Blogia
mQh

policía acusa a santiago uribe


Q & A (The Washington Post) con Juan Carlos Meneses, mayor retirado de la Policía Nacional de Colombia.
Juan Carlos Meneses, 42, mayor en retiro de la Policía Nacional de Colombia, decidió hablar sobre su colaboración con una organización paramilitar en la pequeña ciudad de Yarumal al norte del país. El grupo, dice ahora, fue organizado y dirigido por Santiago Uribe, hermano del presidente Álvaro Uribe.
Las acusaciones podrían reabrir una investigación sobre las actividades de Santiago Uribe en los años noventa -un caso que la fiscalía había archivado. Las acusaciones públicas de Meneses sobre el funcionamiento interno de la banda paramilitar Los 12 Apóstoles, de Yarumal, son las más extensas hechas nunca por un agente de los servicios de seguridad colombianos, que han sido vinculados desde hace mucho con las milicias ilegales que sembraron el terror hasta que la desmovilización ofrecida por el gobierno [puso fin a las atrocidades]. Su temor a ser asesinado por saber demasiado llevó a Meneses a huir del país y contar públicamente su historia, primero a un grupo de respetados activistas argentinos de derechos humanos. Habló con Juan Forero, del Washington Post, el 12 de mayo.

P: ¿Por qué se formaron grupos paramilitares en Yarumal?
R: "En esa época sufríamos el flagelo de la guerrilla, porque los guerrilleros se habían hecho con el control de la zona, secuestrando y extorsionando a los ganaderos y a los campesinos".

P: Dijo que Santiago Uribe dirigía a esos paramilitares. ¿Qué hacía?
R: "El papel de Santiago era dirigir a un grupo de ganaderos. Los organizó para formar un grupo para protegerse a sí mismos de las acciones de la guerrilla. Así que lo que hizo fue llamarlos y decirles: ‘Vamos a formar un grupo de autodefensa’".

P: ¿Sabe de algún grupo de este tipo en Yarumal antes de su llegada a principios de 1994?
R: "Había alguna resistencia de los ganaderos, entre las personas que tenían dinero. Sin embargo, me sorprendió ver lo que estaba pasando porque no había visto nunca antes en ninguna parte donde estuve como teniente y subteniente, que gente de cierta importancia y reputación, hacendados y ganaderos, se uniera de este modo".

P: ¿Cuál era el papel de Álvaro Uribe, un político y senador ascendente que buscaba el sillón presidencial, mientras ocurría todo esto en Yarumal?
R: "Lo que yo sabía sobre Álvaro era lo que me contaba Santiago. En esa época me dijo: ‘No se preocupe, teniente. Mi hermano Álvaro sabe todo sobre esto".

P: Cuando las autoridades empezaron a investigarlo a usted y a otro comandante de policía por crímenes paramilitares, ¿intercedió a su favor la familia Uribe?
R: "Fuimos a una oficina que tenía Santiago en el piso 13 y 14 del Edificio del Café, cerca del Parque Berrío, en Medellín. Nos recibió, y mi capitán, y le dije: ‘Mire, están investigando a ‘Los 12 Apóstoles’, necesitamos su ayuda’. Y me dijo: ‘No se preocupe, porque Álvaro tiene muy buenos amigos en la fiscalía, tiene muy buenos amigos en la política en Bogotá y vamos a tratar de que archiven el caso’".

P: ¿Santiago Uribe le pagó por su colaboración con el grupo paramilitar?
R: "Cuando mi capitán me puso en contacto con él, me dijo que me pagaría lo mismo todos los meses, y en esa época eso era un millón y medio de pesos [menos de dos mil dólares], que entonces era un montón de dinero".

P: ¿Y usted recibió ese dinero sin escrúpulos?
R: "Santiago me dijo: ‘Mire, teniente, le vamos a pagar mensualmente y usted debe saber que sus comandantes, los comandantes de la policía en Antioquia, saben todo sobre esto. Así que lo reciba usted o no, vamos a continuar, porque tenemos apoyo’. Entonces te paras a pensar y te dices: si es así como se hacen las cosas, ¿qué podría hacer yo?"

P: Los investigadores dicen que entre los asesinos de Yarumal había un agente de policía,  Alexander de Jesús Amaya. Cuénteme sobre él.
R: "La policía confiaba mucho en él. Era un asesino a sueldo de la policía. Entiendo que lo trasferían para que pudiera actuar contra las guerrillas, matando gente. Había trabajado en el sudeste de Antioquia, donde mató a mucha gente. Más tarde lo enviaron a Yarumal".

P: Uste dijo que alquilaron un cuarto justo junto al cuartel de la policía de Yarumal para guardar los equipos de los paramilitares?
R: "Ahí guardaban la ropa, el camuflaje, las gorras, las botas, las mochilas, las tiendas de campaña".

P: Hace unos años otros testigos proporcionaron la misma información que nos está contando ahora. Pero no se sabe quiénes eran. ¿Quiénes son?
R: "Saben sobre las relaciones entre la policía y el grupo [paramilitar]. Hablan sobre los encuentros que tuve con Santiago en la finca. Sabían que yo recibía dinero de Santiago. Así es como me impliqué en todo esto".

P: Cuando usted y otros agentes fueron investigados en el pasado, ¿por qué no contó lo que sabía sobre Santiago Uribe?
R: "Nosotros no consideramos nunca mencionarlo porque si usted hace eso, entonces tiene que hablar sobre todo lo demás, sobre cómo ocurrieron los asesinatos, y terminará incriminándose usted mismo".

P: Usted dijo que lo iban matar, y por eso decidió salir del país y hablar. ¿Por qué ahora?
R: "La tensión que sentía en Colombia era insoportable. Preferí hablar y no quedarme en Colombia, donde podrían asesinarme. Es por eso que tomé la decisión de contar la verdad".

P: Usted parece justificar a los grupos paramilitares diciendo que se formaron para combatir las atrocidades de la guerrilla, pero ¿no es usted quién ha matado a un montón de gente inocente?
R: "Yo creo que eran inocentes. Pero incluso así, inocentes o no, creo que no deberían haber sido asesinados. Llevo ese peso en mi conciencia y ese remordimiento también pesa en mí, y por eso voy a hablar sobre todo esto".

30 de mayo de 2010
24 de mayo de 2010
©washington post 
cc traducción mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres