Fiscalía colombianas? ¿Es posible que García esté haciendo todo esto para buscar espacio en otro país después de que su credibilidad se fue a menos?  Son demasiadas preguntas para tan pocas respuestas disponibles.

La Ruta del Dinero y las Pistas del ’Cartel de las 3 Letras’
Lo que las autoridades norteamericanas investigan hoy sobre la existencia del ’Cartel Azul’ o de ’Las tres letras’ fue confesado por el propio García durante su permanencia  en Venezuela. Este es un aparte de su declaración preparada allí:
"Durante los años 2003 y 2004, mediante esta red de lavado de dinero conformada por funcionarios del DAS, de la Aerocivil y la DIAN, introdujimos a Colombia aproximadamente 100 millones de dólares y entre 50 y 60 millones de euros. Debido a lo anterior, desde el año 2003 comenzó a hablarse entre paramilitares y narcotraficantes del ’Cartel de las tres letras’, haciendo alusión a las tres letras de la sigla DAS, y refiriéndose a quienes desde adentro de esta institución participábamos de estas actividades ilegales. Realmente la relación de cada uno de nosotros con narcotraficantes se originó de circunstancias diferentes. En el caso mío esta relación partió desde cuando trabajé en la Sociedad Portuaria de Santa Marta, donde conocí a gente que traficaba por el puerto. Luego, desde una empresa de frutas que tuve junto con dos amigos, participé en el tráfico de drogas que hacíamos a Europa".

28 de noviembre de 2009
©cambio
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres