Blogia
mQh

murió leonard weinglass


Abogado de la defensa en la causa de los Papeles del Pentágono. También defendió a los Siete de Chicago y a los Cinco Cubanos.
[Elaine Woo] Murió el miércoles en Nueva York Leonard Weinglass, un abogado idealista que defendió a clientes de causas liberales y radicales en algunos de los juicios más polémicos de los años sesenta y setenta, incluyendo los casos de los Siete de Chicago y los Papeles del Pentágono. Tenía 77 años.
La causa de su muerte fue un cáncer al páncreas, informó Michael Krinsky, colega y amigo durante cuarenta años.
Weinglass, que ejerció en Los Angeles durante dos décadas antes de mudarse a Nueva York, adquirió reputación como extremista durante el caso de conspiración de los Siete de  Chicago contra los manifestantes contra la guerra de Vietnam en la Convención Nacional Demócrata en 1968. Entre los acusados se encontraban Tom Hayden, Abbie Hoffman y Jerry Rubin. Aunque Weinglass era menos escandaloso que su co-abogado William Kunstler, fue sin embargo amonestado por desacato catorce veces en el juicio de cinco meses, que terminó con su absolución.
Defendió también a otros notorios clientes, entre ellos Jane Fonda, a William and Emily Harris (miembros del Ejército Simbionés de Liberación), Angela Davis, Kathy Boudin y Mumia Abu-Jamal. También representó a la hija del ex presidente Carter, Amy, que en 1987 fue acusada de disturbios después de una manifestación contra la CIA en la Universidad de Massachusetts.
Hasta unos días antes de su muerte, Weinglass estaba redactando cartas en nombre de los llamados Cinco Cubanos: los cinco agentes de la inteligencia cubana que fueron condenados en 2001 por espiar en Estados Unidos a favor del gobierno del entonces presidente Fidel Castro.
"Se dedicaba a defender a personas con puntos de vista políticos polémicos y de uno u otro modo estaba tratando de cambiar las cosas, desde los derechos civiles hasta el movimiento contra la guerra", dijo Krinsky.
El caso más importante de Weinglass fue el juicio por los Papeles del Pentágono, iniciado contra el analista de defensa Daniel Ellsberg y el investigador Anthony Russo por la difusión no autorizada por parte de Ellsberg de la secretísima historia de la intervención del gobierno de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. La acusación fue desechada el 11 de mayo de 1973, después de que la corte se enterara de que un equipo encubierto había entrado en las oficinas del psiquiatra de Ellsberg buscando información con la que desprestigiar al famoso acusado.
Como el principal abogado defensor en ese caso, Weinglass "entendía la importancia política de los documentos y que el gobierno de Nixon estaba tratando de suprimirlos. Fue el primer acto de Watergate", dijo Mark Rosenbaum, abogado de la Unión por las Libertades Civiles de California del Sur, que trabajó con Weinglass en el caso.

Weinglass nació el 27 de agosto de 1933, en Belleville, Nueva Jersey. Su madre, recordó una vez, "era una demócrata partidaria de Adlai Stevenson", pero su padre farmacéutico era republicano. Cuando Weinglass estaba defendiendo a los Siete de Chicago, su padre le dijo: "Deberían meterlos a la cárcel sin fianza".
Supo desde muy niño que quería ser abogado. Leyó las palabras de Clarence Darrow mientras barría el suelo del bufete de su tío. Estrella de fútbol durante la secundaria, estudió en la Universidad George Washington en 1955 y se licenció en derecho en la Universidad de Yale en 1958. Tras dos años en la Fuerza Aérea, abrió una práctica de defensa criminal en Newark, Nueva Jersey.
En 1964 conoció a un activista de Newark llamado Tom Hayden, que cambió su vida. Cuando Hayden, que era dirigente de Estudiantes por una Sociedad Democrática, fue detenido en la Convención Nacional Demócrata en Chicago tres años más tarde, le pidió a Weinglass que lo defendiera.
"Tuve que convencer a los otros acusados de que necesitábamos un abogado tremendo", contó Hayden en una entrevista el jueves. "No habían oído hablar de él nunca. No participaba en el movimiento. Pero nunca conocí a nadie tan bueno en la sala de audiencias como Len Weinglass. Nunca perdía la compostura ni elevaba la voz. Trataba de ser lo más convincente posible y hablaba tan sencillamente como podía. Siempre se preparaba de antemano por las mociones que pudieran surgir".
El juicio, que se convirtió en un circo mediático con declaraciones de iconos de los años sesenta, como el gurú del LSD Timothy Leary y el poeta Allen Ginsberg, radicalizó a Weinglass.
"El hecho de que el gobierno de Estados Unidos tratara... de encarcelar a la gente debido a su disidencia política fue para mí realmente toda una revelación", contó a la revista Progressive en 1996. "Había leído y oído sobre esas cosas, pero nunca estuve implicado directamente en un caso de esos".
Su tranquila intensidad y dedicación a sus clientes le ganaron el elogio de jueces y fiscales. "Es un tremendo pensador", dijo Mark Brandler, el juez del caso Harris, al Times en 1980, "incluso cuando apoyaba sus causas políticas durante los trámites preliminares, lo hacía al menos con dignidad".
Le sobreviven dos hermanas, Elaine Nicastro, de Lebanon, Nueva Jersey, y Natalie Franzblau, de Nutley, Nueva Jersey; y su hermano Steven Weinglass , de Los Angeles.
8 de abril de 2011
25 de marzo de 1911
©los angeles times
traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres