Blogia
mQh

año siniestro para la prensa


Cincuenta y tres periodistas fueron asesinados en el mundo en 2004, de ellos 19 en Irak y 12 en América Latina, donde la muerte de informadores ha tomado ''una dimensión preocupante'', según Reporteros sin Fronteras (RSF), que señala ese año como el más siniestro para la libertad de prensa desde 1995.
Cincuenta y tres periodistas fueron asesinados en el mundo en 2004, de ellos 19 en Irak y 12 en América Latina, donde la muerte de informadores ha tomado ''una dimensión preocupante'', según Reporteros sin Fronteras (RSF), que señala ese año como el más siniestro para la libertad de prensa desde 1995.
Además de los 53 periodistas, también perdieron la vida 15 colaboradores de medios de comunicación (guías, choferes, traductores, técnicos y agentes de seguridad, entre otros), mientras que fueron detenidos 907 profesionales de la información y hubo 1,146 agredidos o amenazados, según el informe de RSF publicado ayer.
La organización, que destaca que el 2004 fue ''el año más asesino desde hace diez'' y recuerda que en el 2003 murieron 40 periodistas y dos colaboradores de medios de comunicación, afirma que por segundo año consecutivo Irak fue ``el país más peligroso del mundo para los periodistas''.
Allí murieron 19 reporteros y otros 12 profesionales de medios de comunicación, a causa principalmente de ataques terroristas y de la guerrilla, aunque el ejército estadounidense fue responsable de cuatro decesos.
RSF evoca el secuestro en ese país árabe, por grupos islamitas, de al menos una docena de reporteros, uno de los cuales, el italiano Enzo Baldoni, fue ejecutado a finales de agosto por el Ejército Islámico de Irak después de haber exigido a Italia la retirada de las tropas.
Y siguen dados por desaparecidos el camarógrafo francés Fred Nérac, desde marzo del 2003, y el iraquí Isam Hadi Muhsin Al-Shumary, desde agosto pasado.
En Latinoamérica, fueron asesinados doce periodistas, frente a los siete del 2003, lo que evidencia un ``recrudecimiento de la violencia''.
En México, Brasil y Perú, la muerte de periodistas por el ejercicio de su trabajo ha adquirido ''de nuevo una dimensión preocupante'', subraya la organización.
RSF insiste en que pese a la liberación de cuatro profesionales de la información el pasado año, ''Cuba sigue siendo, después de China, la mayor cárcel del mundo para los periodistas'', con 22 de ellos encarcelados, y denuncia que en la isla ``es criminal, por definición, cualquier expresión relacionada con el régimen de Fidel Castro''.
De Colombia, destaca que ''existe una auténtica pluralidad informativa'', ''pero los periodistas la pagan con su vida'', como le pasó a uno de ellos el pasado año.
La organización indica que en Colombia ''denunciar las exacciones de los grupos armados --paramilitares y guerrillas-- y la corrupción de los políticos sigue siendo un oficio peligroso, más que en ninguna otra parte del continente'', ya que medio centenar de periodistas fueron amenazados o agredidos en ese país en 2004.
Indica que en Haití, donde desde la caída del anterior presidente, Jean-Bertrand Aristide, la situación ''ha mejorado'', ''todavía no se ha ganado la partida'' a la vista de las dificultades fuera de la capital y de los problemas para dilucidar los asesinatos de los periodistas Jean Dominique y Brignol Lindor.

7 de enero de 2005
©nuevo herald
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres