Blogia
mQh

ex presidente mexicano a juicio


[Kevin Sullivan] Ciudad de México, México. Un fiscal especial nombrado por el presidente Vicente Fox dijo que decidirá en los próximos diez días si se harán o no cargos penales contra el ex presidente Luis Echeverría y su implicación en la masacre de 1971, en la que las fuerzas de seguridad mataron al menos a 30 jóvenes manifestantes en Ciudad de México.El proceso de Echeverría, 82 -cuyo mandato de 1970 a 1976 estuvo en el punto más álgido de lo que se llegó a conocer como la guerra sucia del gobierno contra activistas pro-democracia- será una pulso de fuerza entre Fox y el partido que gobernó México durante la mayor parte del siglo 20.
Funcionarios del Partido Revolucionario Institucional PRI, dijeron esta semana que considerarán la presentación de cargos contra Echeverría como una provocación que podría romper las ya endebles relaciones del partido con Fox, cuya elección en 2000 terminó con 71 años de gobierno del PRI. Durante esa era, una sucesión de presidentes del PRI gobernaron con impunidad, y se aseguraron una jubilación tranquila y libre de investigaciones.
Una declaración este lunes del PRI dijo que acusar a Echeverría sería "un ataque contra nuestras instituciones".
"Esta es una acción política, no legal", dijo David Penchyna, secretario del comité central del PRI. "Este gobierno se ha quedado pegado en el pasado y se niega a mirar hacia el futuro. Hurgar en el pasado no nos llevará a ninguna parte".
Fox ha prometido que México hará cuentas con los crímenes cometidos por gobiernos pasados y ni siquiera los antiguos presidentes quedarán inmunes. Ha dicho que no intervendrá en la investigación del procurador extraordinario, Ignacio Carrillo Prieto.
Echeverría, que se negó a través de sus abogados a comentar este artículo, dijo a reporteros fuera de su casa que se "sentía tranquilo" y creía que Carrillo Prieto no tiene pruebas contra él. Su abogado, Juan Velázquez, dijo en una entrevista televisada el martes que "no hay absolutamente ninguna prueba" de la implicación de Echeverría en la masacre de 1971.
Pero para muchos mexicanos y activistas de derechos humanos, Echeverría es el símbolo de los peores casos de violencia de la guerra sucia. El 2 de octubre de 1968, cuando policías y soldados mexicanos abrieron fuego contra manifestantes anti-gubernamentales y mataron a unas 300 personas, Echeverría era ministro del Interior, el segundo cargo en importancia del gobierno. El despacho de Carrillo Prieto también investiga el papel de Echeverría en ese incidente.
El antiguo líder estudiantil Enrique Condes Lara, un historiador que ha escrito varios libros sobre el período de la guerra sucia, dijo que había amplia evidencia documental de que Echeverría tenía el mando de los agentes de gobierno, el 10 de junio de 1971, que participaron en lo que se llegó a conocer como la Masacre de Corpus Cristi.
"Los documentos muestran que se le entregaron informes cada diez minutos sobre lo que estaba pasando", dijo Condes Lara, que agregó que había entregado los documentos, encontrados en los archivos nacionales mexicanos recientemente abiertos, al despacho de Carrillo Prieto.
Condes Lara dijo que Echeverría supervisó las acciones de los Halcones, una unidad especial adiestrada y pagada por el gobierno que según se sabe llevó a cabo los asesinatos ese día. Dijo que Echeverría era en última instancia responsable de la ola de violenta represión y el asesinato de cientos de activistas anti-gobierno, muchos de ellos campesinos, estudiantes y maestros, durante los años de 1960 y 1970.
Los cargos contra Echeverría "serán un importante paso hacia la construcción de un país bajo el imperio de la ley, sin venganzas políticas y sin abuso de autoridad", dijo Condes Lara. "Para construir un estado democrático, primero debes arreglar cuentas con el pasado".
Salvador Martínez Della Rocca, un diputado federal del Partido Demócrata Revolucionario, en la oposición, estuvo presente en las protestas de 1971 en el norte de Ciudad de México. Dijo que había escapado corriendo cuando comenzó la balacera, pero en ella murieron varios de sus amigos.
"Era una marcha pacífica, legal, de estudiantes, y nos masacraron salvajemente", dijo Martínez. "Echeverría o es el responsable o sabía sobre esto y no hizo nada, lo que lo hace igualmente responsable... Fue presidente durante unos de los peores momentos de la historia de México".
Rosario Ibarra, una importante activista de derechos humanos cuyo hijo, Jesús Piedra Ibarra, estudiante, desapareció en 1975, dijo que los militares y las policías mexicanas se estaban agrupando en torno a Echeverría.
Ibarra dijo que temía que el antiguo presidente no sea castigado nunca. "Siempre nos prometen cosas que finalmente no cumplen", dijo.
El ministro de Defensa Gerardo Vega García propuso hace poco que, en nombre de la reconciliación nacional, el gobierno debería abandonar las investigaciones de los crímenes de la llamada guerra sucia, muchos de los cuales fueron cometidos por soldados. El procurador más importante del país en la lucha contra el crimen organizado, José Luis Vasconcelos, propuso recientemente que los policías y soldados que participaron en esos crímenes obedeciendo órdenes debían ser perdonados, y declaró ante reporteros mexicanos: "Es difícil juzgar a alguien por algo que pasó bajo diferentes circunstancias".

17 de julio de 2004
©washingtonpost traducción mQh

Ex presidente Echeverría cómplice de masacre 1968 en México, según documentos
Terra informaba en 2003 sobre el descubrimiento de documentos que implicaban directamente al antiguo presidente y su familia en una masacre de estudiantes.
El 2 de octubre de 1968 cientos de estudiantes reunidos en una plaza del centro de la capital fueron blanco de unos 360 francotiradores que dispararon desde los edificios que rodeaban el lugar.
Uno de los apartamentos desde donde habrían salido algunos de los disparos no pertenecía a una persona cualquiera sino a Rebeca Zuno de Lima, cuñada de Luis Echeverría, entonces secretario de Gobernación y presidente del país entre 1970 y 1976, según un documento militar en poder de la fiscalía especial que investiga los hechos.
Funcionarios de aquel gobierno negaron haber estado involucrados en el acto de represión que dejó decenas de jóvenes muertos. Las cifras oficiales y extraoficiales oscilan entre 25 y 350 víctimas.
Echeverría, como secretario de Gobernación, era responsable de la seguridad interna, pero también ha rechazado cualquier responsabilidad.
El ex mandatario, de 81 años, dijo a la prensa en julio del 2002 dijo que tenía la "conciencia tranquila" en cuanto a lo sucedido en la Plaza de Tlatelolco.
En vísperas del 35 aniversario de la masacre, un documento militar fechado el mismo 2 de octubre de 1968 y en el cual se reportan los disparos desde uno de los edificios indican lo contrario.
"El teniente Salcedo del Estado Mayor Presidencial se encuentra en el penthouse número 1301 en el 13/o piso del edificio Molino del Rey... en esa habitación vive una cuñada del Lic. (Luis) Echeverría llamada Rebeca Zuno de Lima", señala el documento firmado por un miembro del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional.
El oficial relató que de al menos tres apartamentos de ese edificio salían disparos hacia la plaza.
Para María de los Ángeles Magdaleno, directora de Análisis Histórico de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP) que investiga lo sucedido en 1968, ese informe demuestra no sólo que francotiradores usaron el departamento de la cuñada de Echeverría, sino que éste sabía perfectamente lo que sucedía.
"¿Usted cree que ignoraba Echeverría que desde el departamento de su cuñada dispararon? No lo creo", dijo en entrevista con la AP.
"En ese momento el hombre más poderoso después del presidente era el secretario de Gobernación", añadió. La historiadora es responsable de revisar y analizar documentos de las agencias de seguridad que participaron en la manifestación, y que ahora se encuentran en el Archivo General de la Nación.
En la oficina de Echeverría dijeron a la AP que nada sabían del caso y que no había ninguna persona autorizada que pudiera comentar algo.
La FEMOSPP fue creada hace dos años por decreto presidencial con el propósito de investigar crímenes del pasado, entre ellos la masacre estudiantil de 1968.
Echeverría fue demandado en 1998 por ex líderes del movimiento estudiantil, pero cuando fue llamado a declarar en el 2002 se negó a hablar amparado en su derecho constitucional a no hacerlo.
Otro informe militar señaló que después de las seis de la tarde comenzaron a salir disparos de cinco edificios de la unidad habitacional de Tlatelolco, que rodea la Plaza. El tiroteo duró unos 90 minutos y alrededor de las 11 de la noche volvieron a salir disparos de los edificios. Efectivos militares procedieron a buscar a los francotiradores.
"Como consecuencia de lo anterior (de la búsqueda) fueron puestos a disposición de las autoridades civiles 230 individuos capturados" en los edificios, señaló el reporte.
Para Magdaleno, los francotiradores formaban parte de un grupo conocido como "Los Halcones", creado en 1966 por Manuel Díaz Escobar, un coronel del ejército con licencia y entonces funcionario del gobierno de la capital.

17 de julio de 2004
©terra
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres