Blogia
mQh

convivir, fachada del paramilitarismo


La Fiscalía estableció que trece asociaciones de seguridad privada creadas en esta región bajo la gobernación de Álvaro Uribe, y financiadas por empresarios, tenían vínculos con el paramilitarismo. Alias ’HH’ denunció presiones de alto vuelo para que no denunciara estos vínculos.
Colombia. Las asociaciones de seguridad y vigilancia privada, conocidas como Convivir, fueron una  fachada del proyecto paramilitar en el Urabá antioqueño. Así lo demostraron investigaciones de los fiscales de la Unidad Nacional de Justicia y Paz durante la audiencia de legalización de cargos ante un magistrado de conocimiento, contra el ex jefe del Bloque Bananero Ever Velosa García, alias ‘HH’, realizada en Bogotá esta semana que pasó. Velosa está hoy en prisión en Estados Unidos, luego de haber sido extraditado en marzo de 2009.
Los funcionarios judiciales recaudaron pruebas, que complementaron con los testimonios de varios ex integrantes de las autodefensas, para respaldar su acusación de que por lo menos trece Convivir  conformadas en esa subregión antioqueña  fueron el motor económico y logístico que puso a andar la maquinaria de terror dirigida por los hermanos Castaño Gil.
En la audiencia judicial donde se dieron a conocer estos hallazgos, participó, alias ‘H.H’, en conferencia satelital, desde su prisión estadounidense. Aseguró que "las Convivir prestaron el apoyo logístico a las autodefensas en esa región".  Así lo explicó: "En el Urabá Antioqueño (las Convivir) eran parte de las autodefensas, a tal punto que con la plata que ellas recogían se pagaban las armas y se les pagaba a los muchachos".
Velosa también denunció presiones que incluso involucraron al entonces asesor presidencial, José Obdulio Gaviria, para que él y los de su grupo no revelaran los nombres de los empresarios bananeros que financiaron a aquellas Convivir de Urabá con nexos con el paramilitarismo.
Las Convivir fueron creadas por el Decreto 356 de febrero 11 de 1994, durante la presidencia de Cesar Gaviria para "la prestación por particulares de servicios de vigilancia y seguridad privada".  Sin embargo, fue sólo hasta el gobierno de Samper, cuando éstas se expandieron por todo el país. En total existieron por lo menos 529 cooperativas rurales de seguridad en 24 departamentos del país para las que trabajaron  por lo menos 15.300 personas. Era legal armarlas, incluso con fusiles y otras armas largas, entrenarlas y dotarlas de radios de comunicación y medios de transporte.
No obstante, con los descubrimientos del proceso de Justicia y Paz se ha venido a saber que en la Costa Caribe, Antioquia y los Llanos Orientales, muchas Convivir fueron creadas por narcotraficantes, o por paramilitares, entonces desconocidos, como un frente para poder hacerse legalmente a armas, a financiación, y poder amparar los movimientos de sus hombres armados con carnets legales.
De acuerdo con la Fiscalía, en Antioquia se constituyeron por lo menos 87 de estas organizaciones, trece de las cuales operaron en el Urabá antioqueño. Durante la gobernación Álvaro Uribe, entre los años 1995 y 1997 se crearon la mayoría de las Convivir en esta región del país.
En el Urabá antioqueño, como en otras partes del país, los investigadores judiciales han comprobado que casi que desde el mismo momento de su constitución, las Convivir tuvieron nexos con los paramilitares. Según lo establecido por la Fiscalía, estas cooperativas captaron y administraron los fondos aportados por las empresas bananeras y ganaderas, sirvieron de puente entre ‘paras’ y algunos militares para coordinar acciones, y realizaron labores de inteligencia para apoyar acciones paramilitares.
Según lo documentado por la Fiscalía,  las trece Convivir que se habían creado originalmente en esa región agroindustrial de Antioquia, entre 1995 y 1998, poco a poco se fueron reestructurando y para mayor eficiencia en el manejo de los recursos, se unificaron en una, llamada Convivir Papagayo, cuyos directivos han sido procesados penalmente por nexos con grupos paramilitares. La sede de Papagayo quedaba detrás de la Brigada XVII del Ejército en Carepa y tuvo aproximadamente 1.065 integrantes.
El  empresario bananero Raúl Hasbún Mendoza, alias ‘Pedro Bonito’, respaldó la Papagayo y desde ahí, coordinó la estrategia de financiamiento de las estructuras paramilitares a través de los aportes de tres centavos de dólar por cada caja exportada de la fruta de las empresas asentadas en la zona, entre ellas la firma norteamericana Chiquita Brands.
"Raúl Hasbún fue la parte administrativa fundamental de las Convivir", indicó la Fiscal 17 de la Unidad de Justicia y Paz. Y agregó que Hasbún, en acuerdo con Vicente Castaño Gil, aprovechó su condición de empresario y su cercanía con los empresarios bananeros y ganaderos de la zona para captar recursos para estas asociaciones.
Los documentos originales de la Superintendencia de Vigilancia muestran que  Jesús Alberto Osorio Mejía y Arnulfo Peñuela Marín figuraban como representantes legales de la Convivir Papagayo. Y  según la Fiscalía, ellos se encargaron de hacer cumplir las órdenes del jefe paramilitar Raúl Hasbún. En el organigrama de la organización, Peñuela fue reconocido como director administrativo y Osorio como el encargado de las relaciones públicas.
Eran tales los vínculos de estos dirigentes de estas asociaciones con el paramilitarismo, que durante la audiencia, el ex paramilitar ‘H.H’,  dijo que, a la vez que figuraba legalmente como representante de la Convivir, debidamente autorizada,  Osorio Mejía coordinó con Hasbún la logística para que aviones trasladaran a un grupo de ‘paras’ del Urabá antioqueño al departamento del Meta, en el otro extremo del país, para que hicieran la masacre de Mapiripán. Esta fue perpetrada entre el 15 y el 20 de julio de 1997. Osorio Mejía fue condenado a tres años de prisión por nexos con paramilitares.
Por otra parte, la Fiscalía, apoyada por el testimonio de José de Jesús Pérez Jiménez, alias ‘Sancocho’, aseguró que Arnulfo Peñuela Marín, quien ha sido condenado a seis años de prisión por financiamiento de grupos paramilitares, fue el enlace entre miembros de la Fuerza Pública y grupos paramilitares. Y que Peñuela gestionó  ante organismos de seguridad la libertad de paramilitares capturados por agentes de la Policía o del Ejército.
Con relación a las estrategias de financiación, alias ‘H.H’ explicó que antes de que existieran las Convivir ya se habían organizado grupos de seguridad financiados por los bananeros y los ganaderos. De acuerdo con los hallazgos judiciales expuestos por la Fiscalía, esos aportes fueron hechos de manera voluntaria.
Los investigadores además determinaron que, más tarde, ninguna de las multinacionales y empresas bananeras de la zona del Urabá Antioqueño se quedó sin financiar a las Convivir, un esquema aparentemente legal de protección del acoso, la extorsión y el secuestro de las guerrillas en la zona.
No obstante, durante las diligencias de versión libre, el ex jefe paramilitar Raúl Hasbún había entregado una lista de financiadores de las Convivir y aseguró que varios empresarios les hicieron aportes voluntarios,  a sabiendas de que encubrían una  fuerza paramilitar ilegal que se movía entre Apartadó y Mutatá. La justicia reconstruyó la contabilidad original de estas Convivir y pudo establecer que por lo menos en un año ingresaron a las arcas de las Autodefensas Unidas de Colombia cerca de 3.000 millones de pesos de entonces.

Presiones Indebidas
Durante la audiencia de control de legalidad, alias ‘HH’ dijo que uno de sus hombres, José de Jesús Pérez Jiménez, alias ‘Sancocho’, le contó acerca de una singular oferta de silencio que había recibido durante una visita a la cárcel Bellavista de Medellín por parte de un emisario del entonces jefe paramilitar Rodrigo Zapata, secretario privado de Vicente Castaño. En ese encuentro, le ofrecieron  un soborno de 200 millones de pesos, para que se retractara de lo dicho ante la justicia sobre Alberto Osorio y Arnulfo Peñuela y sus posibles nexos con la Convivir Papagayo. Peñuela era entonces alcalde de Carepa y Osorio había sido representante de las Convivir en el Urabá.
"Cuando comenzamos con este proceso de denunciar al señor Alberto Osorio y al señor (Arnulfo) Peñuel, que son muy cercanos a todos los bananeros, llegó un señor a (la cárcel) Bellavista, a visitar a ’Sancocho’ a ofrecerle 200 millones de pesos de parte de un trabajador de Peñuela para que se echara para atrás, se retractara y que no hablara nada de eso de las Convivir. Eso fue un sábado. Después ’Sancocho’ fue a hablar conmigo, y le dije que ni se le ocurriera decir que sí". En ese momento alias ’HH’ le recordó a Pérez Jiménez que tenían que decir la verdad. Ante los magistrados de control de legalidad, el ex jefe paramilitar aseveró que todo eso "era un montaje que nos querían hacer".
"Eso fue un sábado", continuó narrando alias ’HH’ ante los magistrados. "Cuando al lunes o martes llegó a Bellavista el doctor Sergio González, conocido jurista del gobierno de Uribe ante los desmovilizados, a decirme que el señor José Obdulio le había dicho que lo que nosotros estábamos haciendo era unos montajes para sacarle plata a la gente. Inmediatamente mandé llamar a Pérez Jiménez para que escuchara lo que el señor González me estaba diciendo y era que nosotros le estábamos pidiendo 200 millones de pesos a los de las Convivir para no hablar de ellos. Le dije a Pérez Jiménez que le contara al doctor González que todo eso era falso. Nosotros sabemos que esa gente tiene un poder muy grande".
Por alguna razón que no fue aclarada durante la audiencia, González tenía conocimiento del ofrecimiento que el exparamilitar Rodrigo Zapata le había hecho a alias ‘Sancocho’ por su silencio. No obstante la gravedad de la denuncia, los magistrados que presidieron la audiencia de control de legalidad no le hicieron más preguntas a alias ‘HH’ al respecto. Quedaron en el aire varias preguntas sin resolver: ¿Si está diciendo la verdad ‘HH’ al involucrar al ex consejero Gaviria en estas presiones por qué no lo había denunciado antes, cuando estaba en Colombia? ¿Quién fue el emisario de Rodrigo Zapata? ¿Por qué el abogado Sergio González sabía del ofrecimiento de dinero a alias ‘Sancocho’? ¿Si la versión de los ex paramilitares es cierta, a quiénes estaban intentando proteger Gonzalez, Zapata y Gaviria?
Es el mismo abogado Sergio González  quien representaba al paramilitar desmovilizado José Orlando Moncada, alias ‘Tasmania’. En septiembre de 2007 éste último dijo en una carta que le mandó al entonces presidente Uribe que dizque el magistrado Iván Velásquez, el principal investigador de la parapolítica, le había ofrecido beneficios jurídicos si atestiguaba contra Uribe.
Pero en junio de 2008 se retractó y aseguró que el abogado González le había hecho firmar esa carta y a cambio, él y otro ex paramilitar ‘El Tuso’ Sierra, le ofrecieron una casa para su mamá de 400 millones de pesos. "En el complot también se han mencionado los nombres del hacendado Santiago Uribe Vélez y del detenido ex senador Mario Uribe, los dos vecinos y allegados del abogado González", según escribió el columnista Daniel Coronel.
La Fiscalía compulsó copias con el fin de que sean investigadas estas denuncias realizadas por alias ‘HH’ sobre las presiones que recibieron él  y ’Sancocho’ para que no revelaran los nombres de los empresarios que hicieron aportes a las Convivir que operaron en el Urabá antioqueño y que como lo demostraron las investigaciones judiciales estuvieron al servicio del proyecto paramilitar.
3 de mayo de 2011
2 de mayo de 2011
©verdad abierta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres