Blogia
mQh

murió gloria stuart


Actriz de ‘Titanic’. Actriz estelar en los años treinta que abandonó la actuación para dedicarse al arte y fue redescubierta décadas después en el papel de sobreviviente del Titanic.

[Dennis McLellan] Murió Gloria Stuart, actriz principal en los años treinta en Hollywood, que fue nominada a un Oscar por su primer papel significativo en casi sesenta años -como la vieja Rosa [Old Rose], la centenaria sobreviviente del Titanic en la película de James Cameron, que recibiera un Oscar en 1997.
Stuart, miembro fundador del Gremio de Actores de Cine que más tarde llegó a ser una lograda pintora y fina imprentera, falleció el domingo noche en su casa en West Los Angeles, informó su hija, Sylvia Thompson.
Hace cinco años a Stuart le habían diagnosticado un cáncer al pulmón.
"También había sobrevivido a un cáncer a las mamas", dijo Thompson, "pero no le prestaba atención a la enfermedad. Era una mujer muy fuerte y tenía otras cosas que hacer".
En julio, la actriz recibió un homenaje en la Academy Centennial Celebration With Gloria Stuart, en el Teatro Samuel Goldwyn, en Beverly Hills.
"En los años treinta era una actriz encantadora y guapa y nunca entendí por qué su carrera no llegó más lejos entonces", dijo el crítico e historiador de cine Leonard Maltin, que entrevistó a Stuart en el escenario durante la velada el lunes.
En cuanto al publicitado retorno de la actriz en ‘Titanic’: "Me impresionó la atención que recibió por esa actuación y realmente quería ganar ese Oscar. Pensé que había dado en el clavo en esa película. Fue muy irónica y agradable".
Como una exuberante actriz rubia trabajando para Universal Studios y 20th Century Fox en los años treinta, Stuart apareció con Claude Rains en ‘El hombre invisible’ [The Invisible Man], de James Whale, y con Warner Baxter en ‘Prisionero del odio’, de John Ford.
También apareció con Eddie Cantor en ‘Escándalos romanos’ [Roman Scandals], con Dick Powell en ‘Vampiresas de 1935’ [Gold Diggers of 1935], de Busby Berkeley, y con James Cagney en ‘Aquí viene la Armada’ [Here Comes the Navy]. Y fue la heroína romántica de dos películas de Shirley Temple, ‘Pobre niña rica’ [Poor Little Rich Girl] y ‘Rebeca, la de la granja del sol’ [Rebecca of Sunnybrook Farm].
Pero la mayoría de esos roles, dijo Stuart más tarde, "fueron papeles estúpidos sin nada que hacer" -"chica periodista, chica detective, chica enfermera"- y "se hizo cada vez más evidente que yo no iba a ser una gran estrella como Katharine Hepburn y Loretta Young".
Después de hacer 42 largometrajes entre 1932 y 1939, 20th Century Fox no renovó su contrato. Fue su último contrato con un estudio. En los años cuarenta trabajó en cuatro películas y se retiró en 1946.
Para 1974 la ‘encantadora rubia de las películas sonoras’ se había convertido en una de las entradas del libro de Richard Lamparski, ‘Whatever Happened to’.
‘Titanic’, la película de 200 millones de dólares, del guionista y director Cameron, cambió todo eso.
Stuart fue Rose Calvert, la centenaria superviviente del Titanic que se aparece después de que buscadores de tesoros contemporáneos, revisando los restos del buque hundido, encuentran un retrato de ella, al carboncillo, luciendo un invaluable collar de diamante azul.
La actuación de Stuart como Old Rose es el marco del drama romántico de 1977 con Leonardo DiCaprio como el artista de clase baja, Jack Dawson, y Kate Winslet como la joven de clase alta, Rose.
En ‘Gloria Stuart: I Just Kept Hoping’, su autobiografía de 1999, dice que después de leer el guión, "sabía que el papel que quería y por el que había esperado durante tantos años al fin le había llegado. Podía imaginarme muy bien en el papel de Old Rose".
Cameron dijo al Times, en una entrevista en 1997, que eligió a Stuart porque estaba "buscando a un profesional de los años treinta y cuarenta, alguien jubilado, quizás después de haber estado por un tiempo fuera del radar de Hollywood".
"Tenía que ser alguien que representaría la última parte de la vida de alguien a la que reconoceríamos, Kate Winslet, así que no podía ser alguien como Katharine Hepburn. Nos acordábamos muy bien de cómo se veía de joven", dijo Cameron. "Gloria se había alejado lo suficiente, y el resultado fue una fantástica actuación".
A los 87, Stuart se convirtió en la actriz de mayor edad que haya sido nominada a un Oscar.
Además de las nominaciones al Oscar y al Globo de Oro, ganó el premio del Gremio de Actores de Cine [Screen Actors Guild] por su extraordinaria actuación, como actriz, en un papel secundario (con Kim Basinger, que ganaría un Oscar por ‘Los ángeles al desnudo’ [L.A. Confidential].
En la exitosa secuela salpicada de premios, Stuart llegó a inundarse de cartas de admiradores y peticiones de entrevistas. También tuvo que aceptar que la reconocieran en el supermercado y a ver sus películas en la televisión. La revista People llegó a llamarla una de las cincuenta personas más hermosas del mundo.
En 2000, varios cientos de admiradores se reunieron en el Hollywood Boulevard, junto al Teatro Egipcio, para la inauguración de la estrella de Stuart en el Paseo de la Fama de Hollywood.
"No puedo describir lo gratificante y pleno y cálido que es", dijo en la ceremonia. "Me despierto cada día y me digo: ‘Que vida tan maravillosa. Que afortunada soy’".
Californiana de tercera generación, nació el Cuatro de Julio de 1910 como Gloria Stewart, en Santa Monica. Más tarde cambió su apellido a Stuart, calculando que las seis letras coordinarían perfectamente con las seis letras de ‘Gloria’ en la marquesina del teatro.
En la secundaria siguió cursos de cuento y poesía y trabajó como periodista voluntaria en el Santa Monica Outlook.
Cuando estudiaba en la Universidad de California en Berkeley, donde actuaba en un grupo de teatro universitario, Stuart conoció a un guapo joven escultor, Gordon Newell. Se casaron en 1930 y se mudaron a Carmel, donde ella trabajó en el diario local y actuó en pequeñas producciones teatrales.
En 1932, después de tomar el papel de Masha en la producción de ‘La gaviota’, de Chéjov, de un pequeño teatro en Carmel, el director visitante le pidió volver a hacer el papel en otro pequeño teatro de la región de Los Angeles.
Directores de reparto tanto de Paramount como de Universal vieron su actuación y le ofrecieron hacer una prueba de cámara. Terminó firmando un contrato de siete años con Universal, a razón de 125 dólares a la semana, incluyendo lecciones de canto y actuación.
Stuart empezó a participar en actividades sindicales mientras rodaba la comedia de horror de Whale de los años treinta, ‘El caserón de las sombras’, con Boris Karloff and Melvyn Douglas.
"Todos estábamos exhaustos después de largas jornadas de trabajo, y Melvyn Douglas se inclinó sobre mí de modo teatral", contó en una entrevista con Los Angeles Times n 1998. "Susurró en mi oído la palabra ‘sindicato’. Y yo pensé, ‘Sí’".
En la época, según escribió en su autobiografía, "los actores tenían jornadas larguísimas, especialmente las mujeres, porque en las mañanas estaba incluido el tiempo que dedicábamos al peinado y al maquillaje. Las comidas eran servidas a conveniencia del equipo de producción. No había asignación por el tiempo gastado en el viaje, no había horas de descanso fijas, no se pagaban las horas extras ni el sobretiempo doble. Y si un actor de contrato rechazaba un papel elegido por el estudio, él o ella eran suspendidos sin paga, y el tiempo se agregaba al contrato".
Pese a la resistencia del estudio, en 1933 se fundó el Gremio de Actores de Cine.
Tras descubrir la política como "pato el agua", Stuart ayudó en 1936 a formar la Liga Antinazi de Hollywood, el mismo año que ella y la escritora Dorothy Parker ayudaron a organizar la League to Support the Spanish War Orphans [Liga de Apoyo a los Huérfanos de la Guerra Española]. También se hizo miembro del Comité Demócrata de Hollywood y estuvo en el directorio ejecutivo del Comité Demócrata del estado de California.
La incipiente carrera cinematográfica de Stuart sufrió un traspié con su matrimonio con Newell y su divorcio posterior. En 1934 se casó con el guionista Arthur Sheekman, con el que tuvo a su hija Sylvia.
Stuart, cuya carrera en Universal no lograba despegar, firmó contrato con 20th Century Fox en 1935.
Después de que, en 1939, Fox se negara a renovar su contrato, trabajó en teatro de verano en la Costa Este y intentó sin éxito hacerse un hueco en Broadway antes de volver a Hollywood y dirigir sus energías creativas hacia el arte del decoupage. Abrió una tienda en La Ciénaga Boulevard, llamada Décor Ltd., que llevó durante más de cuatro años.
En 1954, inspirada por una exposición de pinturas impresionistas en París, empezó a pintar. Su primer espectáculo unipersonal en las Hammer Galleries en Nueva York en 1961, fue un éxito de crítica. Art News la llamó "una hábil ingenua, con una seductora variedad de temas". Luego expondría en importantes galerías.
En 1975, cuatro años después de que su marido contrajera Alzheimer, Stuart decidió volver a la actuación. De 1975 a 1988 tuvo cerca de una docena de papeles en televisión y cine, incluyendo un baile con Peter O’Toole en una escena en un club nocturno en la película ‘Mi año favorito’ [My Favorite Year], de 1982.
Cuando su marido enfermó, Stuart siguió un curso sobre el bonsai. Se convirtió en un miembro honorable de los clubes locales de bonsai, y sus árboles forman parte de la colección en la Biblioteca Huntington, Colecciones de Arte y en los Jardines Botánico de San Marino.
Cinco años después de la muerte de Sheekman en 1978, Stuart reanudó su amistad con un viejo amigo de sus años en la universidad: Ward Ritchie, que se había convertido en un renombrado pintor. La amistad creció rápidamente hasta convertirse en un romance de otoño. Gracias a Ritchie, Stuart se interesó en la impresión tipográfica y se compró su propia imprenta.
Dedicaba gran parte de su tiempo a diseñar e imprimir libros de artistas (hechos a mano, ediciones limitadas de libros impresos, con su propia gráfica y escritura). Su trabajo se encuentra en el Museo J. Paul Getty, de Los Angeles, el Museo de Victoria y Alberto, de Londres, y otros.
Cerca de cuatro meses después de la muerte de Ritchie en 1996, a los 91, Stuart recibió una llamada del director de reparto de James Cameron, Mali Finn.
"Al día siguiente, Jim llegó con una cámara de video", contó Stuart al Times en 1997. "Le leí cerca de una hora, luego, como no oía nada, le escribí un carta y le dije: ‘He vuelto a leer el manuscrito y debería haberlo leído con más atención’. Se lo mandé por correo el viernes y el lunes Mali Finn llamó y dijo: ‘¿Te gustaría ser Old Rose? Me puse a gritar y a aullar".
Además de su hija, a Stuart la sobreviven cuatro nietos y doce biznietos.
11 de octubre de 2010
27 de septiembre de 2010
©los angeles times
cc traducción mQh
rss


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

christian louboutin shoes -

*Cambiar el destino de los conocimientos, el aprendizaje será mayor cuanto más ... ...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres