Blogia
mQh

más detalles sobre los abusos de la cia


Un informe del inspector de la CIA entrega nuevos detalles sobre los abusos que ocurrieron en las cárceles secretas de la agencia, incluyendo detalles sobre cómo la CIA montaba ejecuciones simuladas y amenazó con un arma y un taladro mecánico al menos a un prisionero.
[Mark Mazzetti] Washington, Estados Unidos. En diferentes ocasiones carceleros de la CIA apuntaron con un revólver y un taladro al detenido Abd al-Rahim al-Nashiri, amenazando con dispararle si no colaboraba con sus interrogadores, dice un funcionario de gobierno familiarizado con el contenido del informe.
Nashiri, que en 2000 estuvo implicado en el atentado con bomba contra el destructor Cole de la Armada, fue uno de los dos detenidos de la CIA cuyas sesiones de interrogatorio fueron grabadas en video -cintas que fueron destruidas por agentes de la CIA en 2005. No está claro si las amenazas con el revólver y el taladro mecánico fueron documentadas en las cintas.
En un episodio separado narrado en el informe -completado en 2004 por el inspector general John L. Helgerson, pero que sale recién ahora a luz después de que una demanda judicial de la Unión Americana de Libertades Civiles forzó su publicación-, agentes de la CIA dispararon un tiro en un cuarto junto a un detenido, haciendo a creer al prisionero que otro detenido había sido asesinado.
Amenazar a un detenido con la muerte inminente es una violación de la ley federal contra la tortura.
La CIA se negó a comentar sobre los detalles del informe, que fueron primero anunciados el viernes noche por Newsweek.
Paul Gimigliano, portavoz de la CIA, dijo: "La CIA no aprueba de ninguna manera -a pesar de su rareza- conductas que han ido más allá de las orientaciones formales. Todo ha sido examinado; los profesionales del ministerio de Justicia deciden si y cuándo iniciar un proceso judicial".
Un fiscal federal está investigando ahora la destrucción de las cintas de la CIA, pero el ministerio de Justicia se ha negado hasta el momento a iniciar una investigación formal sobre los abusos en las cárceles de la CIA.
Eso podría cambiar ahora que el fiscal general Eric H. Holder Jr., está considerando si nombrar a un fiscal para estudiar las acusaciones en el informe de Helgerson, e investigar varios casos de detenidos que murieron durante su detención en manos de la CIA.
El presidente Obama ha insistido en que los agentes de la CIA que observaron las instrucciones sobre interrogatorios del ministerio de Justicia no serían procesados, y no se espera que Holder señale a los abogados del ministerio de Justicia que aprobaron las brutales técnicas de interrogatorio.
Eso daría a cualquier futura investigación un mandato más bien estrecho: atacar a los agentes de la CIA que cometieron los abusos que fueron más allá de las instrucciones sobre interrogatorios.
Se dice que el informe de Helgerson documenta en tenebrosos detalles varios casos de abusos y su publicación el lunes probablemente dará más energía al debate político en el Capitolio.
Pese a que funcionarios de la Casa Blanca dicen que dudan sobre si tratar los maltratos a los detenidos durante el gobierno de Bush, la demanda de la ACLU los ha obligado a hacer públicos varios documentos reservados de esa época.
Además del informe del inspector general, otros documentos que se espera sean liberados el lunes son un memorando del ministerio de Justicia de 2007 reautorizando las técnicas de interrogatorio "mejoradas" de la CIA; documentos que el ex vicepresidente Dick Cheney dijo que entregaban evidencias de que los métodos de interrogatorio produjeron informaciones valiosas sobre al Qaeda; y memorandos del ministerio de Justicia, de 2006, sobre las condiciones de detención en las cárceles de la CIA.
En el caso de Nashiri, fiscales militares anunciaron en julio de 2008 que pedirían la pena capital cuando presentaban cargos por crímenes de guerra contra él. Ha sido mantenido en el campo de prisioneros de Guantánamo, Cuba, y se lo sospecha de haber colaborado en el plan para hacer volar el Cole -un atentado en el que murieron diecisiete marinos.
Nashiri es un saudí que ha sido descrito por oficiales estadounidenses como el jefe de operaciones de al Qaeda en el Golfo Pérsico y el principal estratega del atentado contra el Cole en octubre de 2000.
Nashiri es uno de los tres detenidos que la CIA reconoce que sometió al submarino. Nashiri fue interrogado en cárceles secretas de la agencia antes de ser trasladado a Guantánamo en 2006.
Al anunciar los cargos, que serán vistos por los tribunales de las comisiones militares instaladas por el gobierno de Bush en Guantánamo, el funcionario del Pentágono, el general de brigada Thomas W. Hartmann, pareció retroceder de años de afirmaciones de funcionarios estadounidenses sobre Nashiri cuando en una rueda de prensa se le preguntó si se sospechaba de Nashiri de ser el principal estratega o cerebro del atentado contra el Cole.
"No voy a decir nada sobre eso", dijo el general Hartmann. "Él ayudó a planificar y organizar y dirigir los ataques".

17 de octubre de 2009
22 de agosto de 2009
©new york times
©traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres