Blogia
mQh

vecina de una cárcel secreta


Senderos que conducían a la muerte. El testimonio de una vecina del centro de detención clandestino ‘La Calamita’. Identificó el camino por donde bajaban los Falcon de la autopista y dos construcciones linderas al chupadero.
[José Maggi] Argentina. María Cristina Figueroa, viuda de Juan Natalio Fratocci, vecina de La Calamita, describió a Rosario/12 "el camino los Falcon verdes". Dijo que "bajaban directamente desde la autopista por la calle Eva Perón. Es más una vez encontraron una chica muerta a tiros calzada con ojotas, en esa calle" de Granadero Baigorria. Y aseguró que en el barrio siempre se habló que había tres casas donde detenían gente: "La Calamita, la casa los turcos, y la casa de los Marrone", enumeró. Las últimas dos construcciones fueron demolidas hace años, de ahí también la importancia del relato. El esposo de María falleció en el año noventa, pero llegó a brindar testimonio sobre el lugar que él mismo había alquilado en 1983 como criadero de pollos.
Según relata hoy su viuda, Fratocci alquiló La Calamita a la familia Benzadón en 1983 junto a un socio Luciano Gisimondo, para criar aves, hasta 1985. María Cristina dice que vive en Granadero Baigorria desde hace 33 años, habita el lugar desde hace 23, pero siempre frecuentó la zona porque era amiga de dos familias, los Lorenzoni, y los Garro. "Estas familias me contaban que veían cómo pasaban los Falcon por esta bajada de la autopista por Eva Perón. Yo los ví, era Falcon verdes, porque la subida a la autopista estaba abierta, no como ahora que hay una terraplén", aclara Cristina. En verdad está cerrada además con un guarda rail. "Después me comentaban que llevaban y traían gente", repite hasta el cansancio. La mujer mide sus palabras y siempre se sitúa fuera de cualquier episodio; aunque denota conocer cada milímetro del barrio, trata de evitar ser testigo directa de lo que allí ocurrió.
Cuando describe la propiedad que está enfrente de La Calamita por Eva Perón, habla de "una casona que era un bar, que antes lo usaba la famila Marrone, y donde también había sótano. La casa la derrumbaron pero dejaron la pileta. Lo hizo una gente que tiene venta de materiales de construcción, no sé por qué lo hicieron a lo mejor es para que no entrara gente".
Según refiere los Marrone son una familia muy conocida de Baigorria, "es más el señor trabaja en la Municipalidad. Vivían ellos pero no sé quiénes la alquilaron. Ahí decían que había túneles, que iban para el lado de La Calamita, y de ahí a la fundición. Esos son los comentarios desde siempre", asegura María.
Entre los recuerdos que dice tener de la charlas con su esposo señala uno: "Mi marido me contó que aparecía gente muerta por acá. Una vez apareció una chica muerta vestida con ojotas boca abajo, entre la autopista y el alambrado. Era una chica que a lo mejor la corrieron, pero era raro porque estaba con ojotas puestas, seguro que la tiraron ahí. Era una chica joven. Eso me comentó porque él siempre vivió acá, y siempre contaba que escuchaba tiros". Su viuda aclara que Fratocci fue citado por la justicia, antes de fallecer el 19 de mayo de 1990.
Los recuerdos no son muchos más. Uno refiere a "muchos autos, que llevaban gente. Un día me acuerdo que ví pasar un Falcon con dos señoras sentadas normal, como pasajeras. Y lo que he sentido son tiros, muchos tiros, en este predio de enfrente. No sé qué hacían: Si los asustaban o los mataban, no lo puedo decir".
La mujer reconoce que con Fratocci habló "de los túneles". Y que alguna vez vió "chatas tipo furgón militar que entraban y salían de La Calamita". También habló de "uniformados del Ejército con ropa verde, y muchos autos entrando y saliendo".
En un parte de la charla reconoce que su esposo "les vendía huevos a los unformados. La gente de los Falcon venía a comprar huevos, pero eran muy respetuosos. Y le querián comprar verduras, pero no había nada de amistad. Lo que pasa era que acá había muy pocos vecinos", se justifica.
"Lo único que me había dicho Fratocci era que ahí hacían represión con la gente (sic). Y me acuerdo que una vez se les quedó un camión y un vecino lo sacó con un tractor".
María recuerda además que su marido le dijo "que cuando pasaba sentía gritos, porque él vivía desde 1937 en esta casa. Y que al anochecer, a las siete y media, ocho de la noche se sentían tiros, y gente en autos que iban y venían. Siempre habló de los Falcon y las chatas, que se abrían desde la parte de atrás".
Sobre la propiedad que esta ubicada frente a la suya, recuerda que vivía la familia de Felipe Seme, "también la copó el ejército para esconder gente. Pero ahora hay personas que ocuparon la propiedad desde hace unos 12 años y derrumbaron ese caserón que también tenía sótano donde había secuestrada gente".
La construcción derrumbada era "un caserón viejo que tenía dos dormitorios con un comedor grande. A esa casa le conocí el sótano, y también la derrumbó una gente que tiene corralón de materiales, hace unos ocho años". Y reconoció que a uno de los vecinos del lugar a "Óscar Lorenzoni lo golpearon varias veces por haber declarado lo que había visto"- concluyó.

1 de noviembre de 2009
©página 12 
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres