Blogia
mQh

estados unidos

recortando los capullos


El trabajo preparativo es una importante fase en la industria de la marihuana. Una fuerza de trabajo internacional y contracultural prepara la hierba en su camino al mercado. Los recortadores pueden ganar hasta doscientos dólares al día, más el alojamiento, a veces con "un tipo loco con un AK-47 en medio del bosque".
[Joe Mozingo] Sebastopol, California, Estados Unidos. En una vieja casa de tejas de guijarros no muy lejos del centro de la ciudad, los recortadores se inclinaban sobre bandejas en la salita, recortando la variedad del día: Blue Dream. Su acritud apuñalaba el aire, como una combinación de café francés tostado y zorrillo atropellado.
Sábanas y sacos de dormir ocultaban las ventanas que daban a los vecinos. Del cielo raso colgaban paneles improvisados de focos fluorescentes. Desde un ordenador portátil, Johnny Cash cantaba ‘The Man Comes Around’.
Jeremiah, de Oregon, que presidía a la cabecera de la mesa, llevaba pendientes en forma de tornillos, un brazalete con un escarabajo hecho de resina y una gorra con un viejo cerrojo de bronce y un ojo de cerradura que llama su tercer ojo. Ha estado viniendo al sur desde California del Norte para la cosecha de marihuana durante los últimos cuatro años.
Estaba feliz de haber encontrado este trabajo, por el que le pagan doscientos dólares al día, sin demasiados riesgos. "Mucho mejor que trabajar con un tipo loco con un AK-47 en medio del bosque", dijo.
Esta temporada su patrón fue Nicholas, un joven afable de barba irregular, un gorro de lana y vaqueros ajustados, que supervisó la operación como el encargado del recorte. No llevaba armas. A Nicholas le encantaba el bonsai y prefería los libros audio y NPR para poder concentrarse durante el tedioso trabajo.
Los miembros de su equipo, de edades en 22 y 32, no habían trabajado nunca antes en esto y venían al condado de Sonoma desde lugares tan lejanos como Michigan y Luisiana.
El auge de la industria de la marihuana médica trajo nuevos productores, nuevas técnicas y mayor visibilidad al mundo de la marihuana en California del Norte -tanto las legales como las ilegales- y creó más demanda de trabajadores. El ‘círculo del recorte’, antiguamente un asunto terriblemente secreto entre familiares y amigos, ahora atrae a peregrinos de la contracultura de todo el mundo.
Cuando las autoridades allanaron una enorme plantación en el condado de Humboldt en octubre pasado, entre los detenidos se encontraron recortadores de España, Francia, Ucrania, Australia y Canadá.
"Ahora vienen más extranjeros", dijo el fiscal general de Humboldt, Paul Gallegos. "Es una suerte de nueva Fiebre del Oro".
De septiembre a noviembre los recortadores recorren las calles de viejos pueblos madereros con sus polvorientos sacos de dormir y tijeras podadoras Fiskars, formando redes con vecinos y otros viajeros en festivales de música, bares y cafeterías. Algunos de los más osados se paran a orillas de la carretera con letreros escritos en idioma marihuano: "Busco Trabajo, Pero No Tengo Fiskars".
En algunos casos, los productores y recortadores se buscan abiertamente en Craigslist: "Necesito ayuda para podar mi ‘jardín de rosas’", decía un mensaje subido el 21 de octubre en Arcata. "Es la época en que debe ocurrir y necesito ayuda para la última parte de la poda. Prefiero mujeres porque soy veinteañero y me gusta trabajar con gente de mi edad, y la vas a pasar bien".
Los recién llegados sin recomendaciones que responden a esos anuncios pueden terminar viviendo en tiendas en lo más profundo de un bosque, a horas de alguna ciudad, bajo la paranoica vigilancia de un productor fuertemente armado con una pequeña fortuna que perder o ganar por cosecha. Los mejor situados pueden terminar en el suelo de una casa alquilada, con ducha caliente, Internet y buena compañía, trabajando bajo la pretensión de legalidad de un colectivo de cannabis médica.
Los empleadores contratan a toda una gama de hippies del retorno a la tierra, redneck locales, delincuentes pesados, profesionales de clase media y empresarios sensibles que implementan pausas de yoga y el veganismo.
"He estado en podas en casas de clase media alta, con buena comida y vino", contó Jonah Raskin, autor de ‘Marijuanaland’ y profesor de la Universidad de Sonoma.
Las leyes del estado permiten que colectivos de pacientes cultiven marihuana para su uso según recomendación médica. El gobierno federal considera todo uso y producción de marihuana como ilegal y, como parte de una reciente campaña de represión nacional, allanó la plantación de un colectivo en el condado de Mendocino que contaba incluso con la bendición del sheriff.
Muchos en la industria sospechan que la policía obligará a muchos productores que cumplen con la ley, a entrar en la clandestinidad. Pero de cuánta gente se está hablando, eso no lo sabe nadie.
Sin regulaciones reales de los estados, la frontera en el mercado del cannabis médico y la antigua marihuana es turbia. Los productores pueden vender las dos, los recortadores trabajan en ambas y los consumidores compran de las dos. Durante las vacaciones, cuando hay un exceso de marihuana barata después de la cosecha, los dispensarios en el Área de la Bahía informan sobre una fuerte baja en las ventas cuando los clientes prefieren el mercado negro.
Una noche hace poco, seis recortadores con el pelo trenzado de una plantación en Calistoga cenaron en el elegante restaurante Sea Thai Bistro en Santa Rosa después de un largo día de trabajo. Apestaban a hierba, pero eso no parecía importar a nadie.
Sus círculos se forman en general en los ambientes musicales y en varias reuniones de pacifistas y anarquistas. En el Rainbow Gathering mundial en Argentina en marzo, Danielle, 21, de Israel, conoció a una pareja alemana, Chris, 29, y Ginger, 32. Danielle viajaba con su hermana hacia California del Norte, donde conoció a un productor cuando escuchaba una banda en un bar. Consiguió un trabajo e invitó a los alemanes a participar.
Se unieron a otros tres que venían de California y un hermano y hermana de Alaska.
La plantación trabajaba en el mercado médico y en el negro, vendiendo a dispensarios y a un vendedor ilegal en Kentucky, que pagaba mucho más. Eso no les importaba; la distinción parecía superficial. Y aunque apoyaban la legalización total, al menos algunos sospechaban que eso significaría el fin de este estilo de vida.
"No nos pagarían tan bien si fuera legal", dijo Chris. "Si la legalizan, no voy a volver, porque entonces van a pagar siete dólares la hora".
No es solamente el precio de la marihuana el que se va a desplomar. Además los productores pagan lo mismo por la confianza que por el trabajo.
"Si es legal, no necesitan gente en la que confiar".

El equipo de Sebastopol operaba bajo los auspicios de las leyes del cannabis médico, y la producción se enviaba a un dispensario en el Área de la Bahía. Todos los recortadores se habían unido al colectivo. Técnicamente, eran pacientes.
Jeremiah sacó una rama de marihuana curada de una bolsa de basura negra, cortó los capullos marchitos y los dejó suavemente en su bandeja.
En los viejos tiempos, el proceso en general terminaba aquí: con un cogollo verde oliva que se veía como el pelo enredado y despeinado de alguien que ha dormido durante un mes debajo de un puente. Pero desde que la marihuana se convirtiera en una industria, los consumidores esperan que las hojas ralas sean retiradas y que los ramos de flores secas sean tratadas delicadamente para conservar y ofrecer la brillante resina que contiene gran parte de la potencia de la hierba.
El trabajo requiere una mano diestra.
Jeremiah retorció un brote con sus dedos y sacó las hojas ralas con sus tijeras de podar. Llevaba guantes de goma azules para impedir que la resina se pegara en la punta de sus dedos.
Puso el suave y apretado capullo en una pila al lado de su bandeja y cogió la siguiente. De vez en cuando, se sacaba la resina de sus guantes, hacía bolitas con ella y la metía en un frasco de gominola para ser cocida o ahumada más tarde. Este es uno de los beneficios extra del trabajo.
Pese a todo el romanticismo y el espíritu de rebeldía que algunos insuflan en esto, el círculo de la poda tenía el mismo ritmo que uno de costura. La gente hablaba espontáneamente y tranquila, sin levantar la vista. Los silencios eran marcados por el ruido del metrónomo.
Pagados a destajo, estaban, en cierto sentido, compitiendo unos con otros.
"Todos sabemos que Allie es el más rápido", dijo Jeremiah. "Ya dejamos de quejarnos sobre eso. Pero sabemos que es verdad".
Allie, cuyo largo pelo rubio se asoma por debajo de su capucha, también venía de Oregon, donde cultiva marihuana en su casa, en parte para tratar su epilepsia. Junto a ella estaba Crystal, una de las más jóvenes. Estaba trabajando en una tienda de artículos deportivos en Michigan cuando decidió seguir a su hermana mayor hasta aquí. "Tenía que salir de allá y vivir algo nuevo", dijo. "Sólo conocer a otra gente aquí me ha cambiado la vida".
Vaughn, del Área de la Bahía, trabajó la última vez en un círculo de recorte en Eureka, donde no se le permitió salir de la casa en dos meses. "Ven la llegada o salida de alguien como algo sensible", explicó. Un día llegó un hombre de traje, al que los recortadores confundieron con un miembro de la mafia mexicana, que se llevó la mitad de la cosecha. Vaughn tuvo que pelear para que le pagaran.
Devin, originalmente de Massachusetts, pidió permiso en su trabajo en un remolcador en Luisiana para ir al festival del Hombre Ardiente en Nevada, conoció a personas que trabajaban como recortadores y terminó allá. Andy es un viajero; vive trabajando en restaurantes y en balnearios de ski y en la cosecha de la marihuana.
"El año pasado trabajé para un tío del lado de la montaña que era totalmente ilegal", dijo Andy. "Llovió mucho y todo empezó a llenarse de moho. Tuvimos una diferencia por la paga. Me negué a irme hasta que me pagara todo. La próxima vez, me dije, no trabajaría para un ilegal".
"Legal" es un término relativo. Las ventanas estaban tapadas por una razón. Pidieron a un visitante que se dejara vendar durante el último medio kilómetro antes de la casa. Esta precaución se tomaba parcialmente por temor a los robos, pero también para evitar allanamientos de la policía federal.
Los recortadores durmieron en dos dormitorios y pasaron casi todo el tiempo juntos.
Bromearon de que estaban en un episodio de ‘The Real World’, el prolongado reality show en el que jóvenes adultos de diferentes trasfondos viven juntos en una casa. En otros equipos de recortadores, han trabajado con gente de Inglaterra, Japón, Alemania, México, Nueva Zelanda, Australia, Suiza e Israel.
Por supuesto, el origen del recortador no importa tanto como la personalidad. "La mayoría de la gente no puede ser social todo el tiempo y estar siendo mirados todo el tiempo, no pueden manejarlo", dijo Jeremiah.
Los miembros de este círculo conocían los dramas de cada uno, los motivos y las meteduras de pata. El equipo de Michigan aportó un poco más de sarcasmo al más complaciente equipo de Oregón, riéndose de los otros con chácharas insulsas. "De repente volvimos a tercero y estamos jugando en el patio", dijo Allie.
Todos se rieron de expresiones de California del Norte, como "hella" y "yeah it is" y se quejaron de tener que oír la música de otros "por quinta vez". De noche, intercambian mensajes, juegan a las cartas, miran películas y prueban la medicina.
"La camaradería es impresionante, porque tenemos trasfondos diferentes y vivimos en mundos diferentes", dijo Jeremiah. "Hemos estado viviendo como familia".
Cristal agregó: "Todos hicimos planes para reunirnos el próximo verano".
Para el Día de Acción de Gracias, la marihuana estará entregada y los recortadores se habrán dispersado o vuelto a sus vidas, hasta el otoño siguiente.
9 de diciembre de 2011
2 de diciembre de 2011
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

echan restos de soldados a basural


Enterraron restos no identificados de soldados en un basural. La guerra contra el terrorismo de George W. Bush sigue dando que hablar. Restos de militares norteamericanos fueron enviados a un basural en un condado de Virginia de forma secreta, sin autorización de sus familiares.
[Guy Adams*] Los Angeles, California, Estados Unidos. La fuerza aérea de Estados Unidos usó secretamente un basural para disponer de los restos incinerados de cientos de soldados muertos en acción durante la Guerra del Terror. Las cifras que se hicieron públicas ayer muestran que los restos parciales de 274 hombres y mujeres caídos fueron enviados al basural en el condado de King George, Virginia, entre 2004 y 2008. A sus familias, que habían dado permiso para que los restos se dispusieran de una forma "digna", nunca se les dijo de esa práctica.
La escala del escándalo, en el Washington Post hace un mes, es mucho mayor de lo que se pensaba previamente. Además de los 976 fragmentos de cuerpos identificados, los informes del Pentágono muestran que otros 1762 restos del campo de batalla no identificados, demasiado dañados para ser sometidos a análisis de ADN, también terminaron en el basural.
Los funcionarios dicen que no tienen planes de contactar a las familias de los soldados para informarles del destino de sus seres queridos. Dice que establecer las identidades de los hombres y mujeres afectados sería demasiado caro y tomaría mucho tiempo.
Una carta del Pentágono a Rush Hold, una congresista demócrata que está investigando el asunto para una electora cuyo marido fue muerto en Irak, sostiene que determinar a quiénes pertenecen los restos que fueron al basural, "requeriría un esfuerzo masivo" y habría que examinar los records de unos 6300 soldados.
"¿Qué diablos?", respondió Hold en el Post. "Gastamos millones, decenas de millones, para encontrar algún rastro de los soldados muertos y ellos están preocupados por el esfuerzo ‘masivo’ de volver y sacar los archivos y averiguar a cuántos soldados se les faltó el respeto en esta forma. Simplemente no quieren hacer preguntas o averiguar mucho."
Hace un mes, los investigadores federales publicaron un informe muy crítico descubriendo "una grosera ineficiencia" de la morgue en la base aérea de Dover, el principal puerto de entrada para los cuerpos de soldados estadounidenses caídos en acción que vuelven a Estados Unidos.
El informe descubrió que las partes de los cuerpos fueron dejados en congeladoras durante meses y aun años. En un incidente, el desfigurado brazo de un marine muerto fue serruchado, sin el permiso de sus padres, para que entrara en el féretro.
Los denunciantes que trataron de atraer la atención a las prácticas deshonestas en la morgue fueron ignorados o amenazados con despidos. El "patrón de fracaso" identificado en el informe se extendía a partes de cuerpos de soldados cayéndose de las bolsas de plástico y mezclándose con los restos de otros. En una carta a una viuda de guerra descubierta por el Post, el director de la morgue, Trevor Dean, dijo que la práctica se había hecho común desde por lo menos 1996, cuando él comenzó ahí.
Que el escándalo no llegara al conocimiento del público más pronto es quizás un subproducto de los esfuerzos de los sucesivos presidentes para mantener a la base aérea alejada del escrutinio del público. Durante la primera guerra del Golfo, George H. W. Bush prohibió la cobertura de las noticias sobre el regreso de las tropas caídas allá. La prohibición fue continuada por su hijo durante la segunda guerra del Golfo y finalmente levantada por la administración Obama en 2009. El gobierno de Bush ha sido acusado de groseras violaciones a los derechos humanos en las guerras de Irak y Afganistán, amén de persecuciones a la comunidad islámica de EE.UU.
[Traducción de Celita Doyhambéhère.]
[* De The Independent de Gran Bretaña.]
9 de diciembre de 2011
©página 12

se extienden protestas contra wall street


Protestas se extienden a grandes y pequeñas ciudades.
[Erik Eckholm y Timothy Williams] Una informal campaña populista que empezó en Wall Street hace tres semanas se ha extendido a decenas de ciudades en todo el país. En Los Angeles, los manifestantes están acampando cerca del Ayuntamiento, en Chicago se han congregado frente al Banco de la Reserva Federal y en Boston marcharon por el centro de la ciudad, manifestándose contra la avaricia corporativa, el desempleo y la responsabilidad de las instituciones financieras en la crisis económica.
Con poca organización y dependiendo de Facebook, Twitter y grupos de Google para compartir sus métodos, la campaña Ocuppy Wall Street [Ocupar Wall Street], como se llama al prototipo en Nueva York, se alimenta de un profundo filón de indignación, dijeron expertos en movimientos sociales, uniendo a cruzados de toda la vida contra la globalización y anarquistas profesionales con personas más jóvenes frustradas por las malas perspectivas de trabajo.
"Las diatribas basadas en el descontento son el primer paso de todo movimiento", dijo Michael Kazin, profesor de historia en la Universidad de Georgetown. Pero dijo que no estaba claro si las actuales protestas conducirían a un movimiento duradero, lo que exige que las recién desatadas pasiones sean canalizadas en instituciones y transformadas en objetivos políticos.
La publicidad en torno a las recientes detenciones de cientos de manifestantes en Nueva York, cerca de Wall Street y en el Puente de Brooklyn, sólo ha dado más bríos a la campaña. Esta semana se preparan nuevas manifestaciones y en algunos casos acampadas urbanas en lugares tan disparatados como Menfis, Tennessee; Hilo, Hawai; Minéapolis; Baltimore; y McAllen, Tejas, de acuerdo a
Occupy Together, un centro oficioso para las protestas que anuncia nuevas demostraciones, incluyendo algunas en Europa y Japón.
En la capital del país, el sábado se inició el movimiento Occupy D.C. con planes de unir fuerzas el jueves con organizaciones anticorporativas y antibélicas similares para una acampada en un parque cerca de la Casa Blanca en octubre de 2011.
Cerca de cien de las personas más jóvenes, de las cuatrocientas que hubo durante el fin de semana, acamparon frente del Ayuntamiento de Los Angeles el lunes en la mañana. Varias decenas de tiendas ocuparon el jardín junto con un puesto de comida gratis y un punto de encuentro de la prensa. Había personas sentadas sobre mantas tocando la guitarra o los bongós o meditando. Junto a un letrero que decía "Comida, No Bombas", había otro que decía "Comida, No Bancos."
En el puesto de donaciones, Elise Whitaker, 21, editora de guiones y directora independiente, dijo que lo que unía a los manifestantes era su deseo de una "economía más igualitaria."
"Creo que no soy representado por los grandes grupos de interés y las multinacionales, que controlan cada vez más nuestro dinero y nuestra política", dijo, agregando que ella no estaba per se contra el capitalismo.
Javier Rodríguez, 24, ex estudiante del Pasadena City College, levantaba un letrero que decía, en español, "Abajo el Banco Mundial", y dijo que era anticapitalista.
"El sistema monetario no funciona", dijo. "Los bancos están aquí para robarnos. Todo el mundo está endeudado sea para pagar el seguro médico, la escuela o los préstamos. La gente está harta."
En Chicago el lunes en la mañana cerca de una docena de personas estaban sentadas o tendidas en sacos de dormir frente al Banco de la Reserva Federal, rodeados de letreros de protestas y cestas llenas de alimentos donados y mantas. Los manifestantes, que han estado en Chicago desde el 24 de septiembre, dijeron que habían recibido tanta comida que empezaron a dar el excedente a indigentes.
En las noches el número de manifestantes aumenta cuando llegan de la escuela o del trabajo y el grupo marcha por Michigan Avenue.
"Todos tenemos ideas diferentes sobre lo que significa esto, parar con la avaricia de las grandes empresas", dijo Paul Bucklaw, 45. "Para mí, se trata de los bancos."
Sean Richards, 21, estudiante de salud ambiental en la Universidad de Illinois en Normal, dijo que dejó la universidad el viernes y tomó un tren a Chicago para manifestarse contra las compañías petroleras.
Dijo que seguiría durmiendo en la calle "todo el tiempo que fuera necesario."
Los estrategas de izquierda dijeron que se sentían animados por el estallido de energía y esperaban que contribuyera al nuevo y poderoso movimiento progresista. Robert Borosage, co-director de la Campaña por el Futuro de Estados Unidos, observó que las manifestaciones en Wall Street ocurrieron después de las protestas en Wisconsin este año contra los intentos de eliminar los sindicatos de empleados públicos y numerosas manifestaciones contra el estado de la economía y el desempleo.
Los nuevos manifestantes han mostrado un extraordinario compromiso y no han recurrido a la violencia pese a las agresiones de la policía de Nueva York, dijo. "Yo creo que el resultado fue que realmente tocaron una fibra entre los activistas de todo el país."
Pero si el movimiento quiere tener un impacto duradero, tendrá que generar líderes y aclarar demandas, dice Nina Eliasoph, profesora de sociología en la Universidad de California del Sur.
Con el país viviendo un profundo malestar económico, casi todo el mundo se ve obligado a pensar en economía y política, dando a las nuevas protestas una "mayor resonancia emocional", dijo.
"Así que hay una tensión entre este movimiento emocionalmente poderoso", dijo, "y el vacío del mensaje mismo, de momento."
[Ashley Southall contribuyó al reportaje desde Washington, Ian Lovett desde Los Angeles y Steven Yaccino desde Chicago.]
4 de octubre de 2011
3 de octubre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

indignados se toman wal street


Los indignados con la avaricia del sistema financiero y el alto desempleo de Estados Unidos. Autodenominado "A ocupar Wall Street", entró en su tercera semana de manifestaciones. Al mismo tiempo se extiende por otras ciudades del país y amenaza con contagiar a Chicago, a Los Angeles y a Seattle.
Nueva York, Estados Unidos. Los indignados se hicieron escuchar durante el fin de semana en Estados Unidos, particularmente en Nueva York, donde cerca de 700 personas fueron detenidas el sábado cuando intentaban cortar el puente de Brooklyn. El movimiento que protesta por la crisis económica, autodenominado Occupy Wall Street ("A ocupar Wall Street"), entró en su tercera semana de manifestaciones. Al mismo tiempo se extiende por otras ciudades del país y amenaza con contagiar a Chicago, Los Angeles y Seattle. La organización, que se expresa en contra de la avaricia del sistema financiero, las ejecuciones bancarias y el alto nivel de desempleo vigente en Estados Unidos, amenazó ayer con instalarse en el sur de Manhattan durante varios meses. Hoy convocan a un nuevo acto de reclamo frente al Ayuntamiento de la ciudad, para manifestarse contra las detenciones del sábado. La acción de la policía neoyorquina, criticada por el alto nivel de fuerza utilizado, desató la polémica.
El cruce de acusaciones entre manifestantes y autoridades fue ventilado y dirimido en las redes sociales y algunos medios de comunicación, donde los indignados denunciaron que habían sido engañados por la policía para que abandonaran las zonas peatonales del puente de Brooklyn, donde finalmente fueron detenidos. Por su parte, la institución insistió en que los manifestantes habían sido advertidos con megáfonos, "claramente y en múltiples ocasiones", para que no invadieran la calzada. Para argumentar su posición, ambos sectores subieron videos a YouTube. Los jóvenes intentaron demostrar que no habían recibido ningún aviso, mientras la policía señaló que había avisado por megáfono que habría detenciones si se obstaculizaba el tránsito del famoso puente.
Según fuentes policiales, prácticamente todos los detenidos fueron liberados al cierre de esta edición. No obstante, la mayoría de los indignados tendrá que comparecer en menos de 30 días ante una Corte penal de Manhattan para responder a cargos por alteración del orden público y obstaculizar el tránsito en el puente.
A pesar de las detenciones, los indignados neoyorquinos decidieron reunirse en el céntrico Zucotti Park, ubicado en el sur de la ciudad, en la zona donde comenzaron a acampar el pasado 17 de septiembre, en pleno corazón del centro financiero. Durante el fin de semana, distribuyeron un diario de cuatro páginas, editado por dos periodistas independientes, al que bautizaron como The Occupied Wall Street Journal. A través de este medio dan a conocer sus reivindicaciones y su manifiesto. Desde Twitter, ese grupo de protesta comparó las detenciones que la policía de Nueva York realizó el sábado, con las manifestaciones que en 1999 ocurrieron en la ciudad de Seattle (Washington) contra la globalización mundial y la Organización Mundial de Comercio (OMC). "Hubo más de 600 detenidos en las protestas de Seattle contra la OMC. La policía de Nueva York detuvo a más de 700 en cinco horas", señalaron los indignados neoyorquinos en la red social, y pidieron a sus seguidores que no realizaran acciones violentas directas. Otro seguidor de la protesta, como Jason Pollock, señaló que este movimiento se puede considerar como parte del principio físico que enuncia que cada acción tiene su reacción. "Por años hemos visto a Wall Street dirigir el mundo", dijo.
Además de Nueva York, protestas y reuniones similares tuvieron lugar ayer en otras grandes ciudades de Estados Unidos como Los Angeles, Boston, Filadelfia, Seattle y Chicago, entre otras. Sin un liderazgo visiblemente definido, grupos defensores de las libertades civiles y ciudadanos particulares intentaron expresar su solidaridad con los seguidores de Occupy Wall Street. Del mismo modo, también quisieron mostrar su posición sobre la crisis económica, la desigualdad social y la avaricia de los más ricos.
En Raleigh (Carolina del Norte), un grupo denominado Occupy Raleigh convocó a activistas, sindicatos, iglesias y comunidades a una reunión para organizar protestas similares en esa ciudad. Mientras que en Filadelfia se reunieron en la Iglesia Metodista Unidad de Arch Street para organizar un Occupy Philadelphia. En Los Angeles hubo protestas en el Ayuntamiento, donde unas 2 mil personas se manifestaron el sábado para protestar por la crisis que atraviesa Estados Unidos e impulsar el cambio social y una mayor presencia en la política.
El jueves próximo, en ocasión del décimo aniversario del comienzo de la guerra en Afganistán, los manifestantes tratarán de hacer escuchar su voz ante Barack Obama, culpable, a juicio de muchos de ellos, de haber traicionado las promesas de un cambio radical. Se espera para ese día una sentada en Freedom Plaza, lugar a mitad de camino entre la Casa Blanca y Capitol Hill.
4 de octubre de 2011
3 de octubre de 2011
©página 12

murió nathaniel davis


Embajador de Estados Unidos en Chile durante el gobierno de Salvador Allende. Murió en mayo de 2011.
[Elaine Woo] Murió el lunes en Claremont, de cáncer, Nathaniel Davis, diplomático que era el embajador estadounidense en Chile cuando el presidente Salvador Allende fue derrocado en un sangriento golpe de estado. Tenía 86 años.
Su muerte fue anunciada por el Harvey Mudd College, Claremont, donde enseñó ciencias políticas durante diecinueve años hasta su jubilación en 2002.
Descrito una vez como un "brillante funcionario de carrera" por el ex secretario de Estado Henry Kissinger, Davis también fue embajador en Bulgaria, Guatemala y Suiza.
Llegó a Chile en 1971, un año después de que Allende se convirtiera en el primer presidente marxista de América Latina elegido democráticamente. El cargo de Davis allá terminó en medio de sospechas sobre la participación de Estados Unidos en el golpe militar de 1973 que resultó en la violenta muerte de Allende en circunstancias que todavía no esclarecidas -en Chile se ha ordenado recientemente la exhumación de su cuerpo.
Davis discutió la política de Estados Unidos hacia el gobierno de Allende y refutó las acusaciones de participación norteamericana en su derrocamiento en su libro ‘The Last Two Years of Salvador Allende’, de 1985.
Davis sirvió de modelo para el personaje del embajador en la película ‘Missing’ de Constantin Costa-Gavras (1982), basada en un libro del mismo título de Thomas Hauser. En 1983, Davis y otros dos funcionarios estadounidenses que trabajaron con él en Chile demandaron a Hauser, Costa-Gavras y Universal Pictures por difamación, argumentando que eran acusaciones falsas sobre su complicidad en la desaparición y muerte del periodista estadounidense Charles Horman durante el golpe de Estado. La querella por difamación fue desechada por el tribunal.

Nacido en Cambridge, Massachusetts, el 12 de abril de 1925, Davis se graduó en la Universidad de Brown en 1944, el mismo año que se enroló en la Armada como alférez. Sirvió en el portaaviones Lake Champlain hasta 1946.
Un año después obtuvo su licenciatura en la Escuela de Derecho y Diplomacia Fletcher de la Universidad de Tufts. Enseñó durante un breve periodo en Fletcher, donde se doctoró en 1960.
Davis se incorporó al servicio diplomático en 1947. Después de trabajar en Praga, Checoslovaquia (ahora la República Checa); Florencia y Roma, Italia; y Moscú, trabajó como encargado de asuntos soviéticos para el Departamento de Estado en 1957. En 1959 fue uno de los funcionarios que acompañaron a Nikita Krushev cuando el presidente soviético visitó Estados Unidos.
De 1962 a 1965 Davis trabajó como asistente especial del director del Cuerpo de Paz, Sargent Shriver, y fue más tarde subdirector. Dejó la agencia para ocupar el cargo de enviado a Bulgaria en 1965, antes de que la misión estadounidense fuera elevada a embajada.
Davis fue miembro del Consejo de Seguridad Nacional en agosto de 1968 tras el asesinato de John Gordon Mein, embajador de Estados Unidos en Guatemala. Davis fue elegido para reemplazar a Mein y sirvió como embajador durante un violento periodo en esa república centroamericana antes de recibir otra misión delicada en Chile.
Fue nombrado subsecretario para asuntos africanos bajo Kissinger en 1975, pero renunció a los cuatro meses debido a diferencias de opinión con Kissinger y el presidente Ford sobre operaciones militares encubiertas en Angola. Su última misión en el extranjero fue como embajador ante Suiza de 1975 a 1977.
De 1977 a 1983 enseñó en la Academia Naval de Estados Unidos en Newport, Rhode Island.
En un artículo de opinión de 12986 en Los Angeles Times, Davis expresó pesar por haber presentado "demasiados matices grises" en su enseñanza de política exterior a un estudiante en particular. Ese estudiante era Oliver North, el oficial de la Infantería de Marina que más tarde llegó a primera plana por su papel en el escándalo Irán-Contra.
Le sobreviven su esposa, Elizabeth; cuatro hijos; dos hermanas, ocho nietos; y dos biznietos.
10 de agosto de 2011
11 de mayo de 2011
©los angeles times

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

imperio al borde del abismo


El mandatario estadounidense se mostró confiado en que todavía se puede alcanzar un acuerdo para aumentar el techo de la deuda antes del 2 de agosto, y evitar así que Estados Unidos declare suspensión de pagos.
Estados Unidos. El presidente estadounidense, Barack Obama, advirtió que Estados Unidos se arriesga a contraer una "profunda" crisis económica si republicanos y demócratas no alcanzan un acuerdo para aumentar el techo de la deuda antes del 2 de agosto.
El mandatario, que se dirigió a la nación desde la Casa Blanca para hablar sobre las estancadas negociaciones, se mostró confiado en que todavía "podemos alcanzar ese compromiso" y evitar así que Estados Unidos declare suspensión de pagos.
Caer en mora sería "imprudente" e "irresponsable" subrayó Obama, quien reiteró que una solución para aumentar la deuda hasta finales de año, como proponen los republicanos, no resuelve el problema y no sería suficiente para evitar una rebaja de la duda de EE.UU.
El Departamento del Tesoro ha marcado el 2 de agosto como la fecha tope en la que el Gobierno federal deberá declararse en suspensión parcial de pagos, por lo que el aumento de la deuda de 14,29 billones de dólares se hace cada vez más necesario.
Después de un fin de semana de tensas e infructuosas negociaciones, Obama recurrió a los ciudadanos, a los que pidió que insten a sus legisladores en el Congreso a que lleguen a un acuerdo.
"Si desean un enfoque equilibrado para reducir el déficit, que su miembro del Congreso lo sepa. Si creen que podemos resolver este problema a través del compromiso, envíen ese mensaje", dijo.
El presidente advirtió que si EE.UU. cae en mora no habrá dinero para pagar la seguridad social, los beneficios de los veteranos, ni los contratos firmados con miles de empresas,
"Ahora todas las familias saben que un poco de deuda en una tarjeta es manejable, pero si nos mantenemos en este camino, nuestra creciente deuda costará trabajos y dañará seriamente nuestra economía.
Además, por primera vez en la historia su crédito podría perder la calificación triple A, "dejando a los inversores del mundo preguntándose si Estados Unidos es todavía una buena apuesta", dijo.
En referencia a la diferencia de liderazgo en las cámaras, ya que en el Senado es de mayoría demócrata y los republicanos consiguieron la mayoría en la Cámara de Representantes en las pasadas legislativas, Obama aseguró que los estadounidenses pueden haber votado por un Gobierno dividido pero no "disfuncional".
"No podemos permitir que los estadounidenses se conviertan en daño colateral de la guerra política de Washington", subrayó.
Obama quiere que se apruebe un plan de aumento de la deuda de la nación por lo menos de 2,4 billones en un voto, una cantidad suficiente como para evitar un nuevo debate antes de las elecciones de 2012.
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, insiste en una propuesta en dos fases que reduciría el total del déficit de EE.UU. en 3 billones de dólares, pero que exigiría una nueva votación sobre el límite de la deuda a comienzos de 2012 en el Congreso y estaría ligado a la creación de comité que ofrecería recomendaciones específicas de recortes.
26 de julio de 2011
©semana

divisiones sobre libia


Líderes de la Cámara quieren prohibir el uso de fuerza en ese país, mientras que una moción en el Senado la apoya. El desacuerdo arroja dudas sobre el futuro de Estados Unidos en el conflicto.
[Lisa Mascaro] Libia / Estados Unidos. El impasse en el Congreso sobre la intervención militar en Libia se agudizó marcadamente el martes cuando dos senadores presentaron una resolución bipartidista autorizando el uso continuado de fuerzas estadounidenses, mientras que líderes republicanos de la Cámara propusieron prohibir los bombardeos aéreos estadounidenses, los aviones no tripulados y otras medidas hostiles.
El proyecto en el Senado, de los senadores John McCain (republicano de Arizona) y John F. Kerry (demócrata de Massachussetts), autorizaría el "uso limitado" de las fuerzas estadounidenses durante un año, pero especifica que no se desplegarán tropas terrestres, excepto para "la defensa personal inmediata de funcionarios del gobierno de Estados Unidos."
La resolución se aprobó después de duras críticas de McCain de lo que llamó las fuerzas "aislacionistas" dentro del GOP.
En cuanto a la Cámara, los republicanos se reunirán el miércoles en privado para debatir si esa Cámara presentará una moción similar a la moción de McCain-Kerry, aunque se espera que fracase en la Cámara.
La prohibición de la Cámara, si es aprobada por ambas Cámaras, contribuiría al repudio de la política del presidente Obama y obligaría a Estados Unidos a limitar su rol en operaciones de búsqueda, rescate, reaprovisionamiento e inteligencia. Sin embargo, no llegaría a suspender el presupuesto, según especifica una inusual alianza entre demócratas liberales y republicanos conservadores.
Incluso sin la aprobación del Senado -lo que es de todos modos muy improbable-, la de la Cámara sería vista en todo el mundo como evidencia de una división que arroja dudas sobre el futuro de Estados Unidos en Libia.
Las interpretaciones divergentes reflejan un creciente sisma entre el Senado, que controlan los demócratas, y la Cámara, controlada por los republicanos, donde la oposición a la guerra de Libia ha sido reforzada por la renuencia de Obama a pedir apoyo para la guerra según la Ley de Poderes de Guerra.
La semana pasada la Casa Blanca concluyó que la intervención de Estados Unidos no se ajustaba a la definición legal de "hostilidades" y por eso no necesitaba la aprobación del Congreso. Sin embargo, funcionarios de la Casa Blanca dijeron el martes que apreciaban la moción de Kerry-McCain.
Pese a la influyente voz de McCain, persisten las diferencias dentro del GOP. En un almuerzo a puertas cerradas el martes, varios senadores republicanos hablaron sobre los diferentes aspectos del problema.
"Es hora de autorizar al presidente el uso de la fuerza, sea que crea que la necesita como que no", dijo McCain, el republicano de más alto nivel en la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado.
No se espera que el Senado revise la moción sino hasta después del receso del 4 de julio, aunque la comisión podría votar la próxima semana.
Los costes de la intervención de Estados Unidos en Libia se ha estimado hasta el momento en unos setecientos millones de dólares, y se producen en una época de creciente impaciencia con las guerras y el déficit presupuestario.
Hasta el momento, los líderes de los dos partidos en el Congreso se ha mostrado reluctantes a permitir una votación que obligaría a la retirada de Estados Unidos de la misión de la OTAN.
El vocero de la Cámara, John A. Boehner (republicano de Ohio) se enfrenta a la difícil tarea de equilibrar la creciente frustración sobre la guerra dentro de su electorado con un ala conservadora menos ruidosa que se opone a limitar los fondos para la misión libia.
Este mes, Boehner evitó una propuesta liberal para reducir el financiamiento ofreciendo una alternativa que exigía una justificación exhaustiva de la Casa Blanca de la intervención estadounidense. Aunque la maniobra dio fruto, decenas de republicanos votaron a favor de la reducción propuesta por el representante Dennis J. Kucinich (demócrata de Ohio).
Entretanto, la oposición en el Congreso se ha desteñido con la posición de la Casa Blanca sobre la Ley de Poderes de Guerra, una ley que muchos republicanos consideran inconstitucional.
"Nuestros miembros están muy frustrados", dijo el martes el representante Eric Cantor (republicano de Virginia), líder de la mayoría en la Cámara.
Kerry, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, apeló en nombre de los libios que luchan por la libertad.
"Esta es una resolución y un debate sobre lo que Estados Unidos representa en el mundo", dijo sobre la moción en el Senado. "¿Estamos dispuestos a apoyar las aspiraciones legítimas del pueblo de Libia? ¿Y si no, quién volverá a confiar en nosotros?"
[Christi Parsons contribuyó a este artículo.]
5 de julio de 2011
22 de junio de 2011
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

orden de captura complica conflicto


La decisión del Tribunal Penal Internacional aislará todavía más al gobernante libio, pero hace más improbable que renuncie al poder.
[Henry Chu] Londres, Inglaterra. La orden de captura internacional por crímenes contra la humanidad emitida contra Muamar Gadafi y algunos miembros de su familia aísla todavía más al líder libio, pero también reforzará su determinación a luchar antes que abandonar el poder o buscar refugio fuera del país.
Con el impasse militar entre la OTAN y las fuerzas del gobierno libio que ya supera los cien días, la Corte Penal Internacional de La Haya ordenó el lunes la detención de Gadafi, su hijo y un cuñado. El tribunal sostiene que los líderes ordenaron o alentaron a sus fuerzas a disparar contra civiles libios y a encarcelar a cientos de ellos durante los primeros días del levantamiento contra el gobierno que estalló en febrero.
Las órdenes de captura no serán implementadas fácilmente. Se desconoce el paradero exacto de Gadafi, 69, excepto para su círculo íntimo. Los países de la OTAN no han mostrado ningún deseo de utilizar tropas terrestres en el conflicto. Y aunque las fuerzas rebeldes celebraron las órdenes, su capacidad de ocupar la fuertemente armada capital, Trípoli, sigue siendo un encargo difícil.
"Tiene significación simbólica", dijo Shashank Joshi, experto del Royal United Services Institute, un laboratorio ideológico con sede en Londres. Ahora Gadafi tiene pocos motivos para rendirse, dijo, y las opciones de si seguir luchando o entregarse "son las mismas que ayer."
Pero como un espectro rondando en torno a Gadafi, la orden podría complicar cualquier intento de una resolución diplomática del conflicto. Si el gobernante abrigara alguna vez la idea de hacerse a un lado y marcharse al exilio, tendría que llegarse a un acuerdo para ocuparse de su probable insistencia en no ser detenido.
"Lo hace un poco más difícil, pero no imposible", dijo Joshi. "No deberíamos exagerar y decir que esto excluye todo acuerdo político, o algún tipo de exilio. Pero eleva el precio a pagar que tiene que considerar Gadafi."
Gadafi podría consolarse con el destino del presidente sudanés Omar Hassan Ahmed Bashir, el otro único jefe de estado buscado por el Tribunal Penal Internacional. La orden de captura contra Bashir fue emitida hace más de dos años, pero sigue libre y ha viajado sin impedimento alguno a otros países africanos, algunos de los cuales, como otras decenas de países, no reconocen al Tribunal Penal Internacional.
Gadafi es apoyado por algunos países africanos que han disfrutado de su generosidad y podría buscar refugio en uno de ellos.
Pese a preguntas sobre si la orden de captura hace más difícil remover a Gadafi, la portavoz jefe del Departamento de Estado de EUA defendió la decisión.
"Estados Unidos cree que la decisión de referir el caso al Tribunal Penal Internacional fue una decisión correcta. El TPI se ha expresado sobre la necesidad de justicia y rendición de cuentas", dijo Victoria Nuland a los periodistas en Washington. "Con respecto a si esto obstaculiza o ayuda, no cambia el hecho de que Gadafi ha recibido el mensaje de que es hora de marcharse."
Estados Unidos es uno de los países que no ha reconocido al tribunal, diciendo que los soldados americanos desplegados fuera del país podrían quedar en una situación vulnerable ante persecuciones motivadas políticamente.
El gobierno libio se burló de la orden de captura antes incluso de que fuera emitida. En anticipación de la orden, el portavoz Musa Ibrahim dijo a periodistas el domingo que Trípoli no reconocía la autoridad del Tribunal Penal Internacional.
"El TPI no tiene ninguna legitimidad", dijo Ibrahim. "De eso nos ocuparemos."
Pero en las montañas al oeste del país en manos de los rebeldes, los combatientes de oposición y sus partidarios celebraron la orden disparando sus AK-47.
"Merece más que ser metido en la cárcel," dijo Mohammad Adel, un estudiante de ingeniería de veintiún años en la ciudad de Zintan. "Merece ser tratado como Saddam Hussein. Hay que matarlo en la horca."
La orden de 43 páginas menciona numerosos incidentes durante las dos primeras semanas del levantamiento de la oposición en las que se dice que las fuerzas leales ametrallaron a los manifestantes, encarcelaron a algunos disidentes y torturaron a los otros con descargas eléctricas en sus genitales o colgando a sus víctimas cabeza abajo para darles de latigazos.
Según el tribunal, Gadafi es el responsable de la brutal represión como el líder supremo de Libia, su hijo Seif Islam Kadafi como el "primer ministro de facto" y su cuñado Abdullah Sanoussi como jefe de la inteligencia militar.
En un ataque el 21 de febrero, dice la orden, francotiradores del gobierno abrieron fuego contra mezquitas en Trípoli, matando al menos a cien personas. En Bengasi, una ciudad al este del país que finalmente cayó en manos de los rebeldes, las fuerzas de Gadafi, reza la acusación, golpearon con garrotes y espadas a los manifestantes y los rociaron con ácido.
Gadafi, afirma el tribunal, ejercía "el control absoluto, definitivo e incuestionado sobre el aparato de estado", identificando a Seif Islam y a Sanoussi como dos de sus colaboradores más cercanos.
La orden también acusa a los tres funcionarios de tratar de encubrir las acciones de las fuerzas de seguridad amenazando a periodistas e incluso ordenando el retiro de cuerpos de los hospitales.
Luis Moreno Ocampo, fiscal del TPI, entregó el mes pasado su petición de emisión de las órdenes de detención, y su emisión el lunes no fue ninguna sorpresa. Sin embargo, fueron bien recibidas por la OTAN como otra prueba del creciente aislamiento de Gadafi.
También vincula más estrechamente el destino de Gadafi con el resultado de una misión autorizada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como una intervención humanitaria para proteger a la población civil.
"El hecho es que aumentamos la presión sobre Gadafi", dijo al Parlamento el primer ministro británico David Cameron. "Debemos mantener la presión, porque está empezando a surtir efecto."
Según un cable de la Associated Press, el lunes los aviones de guerra de la Organización del Tratado del Atlántico Norte continuaron bombardeando a las fuerzas de seguridad libias, aunque se oyeron dos fuertes explosiones cerca de la residencia de Gadafi en Trípoli. El gobierno libio dijo que los misiles de la OTAN impactaron en un bus del mandatario libio e hirieron levemente a dos personas.
La lucha se ha intensificado al occidente de Libia a medida que las fuerzas antigubernamentales tratan de cercar Trípoli desde el oeste y desde zonas controladas por los rebeldes al este. Un feroz ataque aéreo de la OTAN está respaldando esa campaña.
Un alto funcionario de Naciones Unidas dijo el lunes que parece que los rebeldes están ganado la batalla contra el gobierno.
"Está claro que la iniciativa, aunque vacilante, la llevan ahora las fuerzas de la oposición, apoyadas por el poder aéreo de la OTAN", dijo al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas B. Lynn Pascoe, subsecretario general para asuntos políticos.
Agregó que continuarían los esfuerzos diplomáticos.
[Borzou Daragahi en Zintan contribuyó a este reportaje.]
28 de junio de 2011
©los angeles times


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres