Blogia
mQh

reinona con botas kinky


[Stephen Holden] Unión de obreros con reinona salva el día.
Lola (Chiwetel Ejiofor), la robusta heroína de la idiota, cuasi inspiradora comedia británica ‘Pisando fuerte’ [Kinky Boots], es el modelo mismo de la moderna reinona cinematográfica. Flamantemente polémica, pero bondadosa en el fondo de su sujetador, Lola, también conocida como Simon, personifica al transformista arquetípico que se pavonea cada vez más cerca del centro del escenario de la mitología pop. Llega justo a tiempo para ser el substituto del siglo 21 de ese conmovedor paria de una época anterior, la puta con el corazón de oro.
Recordaréis la chica buena/mala de los días de Belle Watling en ‘Lo que el viento se llevó’. Expulsada de la sociedad respetable, a menudo pelirroja, era la que debía decir la verdad y enfrentarse a la realidad en innumerables y espumosos dramas. Vivir honesta, aunque pecaminosamente entre los desvergonzados hipócritas que la convertían en paria, los perdonaba a todos con una sonrisa triste e irónica, y aun así a menudo era obligada a morir por sus pecados.
En contraste, la reinona normalmente triunfa. Y en el rechazo de los tabúes, el acicalado transformista supera a su precursora. Su grito de guerra -"Soy más hombre de lo que nunca llegarás a ser, y más mujer de lo serás siempre"- está destinado a inspirar miedo en el corazón de sus perseguidores masculinos. Pero después de ser toda la vida blanco de desprecio y rechazo, también ha adquirido compasión para esos asustados e ignorantes idiotas.
En ‘Pisando fuerte’, la historia de una fábrica de zapatos de hombre en quiebra en una aburrida provincia del interior que se salva de la ruina gracias a la ayuda de la reinona, que Lola sea negra le otorga una capa adicional de alienación y percepción de la opresión, que se traduce automáticamente en una capa adicional de nobleza. En una escena, pierde deliberadamente una echada de pulso con un matón para que salve la cara. Es lo que llamo santidad.
El versátil Mr. Ejiofor (‘Negocios ocultos’ [Dirty Pretty Things], ‘Plan oculto’ [Inside Man]), se aferra a la oportunidad y roe este carnoso papel como un perro hambriento. En su actuación chillona, pero sólo parcialmente convincente, se echa de menos un ingrediente crucial: la provocación sexual genuina.
Un artista travesti y estrella de un cursi cabaret londinense, Lola parlotea sobre la sexualidad y cómo sus botas de tacón de aguja hasta los muslos son ‘sexo tubular’. Pero aparte de su pavoneo callejero, nunca se comporta seductoramente, ni hay un indicio de sexo en su vida. Debido a que su rechazo de lo convencional no se extiende más allá del despliegue sartorial, su tipo de subversión trastornadora de géneros es casi reconfortante. ¿No es todo simplemente actuación? ¡Y, chicos, cómo echa el pulso!
‘Pisando fuerte’ es la última de una lucrativa línea de películas británicas inspiradas por el éxito de ‘The Full Monty’, el retrato del despertar de británicos de clase trabajadora de costumbres y prejuicios conservadores al nuevo mundo feliz del exhibicionismo y el narcicismo. Producidas por las mismas manos que estuvieron implicadas en ‘Las chicas del calendario’ [Calendar Girls], que fue todo un éxito internacional (pero no en Estados Unidos), parece un artículo estampado en una cadena de montaje.
Dirigida por Julian Jarrold, se dice que la película se basa en una historia real. Pero eso no es garantía de veracidad. Los hechos, cualesquiera sean, han sido encajados en un guión rígido y optimista, plagado de lagunas en la trama, que tiene la forma de un musical prefabricado. Hasta su vertiginosa finale en un desfile de moda de Milán recuperado por las reinonas, la película prácticamente grita que se la baile y cante en un escenario.
La transformación de la fábrica de zapatos empieza después de que su reluctante nuevo propietario, Charlie Price (Joel Edgerton), visita Londres y termina evitando que Lola sea asaltada. Después de ver su espectáculo (ella canta ‘Whatever Lola Wants’, ¿qué otra cosa?), decide convertir su negocio en una botería especializada en zapatos para transformistas y dominatrices, con Lola como asesora de diseño. Después de un par de salidas nulas, funciona de maravilla.
‘Pisando fuerte’ no te pide que creas ni una sola cosa de lo que pasa en la pantalla. Todo lo que quiere es que te diviertas durante cien minutos y dejarte con el brillo de la amistad por simpatía, cuando tíos de la clase obrera y reinonas se dan la mano para salvar el día. A los fetichistas del pie se les caerá la baba.

Pisando fuerte
Dirección Julian Jarrold Guión Tim Firth y Geoff Deane Fotografía Eigil Bryld Montaje Emma Hickox Música Adrian Johnston Diseño de producción Alan Macdonald Producción Nicholas Barton, Suzanne Mackie y Peter Ettedgui Distribución Miramax Films. Duración: 106 minutos.

Reparto Joel Edgerton (Charlie Price), Chiwetel Ejiofor (Lola), Sarah-Jane Potts (Lauren), Ewan Hooper (George), Nick Frost (Don), Linda Bassett (Mel) y Jemima Rooper (Nicola).

14 de abril de 2006
©new york times
©traducción
mQh
rss

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres