Blogia
mQh

otra rata en la calle


Coronel (R) primo del ex juez Guzmán beneficiado con libertad condicional. Carlos López Tapia, oficial (R) del Ejército, cumple condenas en el Penal Cordillera de Peñalolén por cuatro secuestros calificados. En 2003, su familiar directo lo procesó por la desaparición de la cúpula del Partido Comunista en 1976.
[Claudio Leiva Cortés ] Santiago, Chile. El ex juez Juan Guzmán tiene un primo preso en el Penal Cordillera por casos de derechos humanos. Se trata del coronel (R) Carlos López Tapia, a quien el mismo ex magistrado sometió a proceso en 2003.
El coronel de Ejército (R) Carlos López Tapia es uno de los 198 favorecidos con las libertades condicionales que este lunes entregó la Corte de Apelaciones de Santiago, entre ellos seis ex uniformados condenados por causas de Derechos Humanos. No obstante, la Seremi Metropolitana de Justicia deberá rechazar o ratificar estos beneficios en los próximos días.
En abril pasado, la Comisión de Libertad Condicional del tribunal de alzada capitalino revisó 1.822 postulaciones y determinó que sólo 198 cumplían con los requisitos exigidos, esto es, buena conducta y haber completado más de la mitad de la pena.
López Tapia tiene una historia bastante singular. Es primo del ex juez Juan Guzmán Tapia, quien lo sometió a proceso en 2003 por la detención y desaparición (secuestro calificado) de la cúpula del Partido Comunista en 1976, más conocido como el Caso Calle Conferencia.
"Fue difícil, porque los jueces somos seres humanos", declaró el juez Guzmán en esa oportunidad. La causa aún se tramita en tribunales.
El coronel en retiro fue miembro de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) y jefe del centro de tortura Villa Grimaldi, lugar donde desaparecieron los detenidos del PC. También integró la Caravana de la Muerte en su primera gira por el sur y habría participado en una ejecución.
Actualmente, López Tapia cumple condenas en el Penal Cordillera de Peñalolén por cuatro secuestros calificados (detenidos desaparecidos) que ocurrieron en Villa Grimaldi. Asimismo, al 12 de febrero de 2011, estaba acusado en dos causas y procesado en otras siete, incluyendo el Caso Calle Conferencia y la Caravana de la Muerte.

El Mayor Cereceda
Otros dos conspicuos personajes que fueron favorecidos con las libertades condicionales son el brigadier de Ejército (R) Víctor Pinto Pérez, condenado como autor intelectual del asesinato de Tucapel Jiménez, y el mayor (R) Patricio Cereceda, responsable de la tragedia de Antuco, a quien el año pasado se le negó este beneficio.
El brigadier (R) Pinto, subjefe de la Unidad de Contraespionaje de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) al momento de los hechos, cumple una sentencia de ocho años como uno de los autores intelectuales del asesinato de Tucapel Jiménez en 1982. Se encuentra recluido en el Penal Cordillera, de Peñalolén.
Por su parte, el mayor (R) Cereceda está condenado a cinco años y un día por cuasidelito de homicidio reiterado. En mayo de 2005, Cereceda ordenó la marcha de cientos de reclutas por los faldeos del volcán Antuco, al interior de Los Ángeles, a pesar de que no tenían los implementos adecuados para enfrentar el mal tiempo. Murieron 44 soldados y un sargento en medio de una ventisca.
La Agrupación de Familias y Víctimas de Antuco anunció que presentará un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Santiago para oponerse a la libertad condicional de Cereceda. Además, elevarán una solicitud al ministro de Justicia, Felipe Bulnes, con el fin de que rechace la entrega de este beneficio al mayor en retiro, quien cumple su condena en Punta Peuco.
El abogado de la Agrupación, Raúl Meza Rodríguez, recordó que la de Antuco "es la tragedia más importante del Ejército chileno en tiempos de paz" y que la prisión de Cereceda "representa una pena justa y razonable, considerando la extensión del mal causado por la negligencia inexcusable en el ejercicio de sus funciones".
Otros cinco ex uniformados beneficiados con las libertades condicionales son el suboficial de Carabineros (R) Primitivo Castro Campos, el mayor de Carabineros (R) Luis Romo Morales, el mayor de Carabineros (R) Miguel Soto Duarte y el suboficial de Carabineros (R) Alejandro Molina Cisternas, todos sentenciados a 5 años y un día por secuestros calificados y homicidios. Los cinco cumplen en Punta Peuco.
5 de mayo de 2011
4 de mayo de 2011
©la nación

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres