Blogia
mQh

detienen a funcionario antinarcóticos


Detención de un funcionario de antinarcóticos estadounidense provoca consternación. Investigadores federales dicen que era un aliado secreto de los traficantes cuando trabajaba en Guadalajara.
[Sebastian Rotella] Washington, Estados Unidos. Como un alto funcionario estadounidense, Richard Padilla Cramer tuvo posiciones de primera línea en la guerra contra los carteles asesinos. Dirigía una oficina de dos docenas de agentes en Arizona y era el enlace del Servicio de Inmigración y Aduanas en Guadalajara.
Sin embargo, mientras estuvo en México Cramer también fue un aliado secreto de los barones de la droga, de acuerdo a investigadores federales.
Presuntamente Cramer asesoraba a los traficantes sobre tácticas policiales y sacaba expedientes para ayudarlos a identificar a desertores. Cobró dos mil dólares por un documento de la Oficina de Control de Drogas [Drug Enforcement Administration] que fue enviado en agosto por e-mail a un sospechoso en Miami, dijeron las autoridades.
"Cramer era responsable del asesoramiento a los traficantes sobre cómo funciona la policía en Estados Unidos con órdenes de detención y control de antecedentes así como en cómo hace la DEA sus investigaciones, incluyendo su trabajo con chiflados o reclutando informantes, dice una denuncia criminal.
Agentes de la DEA lo arrestaron en su casa en Arizona el 4 de septiembre. Una portavoz de la fiscalía de Miami dijo el miércoles que no haría comentarios, aunque dijo que los casos que empezaban con denuncias normalmente terminaban ante jurados. Se espera pronto una decisión sobre una acusación en Miami, de acuerdo a un funcionario federal que pidió el anonimato debido a que la investigación sigue en curso.
Las tareas de Cramer como agregado del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Guadalajara incluía su trabajo como enlace con la policía mexicana. Pero la investigación reveló que trabajaba para un "señor de las drogas de muy alto nivel", dijo el funcionario federal. En un tenebroso giro de la tendencia de ex agentes federales que trabajan como consultores privados, el veterano de veintiséis años de servicio al gobierno se convirtió en asesor a tiempo completo de los traficantes después de retirarse del ICE en enero de 2007, dice la denuncia.
Un traficante "convenció a Cramer de que se jubilara... y empezara a trabajar directamente para ellos en tráfico de drogas y en lavado de dinero", dice la denuncia. Cramer siguió vendiendo documentos secretos que obtenía de agentes norteamericanos activos -un aspecto del caso que todavía está siendo investigado, dijo el funcionario.
Los cargos subrayan el poder corrosivo de los carteles, que han comprado a políticos mexicanos, jefes de policía y comandos militares. Los señores de la droga han corrompido a inspectores aduaneros y a agentes estadounidenses  para ayudar a transportar la cocaína hacia el norte. En 2006, el jefe del FBI en El Paso fue condenado por cargos relacionados con haber ocultado su amistad con un presunto pez gordo.
Cramer, 56, destaca porque su rango y posición en el extranjero convirtieron su trabajo en algo especialmente sensible, dijeron funcionarios. Los colegas lo describieron como un detective bien considerado que hablaba español y operaba diestramente para una gama de agencias estadounidenses y mexicanas en el frontera, donde dirige la oficina de ICE en Nogales, Arizona, su ciudad natal.
"Fue un completo shock", dijo el sheriff del condado de Santa Cruz, Tony Estrada, en una entrevista telefónica. "He estado con la policía de fronteras durante 42 años y he visto cosas extrañas, pero nunca dejaré de asombrarme".
Estrada trabajó con Cramer en la policía de Nogales en 1979, y lo encontró periódicamente a medida que Cramer ascendía en los rangos federales.
Hace unos cinco meses, Cramer se apareció por la oficina del sheriff, dijo Estrada. El agente retirado había vuelto a México a su casa en Sahuarita, a unos veinticuatro kilómetros al sur de Tucson. Solicitó para un trabajo como agente de detención del condado, que significa unos treinta mil dólares al año, dijo Estrada. En contraste, el rango federal de Cramer estaba probablemente tasado en un salario de entre 130 mil y 150 mil dólares, más beneficios, dicen funcionarios.
Estrada le dijo que trabajar como guardia sería una "terrible caída", recordó el sheriff.
"Dijo que quería mantenerse activo, volver a sus raíces, mantenerse ocupado", dijo Estrada. "Así que lo pasamos por todos los controles: el polígrafo, el control de antecedentes. No encontramos nada sospechoso".
Mientras Cramer estudiaba en una academia policial del estado, una investigación de dos años de la DEA sobre un sindicato de la droga mexicano activo en Miami se aceleraba.
Trabajando con cuatro informantes, los agentes encontraron evidencias de que implicaban a Cramer en corrupción, dice la denuncia. En 2007, un informante reveló documentos -cuatro de la base de datos de la DEA, una de ICE, dos del estado de Calofornia- proporcionados por un estadounidense en México, llamado Richard, de acuerdo a la denuncia.
Agentes identificaron al americano como Cramer y se enteraron de que se sabía que había pedido chequeos de base de datos de agentes de la DEA en Guadalajara, dice la denuncia. Esas peticiones a menudo se satisfacen como cortesía entre agencias, dijeron funcionarios. ICE tenía seis oficinas en México en ese momento; la avanzada de Guadalajara había sido cerrada.
Unos agentes se enteraron de que Cramer presuntamente invirtió cuarenta mil dólares en una trama de traficantes mexicanos para contrabandear 297 kilos de cocaína por ruta marítima desde Panamá a través de puertos estadounidenses hacia España. Los agentes localizaron el embarque y la policía española lo requisó en la ciudad de Vigo en junio de 2007, provocando una disputa entre los traficantes sobre quién tenía la culpa.
Presuntamente Cramer ayudó a un señor de la droga mexicano a poner en práctica una caza interna de los matones responsables de la redada. Sospechosos vigilados en Miami declararon que Cramer chequeaba las bases de datos para desenmascarar a informantes, cuyas familias eran secuestradas en retaliación, dice la denuncia. Un sospechoso contó a agentes que Cramer se había peleado con el señor de la droga por una deuda de cuarenta mil dólares, dice la denuncia.
A principios de mes, agentes de la DEA viajaron a Arizona y le dijeron a Estrada que pensaban arrestar a su nuevo gendarme en la cárcel. "Era la última persona que me hubiese imaginado", dijo.
Las autoridades no han revelado muchos detalles.
"Creo que en México pasó algo terrible", dijo Estrada. "Me intriga saber qué fue lo que lo empujó al otro lado".

17 de octubre de 2009
17 de septiembre de 2009
©los angeles times 
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres