Blogia
mQh

chico mendes es héroe


[Henry Chu] Algunos críticos dicen que otorgar el mayor honor del país a Chico Mendes, el ambientalista del Amazonas, es una movida política que va contra la tradición.
Xapuri, Brasil. En muerte como en vida, Chico Mendes continúa provocando polémica.
Casi 16 años después de su asesinato aquí en este aislado pueblo donde nació, el renombrado recolector de caucho que se transformó en activista por el medio ambiente, está nuevamente en el centro de un debate nacional, esta vez sobre sus logros y cómo reconocer su legado.
El mes pasado, el gobierno federal le confirió a Mendes el más grande honor del país, declarándolo héroe nacional y elevándolo al panteón oficial. Sólo siete brasileños han sido elegidos para ser miembros de este exclusivo club, todos ellos muertos hace casi un siglo o más.
Pero la decisión de agregar a Mendes ha provocado críticas -algunas de círculos inesperados, incluyendo a su viuda y al hombre a cargo del panteón.
Pocos ponen en duda la contribución de Mendes a la defensa del Amazonas amenazado de ser destruido, oponiéndose resueltamente a ricos hacendados, rancheros y especuladores. Muchos lo mencionan como la figura más importante en llamar la atención sobre la selva tropical y provocar un movimiento mundial para salvarla, y con ella la posibilidad de subsistencia de miles de hombres y mujeres que dependen de ella.
Debido a sus actividades, Mendes fue asesinado a balazos por sus enemigos el 22 de diciembre de 1988, cuando salía a su porche a darse un baño en la cabina del patio trasero.
El problema ahora es qué hizo el presidente Luiz Inácio Lula da Silva para decidir consagrar a Chico Mendes. Algunos críticos huelen a política. Otros sostienen que nombrar a alguien tan contemporáneo a una fraternidad tan elitista, cuyos miembros han pasado una prueba más larga de tiempo, es lo que llaman una falta de respeto hacia la tradición.
"Chico Mendes era un líder ambientalista que fue asesinado por un sector económico que vio amenazado sus intereses", dijo Jarbas Silvas Marques, director del Patrimonio Artístico e Histórico del Distrito Federal de Brasilia, que se encarga del panteón oficial. "Pero de ahí a héroe nacional hay una gran diferencia".
Los otros en el panteón son o héroes de guerra, hombres que fueron importantes en la larga lucha por la independencia de Brasil o, en un caso, un esclavo rebelde semi-legendario del siglo 17 que encabezó una rebelión por la libertad.
Sus nombres están inscritos en un libro hecho enteramente de acero, que se exhibe en el Panteón de la Libertad y la Democracia, un edificio diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer, que representa a un pájaro volando. El monumento está a un tiro de piedra del palacio presidencial en el centro de Brasilia, la capital.
Mendes, que nació como Francisco Alves Mendes Filho en 1944, puede ser un personaje histórico, pero no lo suficiente -no todavía, al menos- para ser colocado entre los otros personajes, dijo Marques. Por norma, deben haber pasado cincuenta años después de la muerte de alguien ante de que pueda ser admitido en el club por una ley del Congreso, una norma formulada para evitar juicios apresurados o intrigas políticas oportunistas para recompensar a amigos y aliados.
Pero técnicamente, no hay criterios oficiales sobre quiénes pueden ser incluidos ni cuándo. Y en realidad el panteón brasileño es una creación relativamente nueva, fundado recién en 1989, a pesar de seguir abiertamente el modelo del Panteón de París, que tiene más de 200 años.
Marina Silva, ministro del medio ambiente y principal proponente de la entrada de Mendes, ha debido en las últimas semanas defender su propuesta, tal como debió hacerlo hace cuatro años cuando, como senadora, presentó su nombre a ser considerado para el panteón.
"Cuando presenté la propuesta, los senadores reaccionaron irónicamente, diciendo que una nominación de este tipo tomaría entre 50 y 100 años", dijo Silva al diario O Globo. "Pero yo les pregunté ¿por qué, si el nombre de Chico Mendes es ya celebrado en todo el mundo?"
Los críticos dicen que Silva y Mendes eran colegas cuando eran jóvenes activistas en su estado natal de Acre. Mendes fue también el fundador de una sección local del izquierdista Partido de los Trabajadores, que es el partido de Silva y del presidente Lula da Silva, que firmó el proyecto para nombrar a Mendes en el panteón el 22 de septiembre después de recibir la aprobación del Congreso.
"Marina Silva debe sus comienzos de su carrera política a Chico Mendes. Es un asunto personal. No tiene nada que ver con el país como un todo", dijo Marques. "Este es un precedente peligroso".
La decisión dio prioridad a Mendes sobre una larga lista de candidatos que esperan consideración, como Juscelino Kubitschek, un antiguo presidente reverenciado por sus esfuerzos por modernizar Brasil; el inventor Alberto Santos Dumont, que fue pionero de la aviación antes de los hermanos Wright; y Heitor Villa-Lobos, el compositor.
La viuda de Mendes, Ilzamar, dijo que no quería discutir sobre el honor concedido a su difunto marido, que "merece la nominación -y mucho más".
Pero nadie del gobierno de Lula da Silva la ha notificado oficialmente de su decisión ni se han preocupado de ofrecerle sus congratulaciones.
"Estamos felices de que su nombre sea incluido como héroe nacional, pero no gusta el modo en que se hizo. Hay gente que usa su nombre sin respetar los derechos de la familia", dijo. Ahora de 38, Ilzamar Mendes enviudó con dos hijos. Vive en Río Branco, la capital de Acre.
Acusó al gobierno de fingir que está de acuerdo con Mendes y hacer muy poco para promover la causa que él defendía, la de mejorar la suerte de los recolectores de caucho y otros trabajadores rurales.
"El nombre de Chico Mendes ha sido siempre usado por el gobierno estatal y federal, pero no para mejorar la vida de los recolectores de caucho -el gobierno ha hecho muy poco por ellos".
"El nombre de Chico Mendes ha sido usado más por motivos políticos que prácticos".
También hay proyectos para explotar su nombre por razones comerciales aquí en la ciudad natal de Mendes, como un modo de incrementar el valor turístico de Xapuri.
A más de una hora de camino en las afueras de Río Branco, sigue siendo un lugar tranquilo y bucólico, con algunas calles pavimentadas con adoquines y por donde los carruajes tirados por bueyes pueden provocar embotellamientos del tráfico. El tiempo parece más lánguido, en armonía con el húmedo clima tropical.
A pesar de su fama, Mendes es una presencia modesta. La modesta casa de madera donde vivía y donde fue mortalmente herido se encuentra en una somnolienta calle lateral. En el camino, una fundación que lleva su nombre exhibe una espartana colección de efectos personales.
Amigos y colegas quieren que se levante una estatua de Mendes, que se cuente su vida en libros de texto y en cómics, y que haya elementos más visibles en la ciudad en relación con él.
"Incluso muerto, puede hacer un montón por el desarrollo de Xapuri", dijo el alcalde Julio Barnosa, sobre el hijo más famoso de la ciudad.
Aquellos que conocieron a Mendes rechazan las críticas sobre su inclusión en el panteón nacional.
"Como no fue posible reconocerlo cuando estaba vivo, que lo reconozcan ahora que está muerto es completamente válido", dijo Raimundo Mendes de Barros, 59, un primo de Mendes.
"Los que vivieron con él y se beneficiaron de su vida y de su muerte deberían conserva viva su memoria en los años venideros".

18 de octubre de 2004
21 de octubre de 2004
©los angeles times
©traducción mQh
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres