Blogia
mQh

murió ramón barquín


Oficial que dirigió un golpe contra Batista. A los 93.
Murió Ramón M. Barquín, oficial cubano que fue encarcelado después de dirigir en 1956 un fracasado golpe contra Fulgencio Batista. El 3 de marzo, en su casa en San Juan, Puerto Rico, de cáncer. Tenía 93.
Barquín era el agregado militar cubano en Washington de 1950 a 1956, cuando Batista le requirió que volviera a la isla para ponerse al mando del ejército. La isla hervía con la oposición a la suspensión de su Constitución por parte de Batista, la represión de los disidentes políticos y el rechazo a convocar elecciones.
Un jefe militar popular cuyo apoyo Batista esperaba, Barquín lanzó rápidamente la ‘conspiración de los puros' a principios de abril de 1956 y dirigió cientos de oficiales del ejército en un intento por derrocar al dictador respaldado por Estados Unidos. El golpe fracasó casi inmediatamente.
Los líderes fueron arrestados y sometidos a corte marcial, y Barquín fue sentenciado a años de prisión en la Isla de Pinos.
Batista purgó el cuerpo de oficiales. Seis meses después del intento de golpe, Fidel Castro desembarcó en el occidente de Cuba e inició su campaña guerrillera, y los nuevos oficiales de Batista fueron incapaces de derrotarla.
A fines de 1958, el gobierno de Batista estaba a punto de caer y el gobierno norteamericano, que buscaba una transición pacífica que pudiera abortar la ascensión de Castro, llamó a liberar a Barquín de la prisión.
Barquín fue dejado en libertad el 1 de enero de 1959, el mismo día que Batista huyó del país, y fue nombrado comandante en jefe del ejército por la Corte Suprema cubana.
La ‘Historia de América Latina de Cambridge', señala que Barquín "ordenó un cese el fuego inmediato, dio la bienvenida al Ejército de Liberación y se rindió (con un campamento y una caserna militar) ante el Che Guevara y Camilo Cienfuegos. Una semana después, Fidel Castro llegó a La Habana".
Barquín apoyó la reforma agraria de Castro, pero pronto se desilusionó por las simpatías comunistas de los líderes. Tras recibir un ultimátum del hermano de Fidel, Raúl, de que debía marcharse de La Habana, el coronel Barquín aceptó una posición diplomática en Europa y a mediados de los años sesenta solicitó asilo en Estados Unidos.
"Los comunistas están tratando de crear una Hungría americana en Cuba", advirtió Barquín el 25 de octubre de 1960, en una entrevista con el Washington Post.
Anunció que estaba trabajando en la preparación de una insurrección popular contra Castro con el Movimiento Revolucionario del Pueblo, que describió como de centro-izquierda, aunque no comunista -una organización que buscaba la restauración de las libertades civiles, los sindicatos, la empresa privada y la redistribución de la riqueza del país mediante impuestos, y no por confiscaciones.
Vivió brevemente en Miami, donde muchos cubanos exiliados que se oponían a Castro nutrían planes de una contrarrevolución.
Pero en 1961 Barquín se mudó a Puerto Rico. Allá fundó una escuela militar K-12, campamentos de verano, el Atlantic College y un instituto de educación cívica. Puerto Rico lo galardonó como el premio al Educador del Año en 1995.
"Si su intento contra Batista hubiese sido exitoso, no habría Castro, no habría comunistas, ni hubiera habido una Bahía Cochinos, ni crisis de los misiles", dijo su hijo, Ramón Barquín Jr.
"Mi padre estuvo siempre decepcionado por no haber podido salvar a Cuba y ahorrar al mundo un montón problemas".

Barquín nació en Cienfuegos, Cuba, el 12 de mayo de 1914. Se alistó en el ejército en 1933, y egresó de la Academia Militar cubana y de la Escuela Superior de Guerra de México. Enseñó en varias escuelas militares y fue director de la academia militar cubana y jefe de inteligencia del ejército.
Fue vice-jefe del estado mayor de la Junta Interamericana de Defensa y representante militar del gobierno cubano en Washington, donde su nombre apareció frecuentemente en las páginas sociales durante los años cincuenta. En 1955 Estados Unidos lo galardonó con una medalla Legión de Mérito por su labor .
Escribió cinco libros en español sobre historia cubana y sobre educación, y su último libro, ‘My Dialogues with Fidel, Raul and Che', estará en librerías en la primavera.
A los sesenta se hizo maratonista. Corrió once veces en la maratón de Nueva York, llegando en segundo lugar en su grupo de edad en la primera carrera. En 1994 ganó en la categoría mayores de ochenta, con un tiempo de cinco horas y 41 segundos.
Su esposa durante sesenta años, Hilda Barquín, murió en 2004.
Además de su hijo, le sobreviven una hija, Lilliam Consuegra, de San Juan; seis nietos; y nueve biznietos.

12 de marzo de 2008
10 de marzo de 2008
©los angeles times
cc traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres