Blogia
mQh

quieren reformar servicio secreto


Jefe del servicio secreto se propone limpiar la agencia. El director Felipe Muñoz piensa disolver y rebautizar el polémico DAS, que reúne la inteligencia extranjera con la doméstica y también inmigración y fronteras.
[Chris Kraul] Colombia. Rara vez ha perdido tanto prestigio una agencia de inteligencia como el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), una entidad híbrida que integra el espionaje exterior y la seguridad interna. Sus funcionarios han sido acusados de realizar interceptaciones ilegales, realizar campañas de difamación e incluso de conspiración para cometer asesinatos.
Este mes, un fiscal dijo que tenía pruebas de que un equipo del DAS había espiado a personajes públicos en conocimiento de funcionarios del despacho del presidente Álvaro Uribe. (Uribe, que favorece el desmantelamiento del DAS, niega las acusaciones).
Pero esto es sólo el último golpe. Dos de los cuatro últimos directores del DAS están en la cárcel. Nombres de operativos del DAS han emergido recientemente en relación con los asesinatos de candidatos presidenciales hace veinte años. El embajador de Estados Unidos, William Brownfield, dijo la semana pasada que la ayuda estadounidense al DAS había sido suspendida indefinidamente.
Felipe Muñoz, 39, un tecnócrata de toda la vida que estudió en la Universidad de Columbia y en la London School of Economics, fue contratado en enero de 2009 para reformar el DAS. Ayudó a redactar una propuesta para disolver y rebautizar el DAS, que dijo que debería ser aprobada por el Congreso en junio.
El jueves habló con el Times sobre la tarea.

El ex director del DAS, Jorge Noguera, está en prisión acusado de ayudar a los paramilitares a asesinar a dirigentes sindicales y políticos de oposición. Diez funcionarios del DAS están acusados de espiar a jueces de la Corte Suprema. Otros son sospechosos de hacer jugadas sucias contra la oposición. ¿Cuánto han dañado a Colombia estos escándalos?
No cabe ninguna duda de que provocado enormes daños. Ha influido profundamente en nuestras negociaciones sobre los tratados de libre comercio con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea. Es un tema que ha sido abordado por representantes de derechos humanos de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos.

¿Qué medidas ha tomado para limpiar el DAS?
He tomado decisiones que han sido políticamente costosas e impopulares. De fundamental importancia es el plan que hicimos para reformar la agencia. Al mismo tiempo, hemos introducido controles más estrictos de las interceptaciones, despedimos a 120 personas por estar involucradas en algunas actividades, hemos apoyado una nueva ley de inteligencia que fue aprobada en marzo pasado y hemos preparado un libro blanco en el que se detallará, la próxima semana, su reorganización.

¿Desaparecerá el DAS, y si es así, cómo se distribuirán sus funciones actuales?
El DAS hoy es el mismo que fue fundado hace 56 años, y su estructura organizativa se ha ido quedando por detrás de sus responsabilidades, que son demasiadas. El DAS hace lo que en otros países ocupa a cinco agencias separadas, desde el recabamiento de inteligencia y contraespionaje, hasta investigaciones criminales, control de inmigración y patrullaje de fronteras. Esto ha generado todo tipo de problemas. Hay mucha información y hay demasiados portales a través de los cuales se puede filtrar. Hay muy pocos controles y poca supervisión.
Si el Comgreso aprueba la reforma, muchas de las funciones del DAS serán transferidas a las fuerzas armadas y a la fiscalía. Lo que quedará es una agencia que tendrá responsabilidades de inteligencia y contraespionaje y no tendrá más de 1.500 empleados. Ahora tiene seis mil. El nombre DAS tiene que cambiar. Operará con un nuevo nombre.

¿Cómo ha marchado la reorganización en sus quince meses como director?
Ha sido difícil concentrarse en las reformas con tantos escándalos. No olvide que desde que empecé, no solamente hemos tenido que ocuparnos de las escuchas ilegales, sino también de la resurgencia de casos de presunta participación del DAS en la muerte de los candidatos presidenciales Luis Carlos Galán, Carlos Pizarro y Bernardo Jaramillo, e incluso de poner una bomba en un avión de pasajeros de Avianca. Todo esto lo digo para recordar a la gente que los problemas del DAS y los controles insuficientes no surgieron ayer.

¿Qué tipo de ayuda estaba brindando Estados Unidos al DAS y que provocó la decisión de cesar toda cooperación?
Han habido muchos años de cooperación entre los dos países en compartir información, adiestramiento y en cosas como la lucha contra la falsificación de billetes. Pero en estas actividades ilegales no se usó ningún recurso de Estados Unidos. El detonante no fue inesperado: Han habido más controles sobre el DAS y meses de preocupación en el Congreso de Estados Unidos por los escándalos.

1 de mayo de 2010
22 de abril de 2010
©los angeles times
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres