Blogia
mQh

otro campamento infrahumano


Otro campamento con 101 peones en condiciones infrahumanas. El allanamiento se realizó en un campo de la empresa Satus Ager cerca de Arrecifes. Las situaciones son similares a los de otros campamentos de peones de la desfloración del maíz, hacinamiento, condiciones insalubres y mal pagos.
[Tomás Lukin] Argentina. Un nuevo campamento con 101 personas en condiciones de trabajo inhumanas fue descubierto en el establecimiento Doña Clementina, de la localidad bonaerense de Arrecifes. El campo es explotado por la empresa Satus Ager y es el segundo emprendimiento de la compañía dedicada a la exportación de semillas donde el Ministerio de Trabajo detectó asalariados sometidos a situaciones de extrema vulnerabilidad. Al momento de la fiscalización los operarios santiagueños se encontraban sin trabajar hacía dos días a la espera de la liquidación de sus jornales. Ninguno de ellos conocía cuánto ni cuándo iban a pagarles y tenían prohibido salir del campo. Vivían hacinados e incomunicados, sin corriente eléctrica y lugares aptos para el almacenamiento de alimentos. Sin embargo, en los últimos días, a partir de las investigaciones que lleva adelante la Justicia federal, la empresa había provisto al campo con baños químicos y bidones de agua potable.
"Muchos operarios se estaban aseando a la intemperie entre troncos caídos ayudados por baldes plásticos que, aunque no tenían ninguna inscripción, presuntamente eran envases de agroquímicos. Dormían en condiciones de hacinamiento total", sostiene el informe realizado el martes por los inspectores de los ministerios de Trabajo de Nación y la provincia de Buenos Aires. Los 101 trabajadores provenientes en su mayoría de Santiago del Estero estaban dedicados a la desfloración del maíz.
El allanamiento de la estancia Doña Clementina perteneciente a Satus Ager fue ordenado por el juez federal Carlos Villafañe Ruzo en el marco de la causa por presunta violación a la Ley de Trata de Personas. El campo Doña Clementina se encuentra a 10 kilómetros de Arrecifes por la ruta 191 y desde allí son 9 kilómetros más por caminos rurales. Los inspectores, que estuvieron acompañados por la Policía Bonaerense, se sorprendieron por la existencia de siete baños químicos y bidones de agua potable. "Indagando sobre el tema con los obreros nos informaron que tanto los baños químicos como el agua habían sido provistos pocos días atrás, por los movimientos llevados a cabo en la zona por el mismo tema. Tampoco tienen corriente eléctrica ni lugares aptos para el abastecimiento de alimentos, observándose en algunos casos gran cantidad de moscas", expresa el informe oficial.
Sobre los 101 trabajadores relevados, 35 no estaban registrados, en sintonía con el promedio nacional. "El trabajo digno no es solamente estar registrado. Los empresarios pueden estar realizando aportes por los trabajadores pero si no se respetan las condiciones de salud y seguridad es una tomada de pelo", explicó a este diario el subsecretario de Fiscalización de la cartera laboral, Guillermo Alonso Navone. En ese sentido, en Trabajo advierten que si se prueba la existencia de riesgos para la salud o la seguridad de los trabajadores se pueden suspender las tareas y cerrar los establecimientos.
El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, consideró ayer que la decisión del Gobierno de incluir dentro del debate sectorial las condiciones de trabajo "es embarrar la cancha". Para el empresario tambero las situaciones de reducción a la servidumbre detectadas en las últimas semanas son hechos aislados que no están probados judicialmente: "Es un tema puntual que ni siquiera está demostrado judicialmente".
A pesar de las declaraciones de Biolcati, el establecimiento Doña Clementina en Arrecifes es la segunda inspección en campos explotados por Satus Ager donde se detectaron trabajadores sometidos a condiciones inhumanas desde que Página/12 revelara el pasado 2 de enero la situación de 130 obreros en un campo arrendado por la multinacional cerealera Nidera en la localidad de San Pedro. El primero fue detectado en dos campos ubicados en Ramallo hace seis días. En la Estancia Santa Celestina, la empresa albergaba cerca de 150 personas, entre las que había al menos nueve menores, expuestas a las mismas condiciones de trabajo insalubres detectadas en Arrecifes. En el primer allanamiento el salario prometido, alrededor de 3 mil pesos, distaba significativamente de los 1300 pesos percibidos finalmente, cifra que se contrae todavía más por los descuentos por comida y distintos elementos de trabajo. En el operativo efectuado el martes los trabajadores se encontraban sin trabajar a la espera de la liquidación de sus jornales, aunque desconocían el monto que recibirían.
La empresa Satus Ager fue creada en 1996 y se dedica a la exportación de semillas de soja, maíz, trigo, sorgo y girasol en 20 milhectáreas ubicadas en la zona más rentable de la pampa húmeda. Entre sus directivos figuran Félix Manuel Cirio, ex subsecretario de Agricultura de Felipe Solá, Félix Lanusse, Miguel y Juan Zimmermann, Ricardo Javier Cardinale y Martín Jarmoluk.
14 de enero de 2011
13 de enero de 2011
©página 12
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres