Blogia
mQh

derechos civiles

revisarán sentencias por drogas


La Corte Suprema resolverá sobre las disparidades de las sentencias en casos de pasta base de cocaína y cocaína en polvo. Las sentencias por pasta base son cien veces más severas que por cocaína en polvo.

[Adam Liptak] Washington, Estados Unidos. El lunes la Corte Suprema aceptó resolver una situación que ha irritado a las cortes federales menores desde que el Congreso aprobara una ley para abreviar la brecha entre las sentencias dictadas por delitos relacionados con dos tipos de cocaína.
La venta de pasta base de cocaína se castiga con sentencias cien veces más severas que la venta de cocaína en polvo. La nueva ley -la Ley de Sentencias Justas de 2010- redujo la disparidad a 18-1, al menos para las personas que cometieron sus delitos después de la promulgación de la ley el 3 de agosto de 2010.
Pero ¿qué pasa con los que cometieron sus delitos antes de la promulgación de la ley, pero que no fueron sentenciados todavía? Para esos acusados, el juez Terence Evans escribió en uno de los casos que la Corte Suprema accedió revisar, la ley "podría agradecer un ligero cambio de nombre: La Ley de Sentencias No Tan Justa de 2010".
La norma habitual es que las nuevas leyes no se aplican retroactivamente a menos que el Congreso lo diga, dijo Evans, y el Congreso no dijo nada.
En junio de 2010, Edward Dorsey se declaró culpable de la posesión de 5.5 gramos de pasta base de cocaína en 2008, con la intención de venderla. Según la ley en vigor en la época de su delito y su confesión, y gracias a una condena anterior, fue condenado a una sentencia obligatoria mínima de diez años. Según la nueva ley, la sentencia obligatoria no se dictará por posesión de menos de 28 gramos, y Dorsey recibiría probablemente una sentencia de tres o cuatro años.
Evans, escribiendo a nombre de una comisión de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de Estados Unidos en Chicago, dijo que Dorsey había "perdido en una tirada del dado cósmico" y fue "sentenciado en una estructura que ahora ha sido reconocida como injusta".
La Corte Suprema también accedió a revisar un caso similar, que implica a Corey Hill, condenado en 2009 por la venta de 53 gramos de pasta base de cocaína en 2007 y sentenciado en 2010 según la antigua ley.
8 de diciembre de 2011
29 de noviembre de 2011
©denver post
cc traducción c. lisperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

piden permitir marihuana


Dos gobernadores piden a Estados Unidos que aligere normas sobre la marihuana para permitir su uso médico.
[Michael Cooper] El miércoles, los gobernadores de Washington y Rhode Island pidieron al gobierno federal reclasificar la marihuana como una droga con usos médicos aceptados, diciendo que el cambio es necesario para que estados como los suyos, que han despenalizado la marihuana para propósitos médicos, puedan regular la distribución segura de la droga sin correr el riesgo de una persecución federal.
La decisión de los gobernadores -Christine Gregoire, de Washington, demócrata, y Lincoln Chafee, de Rhode Island, un independiente que fue republicano- inyectó nuevo ímpetu político en el prologado debate sobre el estatus de la marihuana. Sus estados están entre los dieciséis que ahora permiten la marihuana médica, pero que han observado que los intentos de producir y distribuir la droga siguen siendo perseguidos por fiscales federales.
"La divergencia en leyes del estado y federales crea una situación donde no existe un sistema seguro y regulado para proveer a pacientes legítimos que puedan necesitar cannabis médico", escribieron el miércoles los gobernadores a Michele M. Leonhart, administradora del Servicio de Control de Drogas [Drug Enforcement Administration].
Actualmente la marihuana está clasificada por el gobierno federal como una substancia controlada Programa 1, la misma categoría en la que está la heroína y el LSD. Las drogas con esa clasificación, dice el gobierno, tienen un alto potencial de mal uso y no tienen "un uso médico aceptado actualmente para tratamientos en Estados Unidos".
Los gobernadores quieren que se reclasifique la marihuana como una substancia controlada Programa II, que la pondría en la misma categoría que drogas como la cocaína, el opio y la morfina. El gobierno federal dice que esas drogas tienen un fuerte potencial para su uso excesivo y la adicción, aunque también tienen "usos médicos aceptados y pueden ser recetadas, administradas u ofrecidas para su uso médico".
Esa clasificación allanaría el camino para que las farmacias expendieran marihuana, además de los dispensarios de marihuana que operan en una opaca zona legal en muchos estados.
"Lo que tenemos allá fuera en el terreno es caos", dijo el gobernador Gregoire en una entrevista. "Y en medio de todo este caos tenemos pacientes que realmente sienten que son tratados como delincuentes o puede haber participado en algunas actividades delictivas, y realmente son pacientes legítimos que quieren marihuana médica.
"Si nuestra gente realmente quiere marihuana medica, entonces tenemos que hacerlo bien, tenemos que hacerlo con seguridad, tenemos que hacerlo teniendo la salud en mente, y eso se hace mejor en un proceso que sabemos que funciona en este país, y eso es a través de la farmacia".
El estado de Washington aprobó en 1998 el uso médico de la marihuana, con un plebiscito en el que ganó el sesenta por ciento de los votos. Pero como muchos otros estados, Washington se encontró pronto en un área legal gris. La Legislatura trató de aclarar las cosas la primavera pasada, cuando aprobó un proyecto para legalizar y regular los dispensarios y los cultivadores de marihuana.
Pero el Ministerio de Justicia advirtió que el cultivo y distribución de marihuana violaba todavía la ley federal y dijo que "los funcionarios del estado que realizaban actividades ordenadas por propuestas legislativas en Washington, no deberían gozar de inmunidad". Gregoire, aunque simpatiza con los objetivos del proyecto, terminó vetando gran parte de este.
Pasó algo similar al otro lado del país, donde Rhode Island aprobó una ley autorizando los dispensarios de marihuana regulados por el estado. Este otoño el gobernador Chafee dijo que no proseguiría con el plan debido a que la fiscalía federal había advertido que los dispensarios podían ser perseguidos judicialmente.
Los defensores de la marihuana médica elogiaron la medida el miércoles, pero dijeron que los gobernadores no deberían esperar al gobierno federal antes de proseguir con las iniciativas en el estado. Los opositores dijeron que incluso si la marihuana fuera reclasificada, era improbable que las farmacias pudieran venderla, porque la droga es normalmente fumada y puede ser menos o más fuerte.
Recién en junio la DEA negó una petición para reclasificar la marihuana sobre la base de una revisión realizada algunos años antes. Pero Gregoire y Chafee dijeron que la actitud de la comunidad médica había cambiado desde que el gobierno hubiera revisado el caso por última vez.
En 2009 la Asociación Médica de Estados Unidos cambió su posición y pidió reclasificar la marihuana diciendo que la clasificación actual estaba limitando la investigación clínica.
Gregoire observó que muchos doctores creen que no tiene sentido poner la marihuana en una categoría más restringida que el opio o la morfina. "La gente muere por sobredosis de opiatos", dijo. "¿Ha muerto alguien por sobredosis de marihuana?"
2 de diciembre de 2011
30 de noviembre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

auge de la marihuana médica


La marihuana médica es legal en California, aunque algunos fiscales federales continúen reprimiéndola.
[Erik Eckholm] Ukiah, California, Estados Unidos. Una intensa represión federal de los productores y vendedores de marihuana médica autorizada por el estado ha afectado malamente a la industria de varios miles de millones de dólares, que surgió en California cuando los electores aprobaron el uso médico de la droga en 1996 y ha destacado la aguda contradicción entre las policías federal y del estado.
La ley federal clasifica la posesión y venta de marihuana como un delito grave y no acepta excepciones por su uso médico, así que el programa adoptado aquí, en otros quince estados y en el Distrito de Columbia existe en un bizarro limbo jurídico.
Mientras las agencias federales se han ensañado con los californianos que cosechan ganancias ilegales descaradamente en nombre de la medicina, o que transportan marihuana fuera del estado, el Ministerio de Justicia declaró en 2009 que normalmente no perseguiría a las organizaciones que proveen de marihuana a pacientes enfermos, de acuerdo a las leyes del estado.
Pero en las últimas semanas los procuradores federales han allanado o amenazado con requisar la propiedad de decenas de productores y dispensarios en California que, en algunos casos, son considerados por funcionarios locales como modelos en cuanto al respeto de la ley. Al mismo tiempo, el Servicio de Impuestos Internos ha levantado cargos por impuestos no cobrados contra el dispensario más grande del estado, amenazándolo con prohibirlo.
Como un indicio de las fuertes tensiones entre el estado y la legislación nacional, Kamala D. Harris, fiscal general de California, describió en agudos términos el
anuncio del 7 de octubre de cuatro fiscales de Estados Unidos, en que dieron a conocer su nueva y dura campaña contra la abundancia de dispensarios, que
definieron como operaciones comerciales que violan el espíritu de la ley californiana, así como de las leyes federales. "Fue una acción federal unilateral, y sólo ha hecho crecer la incertidumbre sobre si pueden los californianos cumplir legítimamente con la ley del estado", dijo Harris en una entrevista. Desde que las autoridades federales no reconocieran que la marihuana puede tener fines médicos, dijo, "están mal equipados para ser los que deciden sobre qué proveedores están violando la ley".
Pero Harris también describió las leyes del estado que regulan la marihuana médica como "vagas y caóticas", y está trabajando con algunos legisladores para implementar controles más consistentes y más estrictos.
La creciente presión federal, dicen los líderes de la industria, podría obligar al desmantelamiento de algunas de las cooperativas que proveen marihuana a  más de 750 mil californianos que han obtenido "recomendaciones" del doctor para
tratar una amplia variedad de males, desde las náuseas relacionadas
con el cáncer hasta dolores y ansiedad.
En unos años, cientos de colectivos, grandes y pequeños, se han incrustado profundamente en el estado, pagando más de cien millones de dólares en impuestos a las ventas, incorporándose a las cámaras de comercio y a los mejores burós comerciales, apareciendo incluso en letreros de "Adopta una carretera".
Aquí en el condado de Mendocino, que coopera feliz con los agentes federales contra el descarado cultivo ilícito de marihuana, los funcionarios idearon un permiso y un sistema de control mensual para pequeños productores que proveen a grupos de pacientes. El sheriff dijo que esto ha aliviado su carga de trabajo e impedido su desvío al mercado negro, y elogió al Northstone Organics
Collective, dirigido por Matthew Cohen, por su escrupuloso respeto de las reglas.
Pero a las seis de la mañana del 13 de octubre, agentes del Servicio de Control de Drogas [Drug Enforcement Administration], armados con rifles de asalto y motosierras allanaron la propiedad de Cohen en las colinas cubiertas de robles al norte de Ukiah, talando 99 robustas plantas, de 1.8 a 3.6 metros de alto, que estaban destinadas proveer de marihuana a sus mil setecientos miembros.
"Las leyes federales y del estado existen en universos paralelos", dijo Thomas D. Allman, el sheriff del condado de Mendocino, en su oficina en Ukiah. Él es tan duro como cualquiera en el comercio ilegal de marihuana, dijo, "pero cultivar y usar marihuana médica es un derecho de los ciudadanos de California".
Ahora, dijo, los 94 colectivos que reciben permisos y etiquetas para plantas de su oficina están asustados.
En Oakland, el dispensario más grande del estado, Harborside Health Center, vende marihuana y productos derivados a más de seiscientas personas al día, cobrando desde veinticinco a sesenta dólares por 3,5 gramos, con un límite de 57 gramos por paciente a la semana. Steve DeAngelo, director ejecutivo, describió eso como "la cantidad máxima que un paciente médico puede consumir legítimamente en una semana".
Inscrita como una cooperativa sin fines de lucro, Harborside tiene 95 mil miembros-pacientes y 120 empleados, ingresa veintidós millones de dólares al año y es uno de los diez contribuyentes más importantes de Oakland, dijo DeAngelo.
En octubre, el Servicio de Impuestos Internos notificó al centro que la consideraba una organización narcotraficante criminal y dijo que no podía deducir su renta, salarios, consultorías y otras operaciones como gastos de negocios, dijo. Le pasó al centro una cuenta por 2.5 millones de dólares en impuestos impagos, lo que podría destruir a la compañía, dijo DeAngelo, que piensa recurrir la decisión en la corte.
"Claramente violamos las leyes federales todos los días, pero estamos acatando fielmente las leyes de California y de Oakland", dijo DeAngelo. La Corte Suprema falló que la justicia penal federal puede prevalecer, pero DeAngelo y otros cuestionan las prioridades del Ministerio de Justicia.
"¿Por qué está el gobierno atacando a empresas legítimas, reguladas?", preguntó. "¿Es mejor que los pacientes la compren limpia y en el ambiente seguro de una tienda o a un vendedor callejero?"
Los partidarios de la marihuana médica acusan al gobierno de Obama de retroceder de promesas anteriores de no perseguir a las organizaciones que respetaran las leyes locales.
Pero funcionarios de la justicia federal dicen que el verdadero cambio es la proliferación de empresas comerciales grandes, no sus directrices.
"Un montón de tiendas de marihuana médica que dicen que no tienen fines de lucro, están haciendo un montón de dinero", dijo en una entrevista Benjamin B. Wagner, fiscal para el Distrito Este de California, en Sacramento.
Agregó que los procuradores no creían en las necesidades médicas de muchos compradores. "En California prácticamente todo el mundo puede conseguir una receta médica", dijo.
Desde fines de septiembre, en su mayor represión hasta la fecha, procuradores federales enviaron cartas a más de cien dispensarios registrados o a sus caseros en todo el estado, advirtiéndoles que su propiedad puede ser confiscada y que podrían terminar en la cárcel si no cierran.
En una rueda de prensa el 7 de octubre, André Birotte Jr., procurador federal en Los Angeles, dijo que un centro comercial en el condado de Orange tenía ocho tiendas que vendían marihuana. "Esto no es ni lo que querían ni en lo que autorizaron los electores en California", dijo.
Algunos de los dispensarios amenazados por el gobierno federal han cerrado sus puertas o están siendo desalojados por caseros miedosos.
Incluso muchos defensores de la marihuana concuerdan en que las leyes del estado que regulan la marihuana médica son inadecuadas, dejando en gran parte en manos de funcionarios locales la tarea de definir normas para el cultivo y venta que varían enormemente de condado en condado. También es un secreto a voces que una parte de los compradores aprobados por los médicos no tienen necesidades médicas plausibles.
En Ocean Front Walk, en la Venice Beach, por ejemplo, compiten por clientes para llevarlos a destartaladas clínicas con nombres como Medical Kush
Doctor, prometiendo recetas médicas por 45 dólares.
"¿Por qué no persiguen a los malos doctores?", preguntó Cohen, el productor del condado de Mendocino. "Yo apoyo fuertemente las regulaciones estrictas".
El senador del estado, Mark Leno, un demócrata de San Francisco, ahora está trabajando con el fiscal general Harris para idear una ley del estado que estipule normas más uniformes y estrictas para la marihuana médica.
Pero condenó lo que llamó las "agresivas intervenciones" de las autoridades federales.
Incluso si el estado endurece los controles y contiene a la industria, el choque central entre la guerra federal contra las drogas y el deseo de California de ofrecer marihuana médica, permanecerá.
Harris dijo que esperaba que si el estado mejoraba el control, los funcionarios federales encontrarían otras prioridades. "Yo soy una procuradora profesional", dijo, "y sé que todo el mundo tiene un montón de obligaciones y recursos limitados".
[Ian Lovett contribuyo al reportaje desde Los Angeles.]
27 de noviembre de 2011
24 de noviembre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

facebook, el sueño de los espías


Annie Machon, de ex espía del MI5 a activista por los derechos civiles. La autora especializada en espionaje –que pasó por ambos mundos– alerta sobre el cambio de paradigma de la seguridad informática. Las redes sociales, el análisis de los datos que recorren la red y la "ética" al "servicio" de la inteligencia.
[Mariano Blejman] Praga, República Checa. El hotel Praha es un viejo anticuario de los años más esplendorosos del comunismo checoeslovaco, cuando la primavera todavía no había llegado a la ciudad. El Praha tiene escaleras de mármol inmensas, una vista colosal sobre el Castillo de Praga, arañas luminosas, salones oscuros y un silencio que a veces aturde por la soledad del ambiente. El encuentro con Annie Machon, la ex agente de inteligencia del poderoso servicio de inteligencia británico MI5, pareciera ocurrir en una de esas viejas películas de la época soviética, en las que los agentes se parapetaban en la barra de un bar, y mientras la música funcional amenizaba el ambiente le daban al whisky sin piedad. Machon está en Praga –como este cronista– para participar de una conferencia sobre periodismo y tecnología organizada por Sourcefabric, una empresa que desarrolla software libre para medios digitales.
Annie Machon renunció en 1996 al servicio secreto junto a David Shayler, luego de que este último denunciara que el MI6 había estado involucrado en un intento de asesinar a Muammar Khadafi de manera encubierta. En agosto de 1997, Shayler le entregó documentos al Mail on Sunday que demostraban la paranoia del MI5 sobre el socialismo del Partido Laborista y fue procesado por el Acta [Ley] de Secretos Oficiales de 1989. Desde entonces, Machon –compañera de Shayer en el MI5– se ha dedicado a denunciar la problemática ética de que los servicios de inteligencia tengan capacidades policíacas sobre sus ciudadanos. Desde hace varios años, Machon se ha dedicado a la difusión de sus ideas, realizando artículos periodísticos, un libro (‘Spies, Lies and Whistleblowers: MI5 and the David Shayler Affair’), y vive viajando por el mundo dando conferencias, organizando campañas y haciendo consultoría. "Mi vida va de hotel en hotel, ni siquiera tengo tiempo de conocer las ciudades donde voy", le dice a Página/12 desde la oscuridad del Praha.
Machon trabajó en el gobierno, en los servicios de inteligencia y en los medios, lo cual la convierte en protagonista privilegiada capaz de comprender el mundo desde diferentes aristas. Pero hay una que no ha cambiado: la de la seguridad. Su tarjeta personal tiene apenas un par de datos de contacto y una clave criptográfica PGP que le permitirá al destinatario enviarle un mensaje encriptado que sólo ella podrá leer. Y mientras fuma y se toma algún trago fuerte intenta desarticular ese aspecto épico que Hollywood les da a los espías. Aunque, hay que decirlo, el contexto no ayuda. En la conferencia llamada Mediafabric, Machon hablará de su historia y de la importancia de los medios electrónicos de tener plataformas seguras para permitir a las fuentes comunicarse de manera confiable. Y dirá que Bradley Manning, la supuesta fuente de Wikileaks en el caso del Cablegate, no fue descubierto por un problema de seguridad del sitio de Julian Assange, sino por una supuesta confesión que hizo el mismo soldado a otra persona a través de un chat inseguro.

¿Cómo es su relación con el MI5?
El MI5 es mi ex...

¿Modificó su perfil en Facebook, entonces?
(Ríe...) Es complicado, definitivamente lo es. Me siento triste porque mirando para atrás, mucha de la gente que se unió a los servicios secretos en esa época era idealista y muchos se fueron por una gran desilusión ética cuando se comenzaron a conocer los casos de terrorismo en los que los espías estaban involucrados. Me pone triste que la denuncia sobre estos hechos no cambia nada realmente, porque durante muchos años mi historia estuvo muy visible en los medios y sin embargo nada cambió en estos años. Las agencias de inteligencia siguen haciendo lo mismo, es una frustración entre mí y mi ex socio.

Muchas veces pareciera ser que no se puede hacer inteligencia sin hacerlo de manera ilegal...
Ese es un acercamiento equivocado. Estamos en el siglo XXI y esa manera de pensar va en una dirección errónea. Los servicios de inteligencia británicos son lo menos transparentes y menos aceptables que hay en los países occidentales. Los espías usan su estructura para trabajar de manera policíaca contra manifestantes locales, en vez de usar la inteligencia para otros aspectos. Por otro lado, los policías hacen actividades de espionaje. Y los espías hacen trabajo de policía con los terroristas y usan métodos de inteligencia para encontrar gente. La inteligencia se tiene que basar en la ley, o de otra manera la inteligencia policial terminará creando un Estado como fue la Alemania nazi. Por eso Alemania tienen una Constitución tan fuerte, y por eso tienen una ley tan fuerte que separa claramente la protección de inteligencia de la investigación policial.

¿Qué relación encuentra entre la inteligencia y la tecnología de las redes sociales? Por momentos pareciera que Facebook trabaja para la inteligencia.
Sí, absolutamente. Las redes sociales son grandiosas, fascinantes, para periodistas, para los medios, pero en realidad nosotros les estamos sacando trabajo a los servicios. Ponemos en un lugar solo nuestras redes totales de contactos. Estas redes de gente que conocemos que se conectan y sus amigos y sus amigos... ¡Es el sueño de los espías! Conozco muchos activistas que no usan Facebook por esta razón. Yo uso Facebook para que la gente pueda encontrarme, pero mi red no se expone, presumo que la gente lo sabe.

Facebook cambió la idea de privacidad, a la gente no le preocupa que le abran el mail...
Lo que no saben es que los correos electrónicos comerciales, especialmente en Yahoo, Hotmail, Gmail o AOL, se usan porque la gente cree que es cool. Pero cada cosa que se manda a través de servidores americanos será estudiado a través de Data Mining (minería de datos), una tecnología que permite buscar la información deseada de manera profunda. Si se quieren proteger los datos tienen que salir de allí. Es un problema, pero también es un cambio generacional. Trabajo con activistas, y hay muchos nativos digitales que no conocen otra cosa que internet. El concepto de privacidad ha cambiado y creo que puede ser un cambio radical si los gobiernos se convierten en Estados policías. La gente realmente consciente frente a los problemas que pueda traer el uso de las tecnologías es poca. La mayoría de la gente simplemente dice "si no tenemos nada que esconder, ¿por qué esconderlo?" Pero no es así como funciona el Estado policíaco, aunque seas totalmente inocente. El problema es no perder las libertades individuales. La noción de privacidad está siendo perdida, se pierden libertades, nuestros gobiernos no lo hacen ahora, pero ¿y qué si otros lo hacen más adelante? ¿Y qué si de pronto se hackea un sistema de voto electrónico y un gobierno se queda con nuestros derechos..?

¿Cómo se leen los diarios desde su perspectiva?
Hago metalectura. Los servicios de inteligencia en general contactan a los periodistas por sus posiciones, y saben quién puede hablar de tal tema, quién tiene tal postura. A quién le pueden mandar algo y a quién no. Pero desde que estamos dedicándonos a denunciar a los servicios secretos, comprendí el poder de las mentiras que se dijeron sobre David. La operación fue totalmente opuesta a la verdad. Sé cómo la influencia puede trabajar en la opinión pública. Así que soy muy escéptica cuando leo los medios internacionales más importantes. En Inglaterra, The Guardian representa el ala izquierda y el Daily Mail y el Telegraph son la derecha, y cubren los eventos desde puntos absolutamente opuestos. Yo publico ocasionalmente en The Guardian.

Cuando usted trabajaba en el MI5, ¿cómo era la relación con los periodistas?
Hay muchas formas y niveles de intersección entre periodismo e inteligencia. Hay muchas leyes que protegen a la inteligencia de los secretos que puedan tener los periodistas y aquellos que denunciamos. Los periodistas pueden ser puestos en prisión por reportar la información de alguien que hace una denuncia sobre un mal proceder. Es una legislación tan dura que aun en Rusia esto no pasa. Por ejemplo, si estamos en Inglaterra hablando y usted me pide que diga algo nuevo del MI5 me está incitando a romper la ley. Si esta revelación se convierte en un daño, no sólo me acusan a mí y me ponen en prisión por dos años, sino también al periodista por dar secretos del MI5.

Así sucedió con Wikileaks, donde quieren demostrar que Assange incitó al soldado Manning.
Sobre el caso de Wikileaks realmente se saben las fuentes. Aun lo torturan y no saben realmente cómo fue. Es terrible que esté aislado y sin juicio. Las agencias saben cómo hacer que los periodistas publiquen determinados artículos, saben cómo ponerte en crisis y tomar el control de su organización. Se llama "operación de información" y el MI6 tiene un departamento que entrega historias a los medios algunas ciertas y otras no. Hay muchas formas de controlar el periodismo.

¿Tienen periodistas trabajando en los medios?
No lo diría así. En la inteligencia británica hay una larga historia de gente que se ha movido de hacer inteligencia a ser periodistas. Hay corresponsales que luego se hacían agentes de inteligencia, pero si sos periodista no sos pagado por los servicios, aunque sí un agente de influencia. Hace poco tuve una cena con un eminente periodista, me dijo que en cada redacción hay dos agencias de inteligencia influyendo. David Shayler era periodista antes de convertirse en espía.
26 de octubre de 2011
25 de octubre de 2011
©página 12

prohíben mostrar brutalidad policial


Tribunal ordena bloquear página web dedicada a cubrir la violencia policial en Francia.
[Eric Pfanner] París, Francia. Un tribunal parisino resolvió que los proveedores de servicios de Internet franceses deben bloquear el acceso a una página web que muestra fotografías y videos de agentes de policía deteniendo a sospechosos, sometiendo a vejaciones a manifestantes y cometiendo otros actos de violencia contra personas de minorías étnicas.
Funcionarios policiales, que denunciaron la página web como una incitación a la violencia contra la policía, agradecieron el fallo judicial.
"Los jueces han analizado perfectamente la situación -el sitio es una amenaza para la integridad policial- y tomaron la decisión correcta", dijo a la Agence France-Presse el secretario general del sindicato policial, Jean-Claude Delage.
Pero los defensores de la libertad de expresión reaccionaron alarmados, diciendo que el fallo, emitido el viernes, refleja una tendencia a restringir las libertades en Internet.
El sitio, llamado Copwatch Nord Paris I-D-F, es un retoño de los llamados grupos de vigilancia de la policía que aparecieron en Estados Unidos en los años noventa. En Estados Unidos los tribunales han resuelto generalmente que filmar a policías es un derecho protegido por las garantías a la libertad de expresión en la Constitución estadounidense.
En Francia no existe un equivalente de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos que prohíbe que el Congreso promulgue leyes que "limiten la libertad de expresión o de información". El presidente Nicolás Sarkozy ha llamado al desarrollo de una "Internet civilizada", patrocinando una control policial más estricto de la esfera digital, en áreas que van desde la protección de los derechos de reproducción a impedir la difusión de pornografía infantil.
"Esta orden judicial ilustra la evidente intención del gobierno francés de controlar y censurar el nuevo espacio público online de los ciudadanos", dijo Jérémie Zimmermann, portavoz de La Quadrature du Net, una organización con sede en Paris que lucha contra las restricciones en Internet.
La policía dijo que estaba particularmente preocupada por algunas secciones del sitio que muestran fotos identificables de agentes de policía, junto con datos personales -incluyendo algunos casos en que agentes de policía expresan simpatía por la extrema derecha en las redes sociales.
La queja inicial contra la página web fue presentada por un agente de policía de París que dijo que había recibido una bala en su buzón después de que apareciera su foto en el sitio.
El caso fue entonces proseguido por el ministro del Interior francés, Claude Guéant, que solicitó al tribunal que emitiera una orden judicial bloqueando sólo algunas páginas del sitio: las que muestran informaciones personales sensibles. Pero los proveedores de servicios de Internet argumentaron que eso era imposible, debido a que no han podido identificar al servicio de alojamiento del sitio o sus creadores.
La Asociación Francesa de Proveedores de Servicios y Acceso a Internet declaró que se sentían aliviados de que no se les hubiera pedido tratar de "filtrar" el sitio de ese modo. Declaró que aunque no quería fomentar el bloqueo de sitios, no lo objetaría provisto que se respetara el proceso judicial.
"Mientras se respeten las salvaguardas necesarias, los miembros acatarán felices las decisiones judiciales", dijo Nicolás d’Arcy, asesor jurídico de la asociación.
La vigilancia de policías no es algo exactamente nuevo. En 1991 la golpiza de un conductor negro, Rodney King, por agentes de policía de Los Angeles, fue filmado en video por un transeúnte con una cámara de video. La absolución de tres de los agentes un año más tarde, provocó disturbios generalizados en la ciudad.
En Berkeley, California, una organización que reclama ser "la organización Copwatch original" ya se había fundado en 1990. Desde allí, el movimiento se extendió a otras ciudades estadounidenses, adoptando la red y otras herramientas, como la tecnología digital avanzada. Finalmente, cruzó al Atlántico hacia Gran Bretaña y, ahora, Francia.
Un informe de Amnistía Internacional de 2009 criticó fuertemente el historial de brutalidades de la policía francesa, así como la respuesta de las autoridades. "Acusaciones de golpizas, racismo, uso excesivo de la fuerza e incluso ejecuciones extrajudiciales cometidas por policías franceses son rara vez investigadas efectivamente y los responsables son rara vez llevados a justicia", dice el informe.
El sindicato de policías dijo que la violencia contra sus agentes también había aumentado. El viernes, por ejemplo, en la ciudad de Bourges, un asaltante mató a un policía a puñaladas, informó la policía.
Las siglas "I-D-F" en el nombre del sitio francés es la abreviatura de "Île-de-France", la región que incluye a París y sus suburbios y el escenario de frecuentes tensiones entre policías y jóvenes de minorías étnicas.
El tribunal ordenó que el sitio fuera bloqueado de inmediato, pero el viernes todavía se podía acceder.
[El sitio sigue accesible, aunque las fotos han sido severamente censuradas.]
[La foto, que muestra a mujeres inmigrantes con sus hijos golpeadas por policías franceses, proviene de abc.]
19 de octubre de 2011
16 de octubre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

murió fred shuttlesworth


Activista de la lucha por los derechos civiles.
[Elaine Woo] Murió el miércoles el Reverendo Fred L. Shuttlesworth, un franco predicador que desafió golpizas, atentados con bomba e incendios para llevar a Birmingham, Alabama, a la primera línea del movimiento por los derechos civiles y libró una histórica lucha con una estrategia de confrontación que lo puso a menudo en problemas con su líder más carismático. Tenía 89 años.
Shuttlesworth estuvo mal de salud el año pasado y fue hospitalizado con problemas respiratorios hace tres semanas en el Princeton Baptist Medical Center, de Birmingham, donde falleció, dijo la portavoz de la familia Malena Cunningham.
Fue el último de los ‘Tres Grandes’ del movimiento por los derechos civiles; él, con el Reverendo Martin Luther King J., y el Reverendo Ralph David Abernathy, fundaron la Southern Christian Leadership Conference en 1957.
En 2004 trató de revivir la venerable organización de derechos civiles cuando estaba plagada por luchas internas y problemas económicos, pero fue expulsado después de varios meses como presidente cuando la directiva rechazó su programa más comprometido.
"El Reverendo Fred Shuttlesworth es el último de una especie", dijo en una declaración el miércoles el representante John Lewis, demócrata de Georgia, y líder de los derechos civiles. "Cuando los otros no tenían suficiente coraje como para levantarse, hablar y hablar en voz alta, Fred Shuttlesworth puso todo lo que tenía al servicio de la causa para terminar con la segregación en Birmingham y en el estado de Alabama."
Aunque no era un hombre conocido, Shuttlesworth fue tan importante para el movimiento como King, dice Diane McWhorter, cuya crónica de Birmingham en el apogeo del movimiento, ‘Carry Me Home’, ganó el Premio Pulitzer para literatura documental de 2002.
"Shuttlesworth y King fueron los dos ejes principales del movimiento" dijo McWhorter el miércoles. "Shuttlesworth estaba en la vanguardia de la acción directa, empujando hacia el enfrentamiento. King era la persona que realmente podía negociar con los blancos y era más conciliador. Los dos formaban una dialéctica que impulsaba al movimiento hacia adelante."
Según su propia versión, Shuttlesworth sufrió dos atentados con bomba, fue golpeado hasta quedar inconsciente y estuvo encarcelado durante más de treinta y cinco veces.
Se veía a sí mismo como la némesis de Eugene ‘Bull’ Connor, el racista jefe de policía de Birmingham, que devolvía la hostilidad. Después de que los hombres de Connor dispararan contra el reverendo con una manguera de incendio durante un tumulto, lo que lo envió al hospital, Connor le dijo a un periodista: "Me habría gustado que se lo llevaran en una carroza fúnebre."

Nacido el 18 de marzo de 1922 en el condado de Montgomery, Alabama, Shuttlesworth se mudó a Birmingham a los tres años, donde vivió con su madre, Alberta, y un autoritario padrastro, William, que había trabajado en las minas de carbón hasta que el polvo de mineral arruinaron su salud. La naturaleza combativa de Shuttlesworth puede haber surgido como reacción a su padrastro, del que se sabía que golpeaba a Shuttlesworth, a su madre y a sus ocho hijos. La familia vivía de la agricultura en tierras alquiladas.
Shuttlesworth pudo asistir a la escuela secundaria en un mejor barrio de la ciudad. Tras egresar con las mejores notas, pasó por una serie de trabajos diversos durante unos años, incluyendo un año como camionero en una base de las Fuerzas Aéreas del Ejército en Mobile durante la Segunda Guerra Mundial.
Se unió a la Iglesia Bautista en 1944 y en 1947 estaba estudiando para el ministerio en la Universidad Selma. En 1949 estaba predicando en la Primera Iglesia Bautista de Selma por diez dólares a la semana.
En 1953 fue pastor de la Iglesia Bautista Betel en Birmingham. Al año siguiente se orientó hacia una vida dedicada al activismo social cuando le fascinó el titular de un diario el 17 de mayo de 1954, que anunciaba que la Corte Suprema de Estados Unidos había abolido la segregación escolar en el caso Brown contra el Consejo de Educación. "Me sentí como un hombre que tenía derechos", dijo Shuttlesworth, recordando su reacción en una entrevista con el Cleveland Plain Dealer.
Se convirtió en activista en Birmingham, llamó a la contratación de agentes de policía afroamericanos y se unió a las campañas de inscripción electoral de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, National Association for the Advancemente of Coloured People.) También apoyó el boicot de buses en Montgomery, dirigido por King en 1955.
Cuando el estado de Alabama en lo esencial puso fuera de la ley a la NAACP en 1856, Shuttlesworth, que se sentía frustrado por las disputas políticas internas, empezó en Alabama el Movimiento Cristiano por los Derechos Humanos para actuar contra la segregación racial. "Este acto lo destacó como un predicador suficientemente osado o loco como para retar a Bull Connor", escribió el historiador Taylor Branch en su crónica de los primeros años del movimiento.
La noche de Navidad de 1956 Shuttlesworth estaba haciendo planes para dirigir a un grupo hacia la sección blancos de los autobuses cuando cerca de quince cartuchos de dinamita explotaron frente a la parroquia. La explosión destruyó su humilde casa, pero emergió ileso de la destrucción. Al día siguiente, dirigió a doscientas personas para abordar autobuses en Birmingham.
En 1957 llevó a dos de sus hijas a matricularse en una escuela sólo para blancos en Birmingham. Más de una docena de hombres con cadenas, manoplas y bates de béisbol lo estaban esperando al llegar a casa. Uno de los atacantes apuñaló a su esposa, Ruby, en la cadera. Shuttlesworth fue golpeado hasta que perdió la conciencia y logró subirse al coche, diciéndole al conductor no romper ninguna ley del tráfico durante la huida.
Ese año se unió con King y Abernathy para lanzar la Southern Christian Leadership Conference, que se convirtió en el alma del movimiento.
Shuttlesworth empujaba constantemente a King a acciones más agresivas. "La atención de King era atraída hacia un montón de direcciones diferentes", dijo McWhorter. "Sus apariciones públicas fueron cruciales para recaudar dinero para el movimiento. Shuttlesworth estaba tratando siempre de traerlo de vuelta al trabajo y hacerlo concentrarse en la verdadera campaña."
En 1963 su colaboración culminó en masivas demostraciones en Birmingham para presionar a los grandes almacenes a poner fin a la segregación. Más tarde ese año, cuando el presidente Kennedy envió al Congreso la ley que sería la Ley de Derechos Civiles de 1964, le dijo a King y Shuttlesworth: "Si no fuera por Birmingham, no estaríamos hoy aquí."
Shuttlesworth decía a menudo que "trató de ser asesinado en Birmingham" para llamar la atención sobre las injusticias. Su estilo áspero le enajenó el apoyo de muchos militantes más burgueses del movimiento, pero no ofreció disculpas. Dios, dijo después de una explosión que casi terminó con su vida, "me hizo a prueba de bombas."
Su primera esposa murió en 1971. Le sobreviven su segunda esposa, Sephira Bailey Shuttlesworth, cinco hijos, catorce nietos, veinte biznietos, un tataranieto, cinco hermanas y dos hermanos.
11 de octubre de 2011
6 de octubre de 2011
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer

problemas con el acento latino


El acento puede entorpecer la carrera de los maestros.
[Marc Lacey] Phoenix, Estados Unidos. Cuando Guadalupe V. Aguayo se lleva la mano al corazón en un rincón de su aula y dirige a sus alumnos de segundo básico en la Jura de la Bandera, pronuncia algunas de las palabras -como "pledge", "republic" e "indivisible"- con un claro acento.
Guadalupe V. Aguayo, maestra de Phoenix, entabló una demanda después de ser advertida que su acento no le permitía enseñar inglés a los alumnos.
Cuando pide a sus estudiantes -en su mayoría latinos- que terminen el desayuno, se sienten y preparen los deberes o escriban con mayúscula la primera letra de una frase, se puede oír ese mismo acento.
La señora Aguayo es una veterana maestra de la Escuela Básica Pública Creighton en Phoenix central y también una inmigrante del norte de México que aprendió inglés siendo adulta y lo enseña como segundo idioma. Confrontada sobre su acento por el director de su escuela hace algunos años, Aguayo se inscribió en un curso de actuación en la universidad, consultó con un logopeda y con un especialista en reducción de acentos, pero ninguno de ellos cambió su pronunciación.
Sin embargo, mientras Aguayo se esforzaba, algo había cambiado. Arizona, después de casi una década de enviar inspectores a las aulas escolares en todo el estado para controlar la articulación de los maestros, cambió hace poco radicalmente de política. Una investigación federal sobre posibles violaciones a los derechos civiles llevó al estado a cancelar su policía lingüística.
"Que yo sepa, no existen políticas similares en otros estados", dijo en una entrevista Russlynn H. Ali, subsecretario federal de Educación para derechos civiles. Dijo que era una "buena noticia" que Arizona haya modificado su política.
Silverio García Jr., del Centro de Derechos Civiles del área de Phoenix, fue el que presionó sobre el tema del acento para impugnar la discriminación. En mayo de 2010 presentó una demanda colectiva al departamento federal de Educación reclamando que los maestros habían sido transferidos injustamente, negando a los alumnos que se educaran con esos maestros. El ministerio de Justicia se unió a la investigación, pero los investigadores federales archivaron la demanda de García en agosto pasado después de que el estado empezara a modificar su política.
"Aquí había una cultura diciéndole a otra que no hablaba correctamente", dijo García.
El estado dice que sus revisiones de maestros estaban en conformidad con la ley federal adoptada hace diez años No Child Left Behind Act, que exige que sólo instructores que hablen el inglés fluidamente pueden enseñar a alumnos que están aprendiendo inglés. Funcionarios de educación del estado dicen que los acentos no fueron nunca el centro de sus inspecciones.
"Lo que buscábamos era patrones reiterados de mal uso del lenguaje o mala pronunciación del idioma", dijo Andrew LeFevre, portavoz del departamento de Educación del estado. "Es muy importante que los maestros sean modelos cuando se trata del lenguaje."
Pero la revisión federal constató que el estado había amonestado a maestros por pronunciar ‘the’ como ‘da’, ‘another’ como ‘anuder’ y ‘lives here’ como ‘leeves here.’
Los maestros que tenían acentos muy pronunciados no fueron despedidos, pero sus distritos escolares debieron trabajar con ellos para mejorar su habla. Ese fue el caso incluso cuando los funcionarios escolares locales ya habían evaluado a los maestros como fluyentes en inglés.
"Es una forma de discriminación", dijo Araceli Martínez-Olguín, abogado del
Legal Aid Society-Employment Law Center de San Francisco, que representa a Aguayo en una demanda por discriminación. "La gente oye un acento y cree que significa algo."
John Huppenthal, superintendente de educación pública, ha enviado mensajes contradictorios sobre la posición del estado en el tema de los acentos. En un reciente artículo en The Arizona Republic, dijo que pediría permiso a la Legislatura para que el estado pueda supervisar la fluidez de los maestros en inglés.
Pero el portavoz de Huppenthal, LeFevre, dijo la semana pasada que Huppenthal había hecho esos comentarios antes de que tuviera toda la información sobre el asunto y que no tenía intención de proseguir la materia con los legisladores en la próxima sesión legislativa.
La Escuela Básica Pública Creighton, donde cerca de una docena de maestros llamaron la atención de los inspectores del estado, trajo el año pasado, desde Canadá, a un especialista en reducción de acentos, Andy Krieger.
Krieger, que ha enseñado a actores, ejecutivos de empresas y otros en todo el mundo a hablar el inglés estadounidense correctamente, dijo que algunos de los maestros tenían lo que él consideraba acentos pesados.
"No creo que haya habido uno que no necesitara ayuda", dijo. "Si diez es realmente malo, algunos no pasaron de siete u ocho, y algunos recibieron un diez."
De las varias decenas de maestros que siguieron su curso, dijo, cinco o seis hicieron notables progresos. Pero sólo un profesor, dijo, aceptó su ofrecimiento de seguir más tarde en Skype.
"Muchos de estos maestros son buenos profesores y poseen otras grandes cualidades", dijo Susan Lugo, directora de recursos humanos en el distrito Creighton, donde el95 por ciento de los estudiantes son miembros de minorías y un tercio de los alumnos no tienen al inglés como lengua materna.
Lugo se negó a hacer comentarios sobre el caso de Aguayo.
Fue el director de Aguayo, y no los inspectores del estado, el que primero cuestionó su acento y sugirió que se incorporara al curso de Krieger, dijo Aguayo. Debido a que le dijeron que el programa del estado le prohibía enseñar a alumnos que estaban aprendiendo inglés, presentó una queja ante la Comisión Igualdad de Oportunidades de Empleo (Equal Employment Opportunity Commission.)
"Tengo las mismas credenciales que todo el mundo, y no creo que sea justo que se me haya señalado a mí", dijo Aguayo, agregando que su escuela tenía profesores con una variedad de acentos estadounidenses regionales. "Yo sé que hablo con acento. Es muy difícil superarlo. Creo que siempre hablaré así."
Arizona aprobó en un plebiscito en el 2000 limitar la enseñanza escolar al inglés. Antes de eso, el estado contrataba a cientos de maestros de América Latina para que enseñaran a niños de origen hispano en su lengua nativa.
Cuando se trata del problema de los acentos, no hay unanimidad.
"Los niños deben concentrarse en la materia, no en tratar de traducir lo que dice el maestro", dijo Bryan Miller, estudiante de la Universidad de Arizona que estudió la secundaria en Tucson.
"Si un niño está aprendiendo, son productivos y entienden bien lo que dice un profesor con un pesado acento, ¿por qué debería importar?", contraatacó Kimberly Lujan, contable de Peoria, un suburbio de Phoenix.
Con una creciente población de estudiantes de habla hispana, los funcionarios de la educación estadual de Arizona han impulsado una variedad de políticas que han llamado la atención de los funcionarios federales de los derechos civiles.
El método del estado para decidir qué estudiantes califican para la enseñanza especial de inglés, su separación de los estudiantes que aprenden inglés de otros estudiantes y su examen para determinar si los estudiantes han alcanzado un nivel de competencia han sido todos investigados por el departamento federal de Educación el año pasado.
Como hizo con el problema del acento, el estado aceptó modificar sus procedimientos para decidir quién necesita enseñanza especializada en inglés. El cambio podría dar derecho a una enseñanza especializada del inglés a más de diez mil niños adicionales, dicen funcionarios federales.
El sistema del estado para enseñar a estudiantes con limitaciones en inglés también está siendo investigado, y los investigadores federales están revisando cómo separa el estado a los que son nuevos para enseñarles inglés durante cuatro horas al día. Críticos como García argumentan que esos estudiantes nunca estarán al mismo nivel que sus compañeros y se les niega la oportunidad de aprender inglés de sus compañeros anglohablantes.
"Estamos realmente en medio de la investigación", dijo Ali, del departamento federal de Educación.
[Salvador Rodríguez contribuyó al reportaje.]
3 de octubre de 2011
24 de septiembre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

nueva cruzada en el reino unido


Después de los disturbios, Cameron jura que luchará contra el "colapso moral." El primer ministro británico, David Cameron, dice que una cultura de egoísta indiferencia y codicia es la responsable de los disturbios de la semana pasada. Promete tomar medidas para promover una sociedad responsable.
[Henry Chu] Londres, Inglaterra. Gran Bretaña está en medio de un "colapso moral en cámara lenta" que debe ser revertido si el país quiere evitar una repetición de los disturbios de la semana pasada en toda Inglaterra, dijo el primer ministro David Cameron el lunes cuando prometió  medidas más duras para reprimir el caos y promover una sociedad responsable.
Pero el Partido Laborista en la oposición advirtió contra políticas de reflejo incapaces de atacar la causa del saqueo y la violencia, en un indicio de que la unanimidad política observada en la secuela inmediata de los disturbios se está deshilachando mientras los dirigentes buscan la mejor manera de responder a lo que ha ocurrido.
Cameron identificó una cultura de egoísta indiferencia y codicia detrás de los destrozos en todo Londres y otras ciudades importantes, que se cobró la vida de cinco personas y causó daños por más de trescientos millones de dólares durante los cuatro días que sacudieron al país. Dijo que instruiría a todo su gabinete para que busquen modos de combatir a la "sociedad desintegrada" en la que los padres han renunciado a la responsabilidad por sus hijos, las escuelas han abandonado la disciplina y los delitos quedan impunes.
"Nuestra política de seguridad debe ser correspondida por una política social", dijo Cameron, comprometiéndose a crear "familias más fuertes, comunidades más fuertes, y una sociedad más fuerte."
El discurso del líder británico en un club juvenil el lunes en su afluente distrito electoral rural no contenía demasiados detalles. Pero un ministro del gabinete dijo que el gobierno conservador estaba buscando modos de cancelar la seguridad social y otras prestaciones sociales a cualquiera que sea condenado por los disturbios, incluso si la persona no es enviada a la cárcel.
Probablemente la idea sea recibida con calidez entre el público, cuya indignación por el paroxismo de violencia de la semana pasada pareció fortalecer la mano de Cameron a la hora de imponer la ley y el orden. Pero legisladores de la oposición e incluso algunos de ellos miembros del socio joven de la coalición que gobierna Gran Bretaña objetan algunas medidas que dicen que podrían simplemente agravar las condiciones que dieron origen a la violencia.
"Un juicio instantáneo y simple en respuesta a este tipo de eventos produce malas soluciones", dijo el líder laborista Ed Miliband. "Con trucos inútiles, ni siquiera bien pensados, no vamos a solucionar el problema."
Exactamente cuál es el problema, sin embargo, se ha convertido en el tema de un debate cada vez más intenso.
Los motivos y perfiles de los que se echan a las calles desafían una explicación fácil. Aunque muchos críticos han calificado los robos y daños a la propiedad como delincuencia gratuita de una clase marginada de jóvenes "asilvestrados", los disturbios surgieron de una protesta pacífica por la muerte de un hombre de una urbanización a manos de la policía. También, los saqueadores sospechosos que fueron llevados a tribunales incluyen a vecinos de clase media e incluso de familias afluentes.
La policía ha hecho más de dos mil trescientas detenciones en Londres, Birmingham y Manchester, las tres ciudades más afectadas por los disturbios. Cerca de mil seiscientas de esas detenciones ocurrieron en la capital, y casi mil personas fueron acusadas formalmente, informó Scotland Yard.
Pese a la creciente división entre políticos sobre cómo seguir adelante, tanto Cameron como Miliband tocaron el lunes un tema que ha ganado ímpetu en los últimos días: ese egoísmo y desdén por las normas no son exclusivos de los saqueadores, y también lo exhiben los escalones más altos de la sociedad británica: los banqueros que han despilfarrado miles de millones de dólares mientras buscaban hacer más ganancias, los políticos sorprendidos abusando de sus cuentas de gastos, los periodistas que interceptaron teléfonos.
"Hemos visto algunos de los peores casos de codicia, irresponsabilidad y abusos", dijo Cameron. "La restauración de la responsabilidad nos afecta como país."
22 de agosto de 2011
16 de agosto de 2011
©los angeles times
cc traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres