Blogia
mQh

murió bernd von loringhoven


[David Rising] Estuvo con Hitler en sus últimos días.
Berlín, Alemania. Murió el barón Bernd Freytag von Loringhoven, testigo de los últimos días de Adolfo Hitler, que describió los últimos estertores de una desesperada jefatura nazi en un búnker berlinés, anunció su editor ayer. Tenía 93 años.
El barón von Loringhoven murió en febrero de causas naturales en su ciudad natal de Munich, dijo Wolf Jobst Siedler Jr., que publicó la versión alemana del libro del barón ‘En el búnker con Hitler' [In the Bunker with Hitler]. Siedler no mencionó una fecha exacta.
En una entrevista para el cincuenta aniversario de la Segunda Guerra Mundial, el barón von Loringhoven recordó la desesperación entre las dos docenas de jefes nazis y su entorno en el búnker cuando se acercaba el ejército soviético en 1945.
"Hablaban sobre si matarse a balazos o ingerir veneno", contó el barón de Loringhoven a Los Angeles Times. "Y hablaban sobre si, en caso de que decidieran matarse, si debían dispararse en la boca o en la sien".
El 29 de abril, el día antes de que Hitler y su nueva novia, Eva Braun, se suicidaran, el barón von Loringhoven relevado de funciones.
Como mayor del ejército regular cuya tarea era reunir para Hitler los despachos de la inteligencia militar, se quedó sin trabajo cuando el ejército soviético que se acercaba dejó fuera de servicio el radio transmisor que usaba el ejército para enviarle información.
"No tenía ganas de que me mataran allá, como a una rata, en el pasillo", dijo al Times. "Pedí que me dieran la posibilidad de salir y encontrar a las tropas combatientes o para salir de Berlín".
Recordó que Hitler reaccionó con entusiasmo, antes que reproches, ante la noticia de que él y otros dos camaradas pensaban huir.
"Cuando hablamos con él, tuvo la sensación de que él ya había decidido cuál sería su fin y que él, que era físicamente una ruina, tenía envidia de tres jóvenes fuertes que todavía podían tratar de escapar".
Los tres lograron eludir a los soviéticos y se dejaron capturar por los aliados occidentales.
Después de pasar dos años en un campo de prisioneros de guerra británico, el barón de Loringhoven fue dejado en libertad para reunirse con su familia.
Nació el 24 de enero de 1914, en el seno de una familia aristocrática en Arensburg, en lo que hoy es Estonia. La familia se mudó a Alemania del este para escapar del caos de después de la Primera Guerra Mundial.
El barón de Loringhoven pensó en estudiar leyes, pero cuando los nazis llegaron al poder en 1933 y ser miembro del partido se convirtió en una exigencia para la profesión, volvió su atención hacia lo militar.
"Había estudiado leyes, pero la profesión estaba siendo ocupada por los nazis", dijo al diario The Observer en 2005. "La Wehrmacht me pareció una carrera honorable".
Durante la Segunda Guerra Mundial, el barón von Loringhoven sirvió como comandante de una compañía de tanques, entre otras funciones, antes de ser ascendido al rango de mayor y asignado el general Heinz Guderian, que se cree colaboró en el desarrollo de la blitzkrieg, tácticas de tanque que le valieron a Alemania sus primeras victorias.
Tras la destitución de Guderian, el barón von Loringhoven prosiguió con su función como enlace, bajo el general Hans Krebs hasta su escape del búnker un mes más tarde.
Después de la guerra, el barón von Loringhoven se incorporó en 1956 al ejército alemán, y sirvió más tarde tres años en Washington como parte del comité permanente de la OTAN. Después de una larga carrera, se jubiló en 1973 con el rango de teniente general.
Sus memorias se publicaron en inglés el año pasado.
Incluso sesenta años después de la guerra, el barón von Loringhoven conservaba su desprecio de la jefatura nazi, que a menudo se reñía con el cuerpo de oficiales antes de la guerra.
"La única experiencia militar de Hitler la había adquirido como cabo durante la Primera Guerra Mundial", contó al Observer. "Sólo sabía una cosa: la resistencia fanática, y todavía puedo recordar sus palabras. La blitzkrieg no fue inventada por él, sino por los estrategas militares que él, más tarde, apartó".
"Tan pronto como empezamos a sufrir los primeros reveses, se volvió sordo a los llamados a cambiar hacia técnicas de defensa móviles y modernas", dijo el barón von Loringhoven. "Los consideraba derrotistas, ya que a veces había que ceder territorio".

9 de abril de 2007
3 de abril de 2007
©boston globe
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres