Blogia
mQh
Chollo del día - Ventilador de techo 39,98 € 104,98 € -62%

prohíben carreras de galgos


En segundo intento en Massachusetts prohíben carreras de galgos.
[Stephanie Ebbert] Massachusetts, Estados Unidos. Ayer los votantes de Massachusetts aprobaron una pregunta del referéndum para poner fin a las carreras de galgos en el estado, rechazando los argumentos de los dueños de los canódromos de que la prohibición acarrearía la pérdida de empleos en un difícil momento económico a favor de la protección de los perros.
La polémica pregunta fue aprobada en medio de emocionales campañas de anuncios de los dos lados. Los partidarios usaron imágenes de galgos de mirada triste que dicen que son metidos en jaulas diminutas y los hacen correr hasta que se lastiman, mientras que los opositores se concentraron en los empleados que se quedarán sin trabajo cuando se implemente la ley. Un referéndum similar se realizó en 2000, y los amigos de los animales perdieron por un estrecho margen.
La prohibición, que entrará en vigor en 2010, fue aprobada con el 56 por ciento de los votos, contra 44 por ciento, después de contados dos tercios de los colegios electorales.
"Lo logramos. Lo logramos por los perros", dijo en una fiesta después de la votación Carey Thiel, director ejecutivo de Grey2K SA, con otros sesenta partidarios en el Jillian’s Billiards Club.
"Durante 75 años, en nuestro estado los galgos han sufrido terribles encierros y lesiones graves", agregó Thiel. "Somos mejores que eso".
Después de los discursos, los partidarios de la campaña Jeff y Sandy Bigelow, de Boylston, se abrazaron durante todo un minuto, cogiendo la parte de atrás de sus camisetas azules que decían: ‘Apoye la Ley de Protección del Galgo’.
"Significa todo para nosotros. Hemos trabajado tanto para los perros, y nos escucharon", dijo Sandy Bigelow con lágrimas cayendo por su rostro. "Dios mío, se siente uno tan bien".
Reinaba un estado de ánimo muy diferente en el canódromo Raynham-Taunton Greyhound Park, en Raynham, donde los empleados de la pista se reunieron para esperar los resultados. George Carney, propietario del canódromo, dijo que los votantes fueron engañados por la "mala información" de los partidarios de la prohibición.
"No es algo muy agradable en estos momentos. Algunas de estas personas han trabajado aquí durante cuarenta años", dijo Carney. "Aquí hay una compañía que no hizo nada malo, que pagaba los impuestos a tiempo, que pagaba al ayuntamiento a tiempo. El ayuntamiento va a perder. Aquí un montón de gente dedicó su vida a la compañía".
La Coalición Interés Animal [Coalition Animal Interest] de Massachusetts -fundada por el canódromo de Raynham- había argumentado que el referéndum coloca las necesidades de los perros por encima de las necesidades de la gente -entre otros los cerca de mil empleados de los dos canódromos del estado que perderían sus empleos.
Dijo que los perros eran bien tratados, que las lesiones reportadas incluyen lesiones menores y que los canódromos han respetado las reglas aprobadas por la Comisión de Carreras del estado después del primer referéndum sobre el asunto en 2000.
Esos argumentos encontraron acogida en muchos votantes. Raynham aprobó la prohibición con el 71 por ciento de los votos, contra el veintiuno de los opositores; en Fall River la aprobó el 56 por ciento, contra el 44 de los opositores; y en Dedham, Dracut y Danvers los votos estuvieron divididos casi exactamente.
"Creo que es tratar de regular una industria que ya está altamente regulada", dijo Maria P. Marotta, 32, estudiante de derecho en Suffolk, de Jamaica Plain, que votó contra la prohibición. "Es un problema más profundo".
Pero el argumento no fue suficiente para poner freno a la tendencia en otras comunidades. En Newton y Boxborough la prohibición se aprobó con el doble de los votos de los opositores; en Concord, setenta contra treinta por ciento; y en Dover, 65 contra 35 por ciento.
El Comité de Protección Canina utilizó datos en poder de la Comisión de Carreras del Estado desde mediados de 2002, que muestran lesiones a más de ochocientos galgos. Formado por Grey2K USA, la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos, y la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales de Massachusetts, o el Angell Medical Center, el comité gastó casi medio millón de dólares hasta el 15 de octubre, según muestran informes financieros de la campaña, y recibieron cerca de 144 mil dólares en contribuciones en especie.
"Esta es una victoria para todos los que nos ocupamos de los perros en Massachusetts", dijo Christine Dorchak, co-presidente del Comité de Protección Canina.

18 de noviembre de 2008
5 de noviembre de 2008
boston globe
cc traducción mQh
rss

0 comentarios