Blogia
mQh

colaboración con neo-paramilitares


Las fuerzas armadas colombianas colaboraron con neo-paramilitares, según revelan cables publicados por Wikileaks.
Colombia. Organizaciones neo-paramilitares con miembros provenientes del personal de las fuerzas armadas fueron capaces de infiltrar el estado, utilizando sus conexiones militares -de acuerdo a un cable de WikiLeaks.
El cable, fechado 3 de febrero de 2007, y publicado por El Espectador el viernes, cuenta cómo el entonces director de la Policía de Seguridad Rural, el general Jesús Gómez Méndez, contó a un oficial estadounidense que las tres principales dificultades para desmantelar estas organizaciones eran la topografía, el dinero y esta infiltración del estado.
La infiltración, dijo Gómez, era un problema especialmente grave porque quería decir que las organizaciones podían recibir información enviada por sus contactos en las fuerzas armadas sobre operaciones en curso contra ellas, permitiéndoles escapar.
Un funcionario anónimo de Intel dijo que esta red de colaboradores militares con las bandas se derivaba del hecho de que muchos miembros de estas organizaciones eran ex militares que podían usar sus relaciones con antiguos colegas.
El oficial subrayó los acontecimientos en la región de Urabá, al norte del departamento de Antioquia, donde calculaba que casi 250 de los aproximadamente 330 a 340 nuevos miembros de bandas criminales tenía experiencia militar previa.
Estas redes de cooperación ilícita fueron aparentemente, especialmente complicadas por acusaciones proferidas por ex líderes de las AUC de que el gobierno había acordado con ellos incorporar las redes de informantes paramilitares en las fuerzas armadas.
Aunque funcionarios del DAS y del gobierno lo negaron, el funcionario anónimo de Intel confirmó que ese era en realidad el caso y que él había incorporado personalmente a ex miembros del bloque del ex líder de las AUC, alias ‘el Alemán’, a su red, con el consentimiento del gobierno. Agregó que ellos estaban entregando información valiosa al gobierno sobre las nuevas bandas criminales y sus operaciones.
El cable agrega importante peso a las repetidas acusaciones de los vínculos de las fuerzas armadas con los paramilitares, y ahora las organizaciones neo-paramilitares, que son conocidas como ‘BACRIM’ o bandas criminales emergentes, por el gobierno colombiano en un esfuerzo por minimizar los lazos de las bandas con los paramilitares.
También destaca los problemas con la interpretación oficial de la amenaza que representan estas nuevas bandas criminales, que surgieron de la viciada desmovilización de los paramilitares, prefiriendo verlas más como un problema policial que como uno de seguridad nacional debido a su estructura descentralizada.
En un informe del año pasado, Human Rights Watch (HRW) condenó esta interpretación, diciendo que el gobierno no había hecho lo suficiente para combatir el surgimiento de estas organizaciones y era demasiado complaciente con los funcionarios corruptos que continúan colaborando con ellas.
La semana pasada, Naciones Unidas expresó su preocupación, afirmando que los vínculos entre funcionarios de gobierno y neo-paramilitares todavía están presentes y dan a las bandas la capacidad de "corromper e infiltrar el estado".
En un cable separado publicado el mes pasado se dice que los fracasos del gobierno durante la desmovilización de las AUC contribuyeron al surgimiento de los neo-paramilitares.
El cable del viernes lo reafirma con el reconocimiento oficial de que la mayoría de las organizaciones neo-paramilitares eran dirigidas en la época por ex comandantes de nivel medio de las AUC y que un poco menos del veinte por ciento del grupo estaba compuesto por paramilitares ‘desmovilizados’.
6 de marzo de 2011
4 de marzo de 2011
©colombia reports
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres