Blogia
mQh

en eua hay 44 millones de pobres


Según los datos del censo de 2009, en Estados Unidos viven por debajo de la línea de pobreza cerca de 44 millones de personas.
[Carol Morello] En el segundo año de una brutal recesión, las filas de los estadounidenses pobres se empinaron al nivel más alto en los últimos cincuenta años y millones más apenas evitan deslizarse por debajo de la línea de la pobreza, informó la Oficina del Censo de Estados Unidos el jueves.
Cerca de 44 millones de estadounidenses -uno de cada siete- vivían el año pasado en hogares cuyo ingreso se ubicaba por debajo de la línea de la pobreza, que es cerca de 22 mil dólares para una familia de cuatro personas. Esta es el mayor número de personas desde que el censo empezara a medir la pobreza hace 51 años.
La instantánea captada por el censo de 2009, el primer año de la presidencia de Obama, muestra a un país sumido en una recesión económica mundial.
Desde 2007, el año previo al inicio de la recesión, el país tiene casi cuatro millones menos de asalariados. Hay más niños viviendo en la pobreza. Y por primera vez desde que el gobierno empezara a trazar el seguro médico en 1987, la cantidad de personas con cobertura sanitaria se ha reducido, a medida que la gente pierde sus empleos con prestaciones médicas o que los empleadores dejan de ofrecerlas.
Con elecciones de mitad de mandato a menos de dos meses, las estadísticas dejan reflejan una realidad que está alimentando gran parte del descontento contra Washington.
En la región de Washington, la tasa de pobreza en Virginia fue la que más se elevó, a 10.5 por ciento, de un 8.6 por ciento previo. En Maryland subió medio punto, a nueve por ciento. El Distrito tenía la tasa más alta, pero bajó de dieciocho al diecisiete por ciento.
Aunque el impacto de la recesión fue bastante amplio, hubo disparidades entre los grupos. La tasa oficial de pobreza aumentó para todas las razas y grupos étnicos, excepto los asiáticos, que continuaron teniendo el ingreso familiar medio más alto. Más adultos en edad de trabajar vivían en la pobreza, mientras que el número de gente pobre mayor de 65 años se redujo, en gran parte debido al aumento de las prestaciones de la seguridad social.
Más de 51 millones de estadounidenses no poseen seguro médico, informó el censo, y un porcentaje más alto que nunca de los que no tienen seguro médico lo están recibiendo del estado.
Académicos, organizaciones sin fines de lucro que trabajan con los pobres y el presidente Obama expresaron todos su preocupación por el sombrío panorama.
Obama dijo que las cifras podrían ser mucho peores si no fuera por la ayuda del gobierno.
"Gracias a la Ley de Recuperación Económica [Recovery Act] y muchos otros programas que entregan desgravación fiscal y subsidios a la mayoría de las familias trabajadoras y especialmente a las más necesitadas- millones de estadounidenses eludieron la pobreza el año pasado", dijo en una declaración.
Sin embargo, muchos conservadores afirmaron que los programas de gobierno no funcionan.
"Estamos gastando más dinero que nunca luchando contra la pobreza, y sin embargo la pobreza ha aumentado", dijo Michael D. Tanner, del Instituto Cato. "Claramente, lo estamos haciendo mal".
Junto con el aumento de las personas que viven en la pobreza, el censo constató una reducción de las personas que viven justo por encima de la línea de pobreza, lo que sugiere que muchos de los que vivían por encima de la pobreza cayeron por debajo de la línea el año pasado.
Los bancos de alimentos y refugios en todo el país dicen que están buscando a antiguos donantes pidiendo ayuda.
El vecino James Imler, de Dale City, es una de ellas. En el pasado daba dinero para caridad y hace edredones para los refugios de gente en situación de calle. Pero desde que empezara su tratamiento contra el cáncer de mama el año pasado, se ha sentido demasiado débil como para trabajar en cualquiera de los dos trabajos que tenía, uno en un restaurante y otro en una agencia de reclutamiento. Su ingreso ha bajado de dos mil dólares al mes a menos de setecientos -ni siquiera suficientes para pagar el alquiler- y en los últimos seis meses ha estado visitando un comedor comunitario en el condado de Prince William, el Action Through Service.
"Las cosas iban bien", dijo. "Era madre soltera, criaba a mi hijo y necesitaba cupones de alimentos".
"Y ahora estoy aquí", agregó.
Mientras que la cantidad de la gente más pobre del país es mayor que en cualquier otro periodo, la tasa tiene precedentes. La última vez que estuvo tan alta fue en 1994. Y a principio de los años sesenta, superó el veinte por ciento.
Pese al aumento de la pobreza, el ingreso medio no bajó para los que todavía tenían trabajo. Los hombres en horario de tiempo completo vieron elevarse sus ingresos medios en un dos por ciento, a 47 mil dólares, mientras que el salario mediano de las mujeres subió casi con el mismo porcentaje, a algo más de 36 mil dólares al año.
El ingreso familiar medio bajó un poco, justo por debajo de los 50 mil dólares. Pero el ingreso familiar bajó en 4.2 por ciento desde que empezara la recesión y en un cinco por ciento desde su nivel más alto de más de 52 mil dólares en 1999. Las familias pobres se vieron particularmente afectadas, con una reducción del ingreso de 4.4 por ciento en comparación con el 1.6 por ciento de las familias blancas.
"Siempre hemos tenido una situación en la que algunos grupos de la población tienen tasas de pobreza más altas que otras", dijo Margaret Simms, que dirige el Proyecto Familias Trabajadoras de Bajos Ingresos del Urban Institute. "Durante las recesiones vemos quienes son los que sufren los tiempos difíciles en los tipos de cifras que estamos teniendo hoy".
Las estadísticas se han convertido rápidamente en alimento para un debate sobre el papel que debe asumir el gobierno en la lucha contra la recesión económica.
"Es un fuerte indicio de que no se ha centrado la atención en el crecimiento e inversión en la creación de empleos", dijo Ken Blackwell, ex tesorero del estado de Ohio, asociado ahora al Family Research Council.
Ron Haskins, director del Brookings Center on Children and Families de la Brookings Institution, dijo que los programas de gobierno no tienen suficiente dinero para compensar la reducción entre el seguro médico privado y el proporcionado por los empleadores. "¿Se encargará el gobierno?", preguntó. "Eso significa un gobierno más grande, más impuestos, más gastos".
Este verano una propuesta para extender las prestaciones de desempleo a los desempleados de larga data fue rechazada por los republicanos que objetaron que un aumento de los gastos podría empeorar el déficit. La medida fue finalmente aprobada.
Algunos de los que han luchado para encontrar trabajo se están dirigiendo hacia la Good Shepherd Alliance, un comedor comunitario en el condado de Loudoun, uno de las jurisdicciones más ricas del país.
Vickie Koth, directora ejecutiva, dijo que se ha acostumbrado a oír decir a los clientes, casi como si aturdida por su vertiginoso descenso, que acostumbraba a trabajar como voluntaria en organizaciones como la suya propia. La recesión terminará algún día, observó, y los tiempos difíciles serán solo un recuerdo.
"Muchas comunidades están viendo esto por primera vez", dijo. "Una vez que pase, espero que la gente recuerde todo lo que sufrimos para que nuestras comunidades estén más abiertas para ayudar a los que lo necesitan".
[Jennifer Buske y Caitlin Gibson contribuyeron a este artículo].
8 de diciembre de 2010
16 de septiembre de 2010
©washington post
cc traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres