Blogia
mQh

novia cadavérica


[Manohla Dargis] Más guapa que una novia viva.
Una diversión necrófila para toda la familia, ‘La Novia Cadáver de Tim Burton' [Tim Burton's Corpse Bride] es la última aventura del director en el mundo de la animación con muñecos de material moldeable después de ‘Pesadilla Antes de Navidad' [Tim Burton's The Nightmare Before Christmas] y ‘James y el Melocotón Gigante' [James and the Giant Peach]. Como en ‘Pesadilla', empiezan a pasar cosas locas y fantasmales, esta vez al servicio de un romance ligeramente perverso sobre un chico melancólico, la niña con la que espera casarse y el enorme cadáver que accidentalmente se coloca entre ellos.
Dirigida por Burton y Mike Johnson, y escrita por John August, Caroline Thompson y Pamela Pettler, la historia gira sobre un tímido solterón con piernas de palos de cerillas y pálida complexión, Victor (con la voz de Johnny Depp), cuyos padres socialmente ascendentes concertan su matrimonio con Victoria (Emily Watson), la retraída hija de una familia de la pequeña nobleza empobrecida. Cuando fracasa el ensayo de la boda, Victor se refugia en el bosque, con lo que se convierte en el reluctante objeto de deseo de la Novia Cadáver, una belleza de tintes azules con los miembros roídos y los pechos preservados milagrosamente (Helena Bonham Carter, la vivísima compañera del director). Juntos, la espeluznante pareja desciende al mundo de las sombras, induciendo a Victor a cambiar el mundo de lo apenas vivo, por el reino de lo exuberantemente muerto.
Para Victor y para sus dos directores, el mundo subterráneo demuestra pronto ser un lugar más hospitalario que el mundo de arriba, y mucho más entretenido. Arriba, los vivos se arrastran tan soñolientos como zombis en medio de un arco iris de grises, mientras abajo, las paredes son de verde ajenjo y los esqueletos se menean, traquetean y bambolean. Rebosantes de travesuras y una especie de vida (pensad en las sonrientes calaveras del artista mexicano José Guadalupe Posada), los esqueletos se desmembran bailando un feroz número musical sólo estropeado por la insistencia del compositor Danny Elfman en reciclar la misma serie de notas una y otra vez. Las notas resuenan más agradablemente cuando un grupo de arañas remiendan el traje de Victor, porque entonces gorjean un pastiche de Gilbert y Sullivan mientras dan puntadas.
Por supuesto, todo termina felizmente, aunque no antes de que Burton y compañía hayan reunido a los muertos con los muertos vivos, y dado una patada en los pantalones a un pastor de cara pellizcada todavía más marchitado que la novia misma. Este elemento anticlerical le da a la historia un toque picante, mientras que la reunión entre los cadáveres y los ostensiblemente vivos aumenta la cantidad de zombis que últimamente corren enloquecidos en las salas de cine. La renovada fijación del cine con los muertos vivos sugiere que estamos poseídos por un anhelo imposible, o quizás es simplemente otro ciclo cinematográfico en curso. Cualquiera sea el caso, hay algo alentador sobre la pasión de Burton por los huesos y la pudrición, aunque sólo fuera porque sugiere que, a pesar de evidencias recientes, todavía no está listo para abandonar su oscuro reino.

B>Tim Burton's Corpse Bride

Dirección Mike Johnson y Tim Burton Guión John August, Caroline Thompson y Pamela Pettler Fotografía Pete Kozachik Montaje Jonathan Lucas y Chris Lebenzon Música Danny Elfman Diseño de Producción Alex McDowell Producción Burton y Allison Abbate Producción Ejecutiva Jeffrey Auerbach y Joe Ranft Distribución Warner Brothers Pictures. Duración 76 minutos.

Voces Johnny Depp (Victor Van Dort), Helena Bonham Carter (Novia Cadáver), Emily Watson (Victoria), Albert Finney (Finis Everglot), Joanna Lumley (Maudeline), Tracey Ullman (Nell Van Dort) y Paul Whitehouse (William).

18 de septiembre de 2005
©new york times
©traducción mQh

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres