Blogia
mQh

asesinan a exiliado checheno 5


Exiliado asesinado detalló crueldad sistemática de presidente checheno. Umar S. Israilov s vio a los hombres que llegaron a matarlo. Debe haber intuido sus intenciones, porque echó a correr. 5a entrega: Represalias.
[C.J. Chivers] A fines de 2003, dos semanas después de que desertara Umar Israilov, un inspector de policía se apareció por la empresa de construcción en Grozny, donde trabajaba su padre. El agente le dijo al viejo Israilov que Kadyrov lo había mandado llamar, y lo había llevado a un coche, donde encontró a su mujer en el asiento trasero. Según documentos judiciales, la policía ya había allanado su departamento, robado sus cerca de seis mil dólares de ahorros y encerrado a sus tres hijos, de entre seis y doce años. La policía buscaba a Umar y su arma.
Sharpuddi Israilov y su esposa fueron llevados a Tsentoroi, donde se enteraron de que la cuñada de su hijo también había sido detenida. En cuestión de minutos, Israilov estaba en el suelo, donde fue golpeado y arrastrado al cuarto de las pesas, según declararon él y su esposa.
Lo esposaron a una mesa de billar y le amarraron las piernas a una máquina de ejercicios, contó Israilov. Ocho chechenos empezaron a pegarle, a darle de patadas y pisotearlo, dijo. Le sacaron tres dientes.
"Esperaron hasta el momento en que me desmayaría; entonces pararon y me hicieron una pregunta", dijo. "No querían un cadáver. Querían información".
Se desmayó. Cuando despertó, los hombres le dijeron que sabían que su hijo estaba en Polonia. Le amarraron unos cables a los dedos de los pies, contó, y empezaron a aplicarle descargas eléctricas, echándole agua para intensificar su dolor. "Se reían de mis convulsiones", contó.
Israilov dijo que entre la media docena de personas que había ahí, se encontraba Supyan Akiyev, uno de los guardias de Kadyrov, que estaba acusado de haber colaborado en un ataque insurgente. Fue colgado por los brazos de una máquina de ejercicios. Aparentemente le rompieron la mandíbula, dijo Sharpuddi Israilov. Tenía las manos y piernas quemadas por llamaradas.
(Su cuerpo fue encontrado dos semanas después cerca de Grozny, según Memorial, una organización de derechos humanos rusa, "considerablemente deformado por las torturas").
Esa noche, contó Israilov, Ramzan Kadyrov llegó para torturar a los prisioneros.
Para entonces, la insurgencia había pasado su apogeo. Una serie de operaciones de guerrilla en 2004 fue seguida de atentados terroristas, incluyendo el sitio de una escuela en Beslan, que demostraba que los rebeldes todavía contaban con un considerable número de tropas y recursos.
Pero los atentados terroristas socavaron sus bases de apoyo y dieron fuerza a los intentos rusos para derrotarlos, prolongando el mandato de Kadyrov.
Kadyrov, para entonces vice primer ministro, era considerado el futuro presidente de Chechenia. Sólo necesitaba llegar a los treinta, la edad mínima exigida. Tenía veintiocho.
Kadyrov no derrotó al viejo Israilov esa noche. Pero observar al hombre más importante de Chechenia pasear entre las víctimas -golpeando a algunas, asustando a otras, jugando al billar-, Israilov se sintió asqueado. "Sólo vino a divertirse", dijo Israilov.
El año pasado en Chechenia, el Times encontró a otra persona, no relacionada con los Israilov, que sobrevivió la detención en ese recinto esa misma vez. El ex detenido, claramente aterrorizado, corroboró detalles sobre el tratamiento de los prisioneros, incluyendo la tortura de otro detenido, y describió secuestros y el terreno del centro de la misma manera que los Israilov, pero no quería ser identificado, diciendo que tenía miedo de que mataran a su familia.
Las acusaciones de Sharpuddi Israilov también son consistentes con las de otro checheno que vive en la clandestinidad, que ha pedido que no se revele su identidad. El hombre, que en noviembre de 2007 presentó una demanda en la corte europea, contó que había sido secuestrado desde un bus en noviembre de 2004 y detenido durante un largo tiempo en una base controlada por Kadyrov, donde fue golpeado, quemado con un soplete y sometido a descargas eléctricas, según el Centro Europeo de Defensa de los Derechos Humanos [European Human Rights Advocacy Center], una organización londinense que ayuda a rusos y georgianos a buscar justicia en Europa.
Tras la detención de Sharpuddi Israilov, él y Umar Israilov, dijo, Kadyrov y otro agente checheno llamaron a Umar en Polonia y exigieron su regreso a Chechenia. Aparentemente encontraron su número polaco en el teléfono de su padre.
Kadyrov estaba furioso, dijo Umar Israilov, y le contó la captura de su padre y otros parientes. "Los voy a matar a todos", recordó Israilov que dijo Kadyrov.
"No volveré", dijo Israilov, y colgó.

11 de febrero de 2009
31 de enero de 2009
©new york times
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres