Blogia
mQh

méxico quiere mudarse


[Vincent J. Schodolski] Según encuesta, 40 por ciento de mexicanos quiere vivir en Estados Unidos.
Los Angeles, Estados Unidos. Según un nuevo sondeo, más del 40 por ciento de los mexicanos optarían por emigrar a Estados Unidos, y más del 20 por ciento de ellos entraría ilegalmente a ese país si tuvieran la oportunidad, reveló un estudio publicado el martes.
El sondeo del Pew Hispanic Center también encontró que el deseo de emigrar hacia Estados Unidos cruza un amplio espectro social, y los mexicanos más pobres comparten el anhelo de mudarse al norte con sus compatriotas con educación secundaria y universitaria.
"Al contrario de lo que cree la gente, el deseo de emigrar no se restringe a los pobres", dijo Roberto Suro, director del Pew Hispanic Center, de Washington.
"Es fuerte en las clases medias, incluso entre mexicanos con educación universitaria", dijo.
El informe se basa en encuestas de hispanos realizadas en México y Estados Unidos. Las preguntas también tocaban temas como la opinión sobre los emigrantes y la política de inmigración de Estados Unidos.
La encuesta de 1.200 personas en México fue realizada dos veces, en febrero y nuevamente en mayo.
Casi un 35 por ciento de los graduados universitarios mexicanos encuestados dijeron que se marcharían a Estados Unidos, según el sondeo, y un 13 por ciento lo haría incluso si significara entrar ilegalmente a ese país.
Suro dijo que incluso en la parte de arriba del espectro socio-económico mexicano, "el deseo de emigrar es fuerte".

Marcadas Diferencias de Opinión
Otra encuesta mostró agudas diferencias de opinión entre residentes hispanos en Estados Unidos nacidos en otro lugar e hispanos nacidos en Estados Unidos.
El primer grupo estaba inclinado a mirar favorablemente a los inmigrantes y a apoyar la emisión de licencias de conducir a gente que está ilegalmente en el país.
El segundo grupo apoyaba a los inmigrantes, pero por un margen mucho menor. Este grupo también se oponía a entregar licencias de conducir a residentes indocumentados.
"Sabemos que las opiniones negativas son más comunes entre la gente de edad media que entre los jóvenes", dijo Suro. "Se debe en parte a la percepción sobre lo que está en juego y qué es lo que se puede perder.
"El mero hecho de que alguien sea hispano, no significa que estés a favor de los inmigrantes", dijo.
Suro también observó que no se puede asumir que los hispanos -en este caso principalmente mexicanos- tengan opiniones similares solamente debido a sus orígenes étnicos y nacionales.
"La gente se fija en problemas específicos y hace juicios específicos", dijo durante una conferencia el martes con periodistas de todo el país.
Uno de esos problemas eran las licencias de conducir para inmigrantes que se encuentran ilegalmente en Estados Unidos.
Dijo que el argumento contra la emisión de licencias de conducir a esos individuos incluía componentes de seguridad nacional y terrorismo. Los hispanos nacidos en Estados Unidos, sugirió, pueden haber sido influidos por esos argumentos contra las licencias, mientras los nuevos inmigrantes pueden no haber sido disuadidos.
Los participantes en la encuesta fueron interrogados sobre que si tenían "los medios y la oportunidad de marcharse a vivir en Estados Unidos", ¿se marcharían? En la encuesta de febrero, 41 por ciento de los encuestados dijeron sí. En la segunda vuelta, en mayo, 46 por ciento dijo sí. La población mexicana supera los 100 millones de personas.
Un portavoz de un laboratorio ideológico que ha planteado preocupaciones sobre la inmigración ilegal dijo que los hallazgos de la encuesta son alarmantes.
"Hay 46 millones de personas a las que les gustaría venirse -si vamos a creer en las cifras. Incluso si sólo decidiera venirse una pequeña fracción, estamos hablando de cifras gigantescas", dijo Steven Camarota, director de investigación del Centro de Estudios de la Inmigración, que enfatiza los costes policiales de la inmigración ilegal.

Buscando Empleo
"La gente seguirá llegando, a menos que la paremos. Eso no parará por sí solo", agregó Camarota. "El modo de impedir que la gente venga es apretar a los empleadores que contratan a ilegales, vigilar las fronteras, quitarles la seguridad social y el número fiscal por usar deliberadamente números falsos de la Seguridad Social.
"Cuando la gente dice que tratemos que aplicar la ley, me atoro con la respuesta", dijo.
Doris Meissner, investigadora del Instituto de Políticas de Migración y comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización bajo el presidente Bill Clinton, también calificó los hallazgos de la encuesta Pew como preocupantes.
"Pero... cuando lo piensas, quizás no es tan sorprendente, porque la inmigración realmente ha afectado a México y las familias mexicanas de un modo muy fundamental", dijo.
"La mayoría de los mexicanos conocen a alguien, o saben de alguien que vive en Estados Unidos o ha estado en Estados Unidos, legal o ilegalmente".
Meissner dijo que una propuesta del gobierno de Bush de permitir que los mexicanos entren a trabajar a Estados Unidos sobre bases temporales podría ser un modo de tratar la inmigración ilegal, pero no es de ninguna manera la solución definitiva.
"Tenemos que reformar la ley de inmigración, y una de las cosas que tenemos que tomar en cuenta es que necesitamos una fuerza de trabajo, además de la gente que ha nacido en Estados Unidos", dijo.
"Se trate de trabajadores invitados o de otras formas de inmigración para satisfacer nuestra necesidad de fuerza de trabajo", dijo Meissner, "el debate empezó y es un debate que necesitamos".

Michael Martínez contribuyó a este artículo.

Al autor se puede escribir a: vschodolski@tribune.com

23 de agosto de 2005
17 de agosto de 2005
©chicago tribune
©traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres